Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: LA CULPA Y EL DESTINO - Pensar hasta dónde estamos hechos de sentidos comunes fabricados y pensados especialmente para dominarnos, es a veces un poco espeluznante. El patriarcado y el cristianismo son dos corrientes políticas que han generado dispositivos de los más poderosos. .... leer la editorial completa ....

jueves, 21 de febrero de 2013

SAN MARTÍN DE LOS ANDES: A 6 AÑOS DEL CRIMEN DE CRISTIAN GONZÁLEZ, RECLAMO DE JUSTICIA


San Martín de los Andes (Asociación Cristian González por las Costas de Ríos y Lagos Libres).- Han pasado más de seis años desde el asesinato de Cristian González en manos de Horacio Calderón, seguridad privada que respondía a los intereses de Gaspar Schroh. Una bala. Sólo una bala en el cuello y Cristian cae desplomado. El sueño de continuar con la pesca se ven truncado definitivamente. Desde entonces la impunidad que permite que el empresario camine las calles de este país con una condena de dos años y medio en suspenso por facilitación de arma de fuego. Injusticia que se suma a una larga listas de desigualdades que ponen en riesgo la vida de mujeres y varones trabajadores y de los sectores populares. La ruta de tierra abre camino a la travesía del monte hasta llegar al lago Lolog, en el camino el alambre que cierra paso y el negocio inmobiliario que avanza sin descanso. Las redes de poder que muestran sus garras al hacerse de tierras para el disfrute de unos pocos y el permanente negocio que arroja a las mayorías a la pobreza. Redes de poder que sitúan a Schroh junto a Jorge Sobisch y el Movimiento Popular Neuquino (MPN). Son amigos. Uno empresario que manda a un sicario a matar a Cristian, el otro que manda a la Policía neuquina a reprimir y con ello quitarle la vida al maestro Carlos Fuentealba. Poder económico y político que se articulan para asegurar que nada cambie.
El alambrado continúa y marca una división que a priori parece indisoluble. Hasta acá llegás. Hasta acá te dejo llegar. Tierras, ríos, lagos cercados.
El control social y el ordenamiento antojadizo de los territorios intentan hacer de nuestras vidas lugares de dominación por parte de quienes concentran las riquezas que produce nuestro país, a partir del trabajo cotidiano de millones de mujeres y hombres, que ven como la inflación desprecia sus salarios y continuamente intentan avasallar sus derechos desde las patronales. Desde chico nos enseñan que este sistema es así y que no hay salida. Nos obligan a repetir que el más fuerte triunfa y con ello el machismo se expresa en violencia hacia el territorio de las mujeres: sus cuerpos. Aunque también esta ley de la jungla busca naturalizar la necesidad de asimilar las reglas para triunfar en la vida. Sistema que intenta esconderse, negarse. Sistema capitalista que campea por nuestras tierras. Modelo de acumulación por desposesión que saquea, contamina y expolia nuestros bienes comunes (recursos naturales para quienes todo lo transforman en renta) y los rifan a la timba de las multinacionales que hacen sus negocios en la ruleta de las bolsas de los países del norte.
A este contexto de dominación y opresión se alzan expresiones de organización y lucha que hacen frente a estas injusticias. Organizaciones sociales, barriales, culturales, gremiales, de trabajadores y trabajadoras desocupadas, estudiantiles y políticas que buscan construir una alternativa que permita una salida a estas desigualdades que nos imponen día a día. Los caminos de la denuncia, la protesta y la propuesta son los pasos hacia un cambio social desde abajo. Frente al individualismo la colectivización de las experiencias. Tanto en Neuquén como en el resto del país, los medios masivos de difusión silencian o distorsionan la realidad y plantean escenarios polarizantes. Medios de difusión que al igual que el poder económico-político están concentrados en unas poquitas manos que dicen lo que es y lo que no es bajo criterios que aseguran que la impunidad se reproduzca sin límites. La base de la que partimos es el compromiso ante temas centrales en nuestro momento histórico:
1º. Libre acceso a costas de ríos y lagos: el ejemplo de lucha de Ángel y Mirta, padre y madre de Cristian, han puesto en discusión la necesidad del cumplimiento de las leyes vigentes que aseguran un derecho de todos y todas a transitar y recrearse en las costas, donde deben respetarse los 35 metros de ancho de las mismas. Estos espacios que son públicos han visto como han sido avasallados por el privado que busca hacer suyo lo que es de todos y todas; mientras los gobiernos municipales, provinciales y nacional hacen negocios en este avance de la privatización de lo que es nuestro. El actual proyecto de reforma del Código Civil y Comercial en Argentina plantea en este punto un atropello a derechos adquiridos por el pueblo, al reducir las costas a 15 metros mientras sean ríos o lagos navegables.
2º. Recreación y espacio sociales: la Asociación “Cristian González” impulsa desde hace un año la construcción de un camping social y comunitario en las inmediaciones del río Quilquihue donde fue asesinado Cristian. Este proyecto propone un espacio de esparcimiento y recreación, a la vez cultural, que logre que los sectores populares puedan tener un lugar de referencia para distintas actividades. Desde el ejecutivo de San Martín de los Andes, a cargo de Juan Carlos González, se comprometieron a autorizar dicho proyecto, sin embargo a la fecha no ha habido respuesta alguna. Misma actitud ha tenido el Concejo Deliberante. Reafirmamos la necesidad de este tipo de espacios comunitarios que aseguran que trabajadores y trabajadoras junto a sectores populares puedan tener acceso al lago Lolog en condiciones dignas tanto para acampar como para disfrutar de la naturaleza de éste lugar. Desde la perspectiva de la autogestión este proyecto es una propuesta que cambia el enfoque de los negocios privados en torno a nuestros territorios y centra en el trabajo social y cultural las bases de un cambio profundo en lo que respecta al acceso de las costas de ríos y lagos en nuestro país.
3º. Saqueo y contaminación de nuestros bienes comunes: el avance de las fronteras del monocultivo de la soja transgénica, junto a la megaminería o a los emprendimientos forestales ponen en severo peligro nuestro medio ambiente a partir de la contaminación de acuíferos y la destrucción de la diversidad tanto en la flora como en la fauna. Es inadmisible un sistema económico basado en las retenciones de las exportaciones de soja y minerales que cotizan en la bolsa de Londres. Las empresas multinacionales son las invitadas al festín, mientras la rentabilidad llega a niveles insospechados. A cambio expulsión de campesinos, campesinas y pueblos originarios de sus territorios. Entre Neuquén y Mendoza se encuentra el emprendimiento de sales de potasio de la empresa Vale, sales que serán utilizadas como fertilizante en el cultivo de la soja transgénica y, con ello, sostener el desmonte de lugares como el Amazonas o el monte chaqueño. Por estos días esta empresa ha parado las obras de construcción de la planta que permitiría el pleno funcionamiento de la explotación. Esta decisión responde a errores de previsibilidad en el proyecto entorno a las pretensiones de rentabilidad junto al incumplimiento de acuerdos pre-establecidos. Los bienes comunes son del pueblo y no de un grupo de megaempresas que se llevan todo y nos dejan destrucción, contaminación y una brecha social que profundiza las desigualdades.
4º Impunidad: la violencia tienen varias caras y se expresa en cada caso de gatillo fácil, en cada violación a una mujer, al criminalizar la lucha y la protesta social. Si bien estas tres dimensiones parecen disociadas, están lo suficientemente bien articuladas por el poder económico para que se reproduzca el sistema en contextos de miedo y opresión. Sistema capitalista que ha sabido articularse con el machismo para buscar dominar el mundo. Ejemplos claros de estas políticas que describimos son los asesinatos de Cristian González y, también, el reciente caso de gatillo fácil en la ciudad de Neuquén donde la policía provincial mató a Brian Hernández al disparar a la parte trasera del vehículo donde circulaba con sus amigos. La violación y golpiza que sufrió una mujer de 20 años en la ciudad de Aluminé, el 25 de diciembre pasado, y la complicidad del juez Oscar Domínguez que dejó en libertad al violador, ponen en riesgo la integridad de las mujeres. La violencia institucional que enumeramos se agrava ante la criminalización a luchadoras y luchadores populares en el país. Ya suman más de 5000 compañeros y compañeras procesadas por luchar, de los cuales alrededor de 1500 corresponden a causas abiertas por la justicia de la provincia de Neuquén. Las recientes detenciones de Martín Maliqueo, Mauricio Rain y Relmu Ñamku, integrantes de la Comunidad Mapuce Wincul Newen, resultaron por resistirse a una orden de desalojo dictada por la jueza de Zapala Ivonne San Martín en favor de la empresa multinacional Apache que intenta explotar gas no convencional a partir del método de fracking y, con ello, poner en riesgo el acuífero de Zapala y desplazar al pueblo Mapuce de sus territorios.
5º Ley antiterrorista: la sanción de esta ley responde a los pedidos de la GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional) para establecer un marco de previsibilidad jurídica para que países como Argentina, que han adherido a esta entidad, puedan recibir financiamiento internacional y, con ello, engrosar el endeudamiento público. Esta ley lo único que asegura es acentuar la criminalización de la protesta social.

Reafirmamos la urgencia de la unidad en la lucha como camino para el cambio social. Unidad que permitirá derrotar definitivamente las injusticias del mundo en cualquier lugar y en cualquier momento.

Adhesiones:
rioslibres.cristiang@gmail.com

Facebook: Asociación Cristian González

Fuente: Anred.