Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: EDITORIAL: ¿QUÉ OFRECEN LOS QUE MUCHO TIENEN? - Crean un sentido común para hacernos tragar la carnada que está en el anzuelo. Un sentido común en el que los medios de comunicación hegemónicos, el sistema educativo y una parte de la sociedad alienada juegan un papel importante, dar credibilidad a ese sentido común que construyen con frases hechas, simples, que toman parte de una "verdad" para embadurnarnos en una no verdad.... leer la editorial completa ....

domingo, 5 de octubre de 2014

CUATRO NUEVAS MUERTES EN LAS CÁRCELES FEDERALES




(APL)Luis Gabriel GARCIA CAMACHO , Pabellón I Unidad Residencial III, Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza fue hallado ahorcado, el pasado 8 de septiembre, dentro de la celda de aislamiento donde había sido ingresado minutos antes. El 16 de septiembre Martin Gabriel PALACIOS, murió como consecuencia de las heridas de arma blanca sufridas en el marco de una pelea entre detenidos, que no fue evitada por personal penitenciario en el interior del Pabellón F de la Unidad Residencial VI del CPF I de Ezeiza, donde funciona el anexo psiquiátrico, en el marco de un Programas curiosamente llamado de Tratamiento Interdisciplinario Individualizado e Integral (Protin). El 19 de septiembre Carlos Ángel TABORDA falleció en el Hospital Tornú, bajo la custodia del SPF en Villa Devoto, adonde había permanecido detenido hasta algunos días antes. Su fallecimiento fue asociado a una patología de origen oncológico, y la investigación administrativa desplegada apunta a indagar sobre la adecuación de la asistencia médica brindada dentro del complejo, y evaluar la oportunidad del diagnóstico brindado. El 20 del mismo mes, Edison Rubén HEREDIA DAVILA falleció en el Instituto de Seguridad y Resocialización (Unidad Nº 6 de Rawson). Las primeras versiones indicaban que la muerte habría sido provocada por asfixia, luego de un conflicto entre detenidos en el Pabellón 10. El crimen no fue evitado por el SPF.

Como puede apreciarse, la política de devastación de los privados de libertad – estatal, ilegal y clandestina – sigue su marcha ascendente. Recordemos que un preso o cautiva mueren cada 37 horas en la Argentina, tomando todos los distritos del país. Si bien los casos que referimos en esta nota son de prisiones federales, los estados provinciales despliegan la misma esencia represiva sobre los más indefensos. La dictadura nunca se fue de las cárceles de mala muerte, verdaderos campos de concentración Siglo XXI.

EL CEM 48 CONVOCA A PADRES Y MADRES DE ALUMNOS PARA ESTE LUNES 6

El Bolsón (ANPP).-  Reproducimos el comunicado enviado por la dirección del CEM48:
      La Dirección del CEM N°48  convoca con urgencia a las madres y padres de alumnos de nuestro establecimiento,  que se mencionan a continuación, a presentarse el día Lunes 6 de octubre en el horario de 8 a 12 hs y de 14 a 17 hs.

Ellos son:

Corvalán Irma Beatriz
Angulo Héctor Horacio
Valle Marta Dina
Matamala Jorge Gabriel
Monsalves Nancy Noemí
Sánchez Sereno Antonio
Hernández Célica Magdalena
Fernández Angélica
Vera Carlos Alberto
Águila Liliana Mabel
Fernández Norma Raquel
Seguel Julio Rolando


FIRMA:  Flavia Scalía
        Directora CEM N°48

2 DE OCTUBRE, A 46 AÑOS DE LA MASACRE DE TLATELOLCO, NI MÉXICO NI LATINOAMÉRICA OLVIDAN!

El Bolsón (Por Claudia Ferri).- El 2 de octubre de 1968 miles de personas se concentraron en la Plaza de las Tres Culturas de la capital mexicana con el fin de escuchar a los líderes del movimiento estudiantil, nucleados en el Consejo Nacional de Huelga (CNH). Un helicóptero que sobrevolaba la zona lanzó bengalas de colores verdes y rojas sobre la plaza. Señal de las FFAA para atacar a los manifestantes disparando a mansalva con ametralladoras desde jeeps y tanques ligeros junto con francotiradores. Así comenzó la Masacre de Tlatelolco.

La masacre de Tlatelolco
Durante la tarde del miércoles 2 de octubre de 1968 miles de personas se concentraron en la Plaza de las Tres Culturas de la capital mexicana con el fin de escuchar a los líderes del movimiento estudiantil, nucleados en el Consejo Nacional de Huelga (CNH), que desde hacía más de dos meses se enfrentaba en las calles, y desde las universidades, al gobierno autoritario del presidente priista Díaz Ordaz. 14 días antes el ejército nacional había violado la autonomía universitaria ocupando las instalaciones de la UNAM, persiguiendo y deteniendo a los estudiantes organizados.
La brigada de guantes blancos operando
Cuando el último orador del día se dispuso a hablarle a las masas desde el tercer piso del edificio Chihuahua, un helicóptero que sobrevolaba la zona lanzó bengalas de colores verdes y rojas sobre la plaza. Era la señal de las FFAA para atacar a los manifestantes disparando a mansalva con ametralladoras desde jeeps y tanques ligeros junto con francotiradores apostados en los edificios cercanos. Así comenzó la Masacre de Tlatelolco, matanza organizada por el ejército mexicano, la Dirección Federal de Seguridad y un grupo parapolicial conocido como el Batallón Olimpia o “Brigada Blanca” que vestidos de civil se infiltraron en la multitud identificándose entre sí con un guante blanco en la mano izquierda. Según los datos de la Comisión de Verdad el saldo de muertos supera los 300 (para las fuentes oficiales oscilan entre 20 y 28 muertes), además de 700 heridos y 5 mil estudiantes detenidos. Los cuerpos de las víctimas no pudieron ser fotografiados porque el ejército cerró el área a los medios de comunicación. No es casual que semejante operativo represivo se diera a 10 días de comenzar los JJOO en dicha ciudad, el Comité Olímpico había amenazado con la suspensión de los juegos en caso de que el proceso juvenil continuara.

La brigada de guantes blancos
La masacre de Tlatelolco se produjo en medio de un contexto de politización estudiantil en las universidades y los institutos secundarios cobrando protagonismo en la escena política nacional y logrando ganarse el apoyo de amplios sectores sociales entre ellos docentes e intelectuales pero también sumaron a un sector del movimiento obrero mexicano encabezado por los ferrocarrileros que habían experimentado en carne propia el accionar del aparato represivo estatal. Todos ellos compartían una serie de aspiraciones y reivindicaciones democráticas hastiados del autoritarismo propio de un régimen de partido único como era el caso del PRI en México.

Detenidos de la masacre de Tlatelolco
1968 fue un año de ebullición revolucionaria mundial producto de la insurrección de sectores explotados y oprimidos, de los cuales la juventud tomó la posta.

Estudiantes asesinados por las fuerzas represivas Mexicanas

El mundo en el 68 y la experiencia mexicana

La experiencia de la revolución cubana y la lucha antiimperialista que comenzaba a ganar ímpetu en el Vietcong generó un despertar de la vida política y la militancia en amplios sectores juveniles del mundo. Al mismo tiempo, la desaceleración de la economía internacional y los primeros síntomas de crisis capitalista generaron las condiciones objetivas para que la lucha de clases cobre protagonismo a través del proceso de Liberación Nacional de Argelia, la insurrección obrera-estudiantil del mayo francés, las revueltas antiburocráticas en Praga enfrentaban a los gobiernos estalinistas y el Cordobazo argentino, un año después.
Todas estas experiencias sesentistas foguearon al movimiento estudiantil mexicano.
En los años previos al 68 se habían solidarizado con las diferentes protestas reprimidas como la movilización magisterial en 1958, la de los ferrocarrileros un año después, repudiaron el asesinato del dirigente campesino Rubén Jaramillo y de su familia y fueron reprimidos en la movilización de médicos del ‘65.
El accionar represivo del Estado fue el acelerador del proceso estudiantil. Las universidades fueron tomadas por los estudiantes y se ganaba las calles con las movilizaciones. Surgió el Consejo Nacional de Huelga, órgano democrático conformado por delegados revocables de todas las universidades en lucha y las asambleas eran diarias en los colegios.
Lo que paso en Tlatelolco fue un duro golpe para los estudiantes pero no liquidó a sus organizaciones que continuaron enfrentándose al gobierno en las décadas siguientes, pidiendo el juicio y castigo a los culpables de la masacre aún impune.
Recomendados:
- La noche de Tlatelolco. Autora: Elena Poniatowska (1971): reconstruye a través de testimonios orales la Masacre de Tlatelolco. Acá en pdf: http://profesorisaacgarciariosestuamigo.files.wordpress.com/2012/04/la-noche-de-tlatelolco.pdf
- Video/documental en alusión a la fecha de los compañeros del MTS de México: https://www.youtube.com/watch?v=Nwl_CxXr1vg