Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: “SÓLO GRACIAS A AQUELLOS SIN ESPERANZA NOS ES DADA LA ESPERANZA” - ...Así termina Herbert Marcuse -citando a Benjamin- su obra El hombre unidimensional en la primer mitad de los años 60 del siglo pasado, una obra en la cual explícitamente agradece a “El American Council of Learned Societies, la Louis M. Rabinowitz Foundation, la Rockefeller Foundation y el Social Science Research Council me han otorgado becas que facilitaron mucho el término de estos estudios”… paradojas aparentes, no? ... leer la editorial completa ....

viernes, 14 de diciembre de 2012

PERSECUCIÓN IDEOLÓGICA EN LAGO PUELO: PERFIL DE ROBERTO CASTELLANI


El Bolsón, 14 de diciembre de 2012 (ANPP).- Días atrás se dio a conocer un comunicado de la conducción electa de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén (Aten) en el que  manifiesta su solidaridad con el profesor de El Bolsón Marcelo Lacassie, quien recibió una carta documento por parte del interventor del Instituto Superior de Formación Docente 813, Roberto Castellani, como represalia por poner al descubierto su pasado como funcionario del Ministerio de Educación neuquino durante el oscuro mandato de Jorge Sobisch, responsable del fusilamiento del maestro Carlos Fuentealba, en abril de 2007.
Para muchos en la Comarca Andina la novedad sorprendió. Para otros no tanto, sólo que decidieron callar. O peor, apañar. ¿Pero quién es Roberto Castellani?

La impronta del autoritarismo
Roberto Castellani fue, duarnte el mandato de Jorge Sobisch, el titular de la Dirección de Nivel Terciario del Ministerio de Educación de Neuquén. Durante las trágicas jornadas de abril de 2007, en momentos en que prácticamente la totalidad de los educadores neuquinos estaban llevando adelante una lucha sindical, Castellani formó parte de un grupo de rompehuelgas que ingresó a la fuerza a diversas escuelas que estaban plegadas a la huelga.
Una de esas escuelas fue nada menos que a la escuela 298, en la que trabajaba Sandra Rodríguez, compañera de Carlos Fuentealba, maestro fusilado por la espalda por ese gobierno durante la masacre de Arroyito.