Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: LA CULPA Y EL DESTINO - Pensar hasta dónde estamos hechos de sentidos comunes fabricados y pensados especialmente para dominarnos, es a veces un poco espeluznante. El patriarcado y el cristianismo son dos corrientes políticas que han generado dispositivos de los más poderosos. .... leer la editorial completa ....

lunes, 11 de abril de 2016

CONTINÚAN LOS DESPIDOS. NUEVOS PAROS EN LA REGIÓN.

El Bolsón (ANPP).- Reproducimos el comunicado de prensa de ATE  Bariloche:

Delegados de ATE denuncian más de 200 despidos de trabajadores en la Secretaria de Agricultura Familiar de la Nación. Paro Nacional de ATE Secretaría de Agricultura Familiar. Olla popular y corte de calle en San Marti 615, Bariloche.

EDITORIAL DE LA AGENCIA DE NOTICIAS PRENSA DEL PUEBLO

El Bolsón (ANPP).-
EDITORIAL Quienes detentan el poder creen que todo lo pueden mientras están allí. El poder de los medios de comunicación, el poder de los empresarios dueños de las multinacionales, el poder de los socios de los que tienen poder, de los lamebotas, de los poderosos. Creen que todo lo pueden porque tienen los jueces, tienen los medios, tienen las cabezas colonizadas de millones de argentinos. El escándalo de los Panamá Papers, en donde el presidente de la Argentina, resulta implicado en una sociedad Off Shore en la última semana, y la respuesta de Macri y muchos de sus funcionarios explicando que no cometieron delito y que “están a disposición de la justicia", demuestra eso. En muchos países se sucedieron protestas pidiendo renuncias de los mandatarios involucrados en casos de corrupción. Poco y nada se vio en Argentina de eso, aunque hubo varias protestas espontáneas en las principales ciudades del país. Poco y nada en los medios masivos. Para buscar información al respecto hubo que navegar por páginas de medios populares, comunitarios y alternativos. “El poder no se posee, se ejerce” (M. f oucault). Esta frase se contradice con lo dicho anteriormente. Es que la contradicción está en el medio de la cuestión del poder. Es decir que. como personas podemos ejercer un poder. Podemos empoderarnos y ser conscientes de que con nuestras acciones transformarmos. Hay miles de formas de harcerlo. Entonces, hay un poder muy grande, y otro poder que está latente, de millones y millones que necesitan ser conscientes de que pueden. Así sucede cuando grupos de personas se asocian, se juntan, organizan, marchan, protestan, contestan, reclaman, responden, dicen y hacen con coherencia, con un interés en común. Pero lamentablemente, no es todo tan sencillo, hay miles de grises en el medio. Hay un sistema llamado capitalismo y su más alta expresión que es el neoliberalismo, nos hizo creer desde hace muchos años, que es el único posible. Se transforma y se reconfigura para poder seguir desbastando, extrayendo, acumulando, porque así es su manera de subsistir. Por eso se entiende, que en los últimos años de bonanza en latinoamérica, esperanzadores para gran parte del pueblo, salvando las diferencias entre las experiencias de Venezuela con Chavez, Argentina con los Kirchner, Bolivia con Evo, Brasil con Lula, la derecha se ha estado reorganizando para volver al poder. Y ahora, acusan a varios de esos mandatarios de corrupción, para salvaguardase a sí mismos. Cuando cada experiencia muestra que con otros modelos se puede vivir mejor, es decir, con menos pobreza, con salud y educación, con posibilidades de entender al mundo de otra manera, es demonizada, silenciada y tapada. La brutal devaluación, los despidos masivos, los tarifazos de Macri ya están generando sus consecuencias. En los últimos 3 meses, en Buenos Aires ha aumentado al doble la cantidad de gente que asiste a los comedores para personas en situación de calle. No es un dato menor, está habiendo hambre. Hay una sensación en el ambiente de que no hay reacción, que la gente no reacciona, que por mucho menos ya tendríamos que estar en la calle. Una frase de Pichon Riviere dice, “la necesidad es el motor de la conducta”. Creemos profundamente en esto. Pero creemos también que hay mucho adormecimiento, mucho acomodamiento durante el último tiempo, que hace que ni siquiera se pueda ver esa necesidad como algo real. Y en eso, muchos grupos deberían haberse hecho una autocrítica. La obsecuencia y el verticalismo, siempre fueron un factor de ruptura para las organizaciones. Entonces esta sensación de “hay que salir ya”, pareciera que hoy todavía es el impulso de unos pocos. Quizá se tarde un poco más, porque mal que bien la necesidad sigue siendo el motor de la conducta, no sólo individual, sino social y colectiva. Ahí estaremos ejerciendo y siendo conscientes de ese poder que tenemos, porque somos muchos más.