Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: “MIEDO Y HEGEMONÍA - Usualmente nos gusta aportar propuestas y alternativas para la transformación de nuestra realidad social. Hoy nos vemos sorprendides, atrapades en un aislamiento, sin saber cómo gestionar la colectividad y el cuerpo a cuerpo, sin poder poner el cuerpo..... leer la editorial completa ....

martes, 28 de abril de 2020

NO QUIERO VIVIR UNA VIDA PROFILÁCTICA

una búsqueda por entender que nos va pasando por dentro. ¿Cómo queremos vivir?

http://lobosuelto.com/  - 25 - Abril -2020



“NO QUIERO VIVIR UNA VIDA PROFILÁCTICA” // Sofía Guggiari

Publicada en 25 abril 2020


Pienso en la potencia del agua turbia, del polvo, de la suciedad de la calle, del barro, del olor y la espesura de las gotas de sudor, del temblor de un orgasmo en pleno aislamiento, de los cuerpos bailando en un aquelarre feminista, a haciendo pogo en un acto popular. En la potencia de un fallido o de un olvido que hace que el estornudo no llegue a taparse, de ese abrazo público desesperado y prohibido, ese chape callejero mal visto. Todo fragmento de vida al que no le llega el acohol en gel. Escucho un grito en medio del silencio de cuarentena: ¡No quiero vivir una vida profiláctica!

Me cuesta respirar a veces y no es el Covid-19. Es el afecto que el encierro y el aislamiento están produciendo en mi cuerpo. Estoy empezando a somatizar. Salgo para distraerme, pero ya no se que me hace mejor. Es difícil distinguir el adentro y el afuera. Me impacta la imagen de los rostros enbarbijadxs, los cuerpos, sus distancias,  el control masivo y permanente policial. Todxs hablando del horror a un posible contagio, y de las técnicas y tecnologías que se inventan para prevenir.

¿Desde cuándo la palabra contagio se volvió una mala palabra? ¿Por que el concepto de propagación, ese concepto tan poderoso, causa miedo y no alegría?¿Que lugar hay en medio de todo esto para el deseo? ¿Como sobrevivir en un mundo donde el contacto físico se volvió un accionar peligroso y hasta algo a denunciar?

La idea de que esto es momentáneo calma mi tormenta intempestiva, pero ¿hay manera de salir “ilesxs” o “como si nada hubiera pasado”? Pienso, me late con fuerza el corazón, me asusto, suspiro: las preguntas, sensaciones, tristezas y  incomodidades se me vuelven un mapa o una alerta para atreverme a pensar qué tipo de vida se está configurando.

No me cerró nunca la idea de una guerra. Me gusta más la imagen y la fuerza de una crisis, de un movimiento de tierra, de un rompimiento de estructuras y de sentidos.
Las guerras nos meten en la escena de lo terrorífico, nos quitan autonomía, nos dejan como víctimas o como merxs soldadxs contra un “enemigo invisible” como le dicen, pero a veces el enemigo es muy visible y está conviviendo con vos en tu casa. Y si no preguntémosle cómo se sienten a esas más de 567 mujeres que llaman todos los días para denunciar violencia de género  intrafamiliar, y ni hablar de lxs más de 25 que fueron asesinadxs (entre femicidios y travesticidios)

Pero pareciera que allá las vidas que se lleva el patriarcado, y acá las vidas que se lleva el Covid-19. Se las lleva porque efectivamente mata  y  por qué a las que no mata las vuelve unas vidas in vivibles. Toda una arquitectura cotidiana -para aquellxs privilegiadxs que podemos llevarla a cabo-  de profilaxis para evitar cualquier tipo de posible territorio propicio para la propagación del virus: desinfectar permanentemente todo lo que esté a nuestro alcance, desinfectarlo bien, que no queden partes que hayan podido estar expuestas, – y de paso aprovechar, que es un buen momento, para  “desinfectarnos del otrx”, escuche decir a a una persona en un vivo de instagram.
Hace poco una amiga me dijo, preocupada por la situación, con la pesadumbres de quien extraña, como quien escribe,  ese encuentro del cuerpo a cuerpo diario, ese pegoteo imperfecto, ese piel a piel,  me dijo – ¿y si ahora nos da fiaca vernos, y cuándo nos veamos es solo un ratito porque queremos volver a estar solxs? El acostumbramiento a las vidas aisladas se me vuelve una imagen que me produce pánico y entonces me produce ganas de aislarme y el pánico es la base para el consumo, ya lo había escuchado por ahí.

No puedo pensar mi vida sin el peligro que implica vivirla. O algo así leí en un post qué escribió mi hermano Ramiro, que me hizo producir este texto y producir ciertos pensamientos, porque también las alianzas afectivas en la catástrofe, las redes colectivas de otrxs que importan y te hacen sentir que también importás. Esa fuerza del amor y la desmesura del lazo, del encuentro y del desencuentro, por que nó del odio y la tempestad también. No se puede gozar, desear, hacer política, amar, enojarse, crear, inventar desde la vida higiénica. La vida es la peste, es germen de potencias y potencias que producen gérmenes que hacen florecer las primaveras y contagian las revoluciones, aunque sean esas pequeñas, micro, cotidianas, que hacemos todos los días para tratar de sentir que tenemos una ética y que confiamos en ella para existir. Porque “no queremos ser más esta humanidad” como dice Susy Shock y “porque no queremos volver a la normalidad” como leí en alguna nota en alguna reflexión .

Me gusta pensar que la vida es vida en tanto incertidumbre y acontecimiento, la vida implica la no garantía, lo inesperado nos conmueve y nos transforma. Me gusta pensar que la vida está menos en lo que pensamos y diagramamos con tanta certeza, y más en ese despertar entre húmedo y atemorizante, que es el deseo.

No quiero vivir una vida profiláctica. No quiero ni creo que pueda. Y no es una desobediencia al “quedate en casa”; -aunque las desobediencias son los actos que crean insurgencias políticas y es algo que las feministas sabemos muy bien-, ni mucho menos un arrojo al descuido, ni un llamado a esa mentira de la “libertad individual”. En todo caso es un intento de volver a re conectarme con cierta vitalidad y sensualidad de la existencia. Y como nunca, desde este lugar, desde el confinamiento, de lo que trato es de hacer escritura y cuerpo -aunque son lo mismo-  lo que pienso, lo que siento, compartir un afecto, una pregunta, que se propague, que se contagie como se pueda porque también es la maner a que tengo, que tenemos,  de  tenernos los unxs a lxs otrxs.

UN MES DE AISLAMIENTO Y EL IMPACTO DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO EN EL PAÍS

Recorriendo el territorio nacional, este informe nos muestra una realidad que se agrava a causa del aislamiento.

https://www.lamareanoticias.com.ar/ 27 - Abril -2020

Informe Especial: Un mes de aislamiento y el impacto de la violencia de género en el país


A un mes de la declaración del aislamiento social, preventivo y obligatorio, trece comunicadoras feministas se unieron de manera federal y colaborativa para relevar cómo impactó la cuarentena en la vida de las mujeres y disidencias. El incremento en la cantidad de casos y la falta de atención efectiva por parte del estado, son la constante en todos los territorios.

Escriben: Arlen Buchara, Bárbara Favant, Carina Ambrogi, Gabriela Ayala, Laura Loncopan Berti, María José Corvalán, Romina Pezzelato, Marisa Breit, Gabriela wuthrich, Laura Pérez, Lorena Salazar Ocampo, Sharon Masurski, Ana Paula Oyarcabal, Valeria Belozercovsky*

Córdoba. Aumentó la violencia y denuncian precarización de las trabajadoras de las dependencias oficiales

Carina Ambrogi, Romina Pezzelato y Marisa Breit
Las denuncias por violencia intrafamiliar aumentaron drásticamente en cuarentena en la provincia de Córdoba. Desde el Polo de la Mujer, organismo que concentra las políticas sobre violencia de género, las trabajadoras emitieron un comunicado denunciando condiciones de precariedad sanitaria y laboral. “Una vez más las trabajadorxs nos encontramos expuestas y desprotegidas ante esta situación. Denunciamos nuestras condiciones laborales, sin obra social, ART ni derechos laborales básicos”, señalaron.
En la provincia se reforzó la línea de atención telefónica y se habilitaron números de whatsapp. El 0 800 888 9898 recibió 300 denuncias diarias y el 30% dan cuenta de situaciones de violencia en el hogar. No se incrementó el personal para las brigadas de atención en la capital ni en el resto de los municipios. Se sostiene el Programa “Hacia un nuevo rumbo”, que consiste en un subsidio de 6 mil pesos mensuales para víctimas. Desde el inicio de la cuarentena el cobro del beneficio se realiza mediante la recepción de un código, que muchas veces demora en llegar, o nunca llega. No todas las personas cuentan con la información y los medios para acceder con esta nueva modalidad.
La App 144 promocionada por el Ministerio de las Mujeres Géneros y Diversidad no funciona en muchas localidades. Cuando se consultó al organismo nacional plantearon como alternativa utilizar el mapa que está en la página del Ministerio.
Sobre el programa “Barbijo Rojo”, titular de la subsecretaria de Niñez, Adolescencia y Familia de Río Cuarto, afirmó que no recibió ninguna comunicación oficial y descree que pueda ser una medida efectiva. Tanto en el Valle de Traslasierra como en el departamento de Cruz del Eje, la situación es la misma. Maira Suarez, integrante de Mujeres Autoconvocadas de San Marcos Sierras advirtió que en el pueblo existe una sola farmacia y su responsable desconoce la implementación de esta política.
Fernanda López, integrante equipo técnico de tribunales de Villa Dolores (que abarca los departamentos de Pocho, San Alberto y San Javier), afirmó que “en las comunas más chicas se intenta abordar desde la cercanía, y se avisa a lxs vecinxs para que se sumen al seguimiento y realicen denuncias telefónicas en caso de ver al agresor”.
Si bien las medidas cautelares de protección de la ley 9283 siguen vigentes, en Traslasierra no hay disponibilidad de botones antipánico, ni existe un lugar para el resguardo de víctimas. “En las zonas rurales se complejiza aún más debido a la permanencia en el hogar del agresor”, según explicó Fernanda López. Por su parte, la agrupación Mujeres de Traslasierra (wsp: 3544410564), recordó que desde hace más de diez años exigen que las comunas creen un área de la mujer.
En el departamento Cruz del Eje la violencia se incrementó, según informó la psicóloga Mariana Panzita, integrante del Polo de la Mujer. Actualmente se brinda asistencia a 100 mujeres de todo el departamento, aunque no hay lugares específicos para alojarlas. Para Malena Vieytes integrante del Movimiento Feminista de San Marcos Sierras, “por la escasa conectividad se utiliza ´el boca en boca´ y la solidaridad de las compañeras que habitan el pueblo”.

Misiones: Dos femicidios directos y dos vinculantes. La convivencia con le agresor disminuyó las denuncias.

Gabriela Ayala
En plena cuarentena en Misiones, una provincia que no supera el millón 300 mil habitantes, se registraron dos femicidios directos y dos vinculantes. El primer femicidio del año fue el de Sonia Cerpa (40), asesinada por su ex concubino en el paraje Dos Hermanas. El femicida imputado y detenido es Valdir “Cuerero” Prestes. En medio del aislamiento, la segunda víctima fue Lorena Barreto (32), asesinada en Puerto Libertad por su pareja Roberto Rivero Medina (74), quien también fue apresado. En medio de estos casos y el recientemente registrado en San Vicente, otros hechos de violencia de género produjeron el femicidio de Anacarla (una beba de dos meses) en Iguazú y el crimen de Juan Farjat (31), encargado de la reserva natural privada en San Sebastián de la Selva de Comandante Andresito.
Según datos relevados por el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (Ipec) disminuyeron un 4,5% las denuncias por violencia de género. Los principales motivos de la merma, es por compartir la vivienda familiar con el agresor, lo que impide concretar la denuncia. También porque la víctima no puede delatarlo en este contexto de crisis económica.
En Misiones no hay un aumento en el presupuesto. Sólo se reforzaron las líneas de atención 137 y el WhatsApp (3764-249224) que salió a la luz porque las mujeres no podían llamar con sus agresores al lado.
En la provincia el 144 no brinda asistencia. Se trata de una línea telefónica a nivel nacional, que recibe la información y la deriva a los dispositivos existentes en cada provincia, con lo cual se alarga el circuito y hay demora en el procedimiento. La iniciativa Barbijo Rojo no se aplicará en Misiones, debido a que las farmacias de la región no pertenecen a la asociación que organiza esta iniciativa.
Según explican desde el sector, las farmacias misioneras están federadas en otra institución, así como pasa con otras provincias y sostienen que «el programa prevé que el personal de farmacias tome decisiones para las que no tiene preparación, como cuál es el perfil de riesgo en un vínculo violento, para determinar si se le da o no a la persona un panfleto. Las farmacias no tienen ni han tenido ningún tipo de capacitación al respecto, y si bien como instituciones estamos dispuestas a trabajar juntas en nuevas propuestas a futuro, consideramos inviable este programa, así como está planteado, al menos para la provincia de Misiones». «Misiones cuenta con la Línea 137», aclaran en un comunicado que firman la Federación de Farmacias de la República Argentina, el Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Misiones, la Subsecretaría de Relaciones con la Comunidad y Violencias del Ministerio de Gobierno, y el Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable del Ministerio de Salud de la Provincia de Misiones.

Santa Fe: Dos femicidios y dos muertes de mujeres en investigación.

Bárbara Favant y Arlen Buchara
En la provincia de Santa Fe la atención, asesoramiento y acompañamiento en violencia de género depende de las políticas públicas que lleve adelante cada comuna y municipio. En la ciudad de Santa Fe es la dirección de Género y Disidencias que dispone de asistentes sociales, psicólogas y abogadas. El número de atención es a través de la línea de atención ciudadana 0800 777 5000. Rosario tiene el Teléfono Verde (0800 444 0420) y durante la cuarentena implementó un canal alternativo de contacto a través de Whatsapp (341 5 781509) para recibir mensajes en caso de que las mujeres no puedan llamar. Al igual que el 144 es para asesoramiento y escucha, no para denunciar, y atiende las 24 horas los 365 días del año.
En el primer mes de aislamiento obligatorio en la ciudad de Santa Fe la cantidad de llamados por violencia de género se mantuvieron dentro de los niveles históricos: entre cuatro y seis por día. Sin embargo desde el 13 de abril se incrementó un 10 por ciento. Además se aumentó el presupuesto municipal para la atención y el asistencialismo de mujeres cis, trans y travestis para alimentos, productos de higiene y traslados, pero no en personal ya que la posibilidad de realizar denuncias online en el Poder Judicial y en el Ministerio Público de la Acusación (MPA) redujo de manera considerable las horas de la ruta de la denuncia.
En la ciudad de Rosario normalmente el Teléfono Verde tiene un promedio de 600 llamadas mensuales, 20 por día. Durante el aislamiento registró una leve baja en la cantidad mensual pero un aumento sostenido en el día a día. Entre el 20 de marzo y el 18 de abril recibieron 335 llamadas al Teléfono Verde y 183 consultas por WhatsApp. Desde el 13 de abril incorporaron la gestión de trámites legales de canalización de denuncias y solicitudes de medidas de protección en articulación con los tribunales provinciales.
De acuerdo con un informe del MPA sobre las primeras dos semanas de aislamiento, una de cada cuatro denuncias recibidas -384- fue por violencia de género -88- en todo el territorio provincial. Por fuera del sistema virtual, la regional Rosario recibe entre 10 y 30 denuncias diarias. La mayoría llega a través de las comisarías.
Por otra parte, el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (Ipec) presentó el relevamiento del Registro Único de Violencia contra la Mujer (Ruvim) para los primeros once días de aislamiento obligatorio. Así, sobre los llamados al 911 vinculados a violencia de género se conoce que en la ciudad de Santa Fe hubo uno cada 45 minutos y en Rosario se registraron 85 por día. En total hubo 1.579 registros totales (911, denuncias al MPA y comisaría de la mujer, atenciones médicas, áreas municipales y Defensoría del Pueblo) por violencia de género en las ciudades de Santa Fe y Rosario.

Femicidios en la provincia de Santa Fe

Según el Observatorio de Femicidios de la Secretaría de Estado de Género e Igualdad, desde que empezó el aislamiento hubo dos femicidios y dos muertes de mujeres que están en investigación para determinar si fueron en contexto de violencia machista. Y al menos -no hay registros oficiales- tres tentativas de femicidio en las ciudades de Santa Fe, Reconquista y Villa Gobernador Gálvez.
Verónica Soule, de 31 años, murió el 23 de marzo después de agonizar con el 88 por ciento del cuerpo quemado durante una semana en el Hospital Provincial de Rosario. Era oriunda de Casas. El 1 de abril falleció Romina Ester Leiva, de 39 años. Al igual que Soule, la causa de muerte fueron quemaduras en el cuerpo: estuvo 20 días internada en un hospital de la capital provincial después de que su hijo le tirara nafta y la prendiera fuego en la localidad de Bella Italia, en el departamento Castellanos. Los casos en investigación son el de Yoana Romero, de 31 años, y Alicia Noemí Pérez, de 74 años.

Acciones y demandas

Laura Pérez
Es importante mencionar que el 8 de abril, 20 días después del inicio del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio, el gobierno de la Provincia a través del decreto 0318, dispuso que todas las mujeres y diversidades que se encuentren atravesando por una situación de violencia de género pueden circular, solas o con sus hijos e hijas, en caso de requerir auxilio, asistencia o necesiten denunciar, ratificando lo dispuesto por el gobierno nacional.
Siguiendo el lineamiento de otras provincias, el Ministerio Público Fiscal abrió la posibilidad de recibir denuncias on-line y puso a disposición una app que se descarga desde la misma web. Destacando que todas las denuncias que lleguen por estas vías son recibidas en la fiscalía general donde se las analiza, se evalúa como siguen y se extiende una constancia a la persona denunciante.
Respecto a la distribución de alimentos para población en riesgo, en todo el territorio santafesino son entre 1600/ 1800 compañeras y dieron solamente 560 bolsones.
Hoy las compañeras trans están yendo a las ollas populares que se hacen en distintos barrios y gracias al aporte solidario. Ana pone una lata de tomates, otra pone fideos, se cocina entre todas y después se reparten viandas.
Desde el inicio del aislamiento preventivo, la agrupación MuMaLá Santa Fe viene reclamando políticas de género específicas para el abordaje de las violencias en contexto de pandemia: agilidad en las denuncias y subsidios para las víctimas de violencia de género en situación de aislamiento social y lo mismo para familiares de víctimas.
Estos dos últimos reclamos no han tenido respuesta positiva todavía.

Cuyo. Organizaciones locales afirman que reciben el doble de pedido de ayuda

María José Corbalán
San Luis no es ajena a la problemática nacional en torno al recrudecimiento de las violencias por razón de género durante el aislamiento. De hecho, el 6 de abril se difundió un comunicado oficial de la policía en el que se informaba el «suicidio» de una mujer en una celda disciplinaria.
Florencia Morales de 39 años había sido detenida, no sin oponer resistencia, la mañana del día anterior cuando iba a comprar alimentos en su bicicleta en la localidad de Santa Rosa del Conlara. La hermana de Florencia aseguró a los medios que la policía fue la responsable de su muerte y que podría haber sido para tapar abusos cometidos durante la detención.
Desde la Secretaría de la Mujer, Diversidad e Igualdad habilitaron guardias por departamento y el Poder Judicial hizo lo mismo poniendo a disposición un mail y líneas whatsapp para receptar denuncias y derivar al juzgado interviniente. Las denuncias en este territorio no aumentaron lo que nos hace suponer que la población en riesgo no sabe donde denunciar o no confía en obtener respuestas a esas denuncias.
Las organizaciones feministas locales aseguran que reciben el doble de pedidos de ayuda para saber qué hacer en casos de violencia, ante un embarazo forzado causal de Interrupción Legal del Embarazo, ayuda alimentaria y continuidad en los tratamientos psiquiátricos o psicológicos.

Comarca Andina del Paralelo 42. PuelMapu

Nómadas Comunicación Feminista: Gabriela wuthrich, Lorena Salazar Ocampo, Sharon Masurski, Ana Paula Oyarcabal, Valeria Belozercovsky
Las Nómadas habitamos el territorio ancestral mapuche y vivimos en localidades de la Comarca Andina. La comunidad está integrada por la localidad rionegrina de El Bolsón, que es el núcleo urbano y comercial de la zona, los parajes rurales Mallín Ahogado, Los Repollos, El Foyel, El Manso (todos en la provincia de Río Negro), y al sur del límite interprovincial del Paralelo 42 Sur las poblaciones chubutenses de El Hoyo, Lago Puelo, El Maitén, Epuyén, Cholila, y los parajes Las Golondrinas, Entre Ríos, Cerro Radal, Puerto Patriada, Leleque y Villa Lago Rivadavia.
En toda la comarca están cortados los servicios de transporte público desde el primer período de aislamiento social, preventivo y obligatorio. Esto impide la circulación de quienes no tienen medios de movilidad.
Las provincias hacen un manejo discrecional del aislamiento.  En Chubut se habilitó un estado de sitio que en los centros urbanos más grandes justificó medidas punitivas como el toque de queda, sanciones, multas y detenciones contra quienes se movilizaban para gestionar la vida cotidiana.
La situación de pago de sueldos a empleades estatales (salud, justicia y educación) no se ha regularizado, después de un conflicto que les mantuvo en huelga durante casi todo el 2019. Siguen sin percibir sus haberes desde hace 2 meses.
No hemos podido acceder a estadísticas que cuantifiquen los casos de violencias hacia mujeres e identidades disidentes en la Comarca ni en cada una de las provincias. Contamos con servicios institucionales precarizados y organizaciones feministas que acompañan a las personas víctimas de violencia. 
En algunas localidades, el trabajo comunitario permitió fortalecer redes feministas entre profesionales y activistas de las organizaciones en busca de estrategias para erradicar  barreras. Además, favoreció la denuncia por violación de derechos y situaciones de vulnerabilidad en mujeres, lesbianas, travestis, trans, bisexuales y no binaries, mapuches y no mapuches. Finalmente se pudieron organizar acciones para prevenir las violencias de género. Pero el aislamiento social amenaza la creciente fortaleza de esas complicidades tejidas en la calle para atravesar los muros institucionales.
En los últimos días, la Secretaría de Estado de Género e Igualdad organizó una serie de foros on line donde participaron miembrxs de distintas organizaciones sociales. Consultadxs sobre las apreciaciones y conclusiones del encuentro, algunxs de lxs participantes manifestaron que fue una “buena presentación”. Otrxs señalaron que uno de los reclamos comunes fue el de la falta de comunicación desde el organismo del Estado con las organizaciones intermedias.
Por su parte las personas trans que participaron de la reunión manifestaron que, más allá de los bolsones de alimentos y las viandas que dan municipios y comunas, se desconocer con qué municipios y comunas la Secretaría va a firmar los convenios.
Todos los reclamos implican una delegación de responsabilidades para municipios y comunas que carecen de fondos para hacerse cargo de las situaciones.
En Lago Puelo, consultamos a Maria Cavallaro, coordinadora del  servicio de asistencia inmediata a la víctima de violencia de género, quien afirmó: “En un principio las denuncias disminuyeron totalmente, pero en estas dos últimas semanas se incrementaron. Desde la línea 144 propusieron articular con Desarrollo Social la asistencia alimentaria y favorecer el contacto con las mujeres”.
A las farmacias de Lago Puelo no les llegó la notificación de la federación de farmacéuticos sobre la implementación del Barbijo Rojo y, al menos hasta ahora no se activó. Con respecto al alojamiento, se dispuso un lugar en el Area de la Mujer para refugios de urgencia, pero no se cuenta con otros espacios.
Se están articulando espacios feministas como el equipo de Género de la Biblioteca Popular y la Colectiva de Mujeres y Disidencias de Lago Puelo, que también realiza acompañamientos a víctimas de violencia de género. Trabajan en la redacción y diseño de un material informativo impreso que se distribuirá a través de los módulos alimentarios que entrega el municipio, como una estrategia de acercamiento concreto a las mujeres que en contexto de aislamiento están más desprotegidas.
Durante el 2019 se creó el Equipo de género en una escuela secundaria de la provincia de Chubut, Escuela N° 788, único en la provincia, y cuyo proyecto fue solicitado por otras instituciones para ser replicado. Surgió a causa de emergentes sobre violencia de género en el colegio secundario y se constituyó en propuestas, tareas de prevención y formación. El equipo fue uno de los tantos desestimados en materia de inversión en educación y les docentes a cargo nunca fueron dadas de alta en el sistema educativo.
En este contexto de emergencia por casos de violencia, les docentes estamos reorganizándonos para armar equipos de acompañamiento y asesoramiento, en articulación con la red de la región. Comprendemos el funcionamiento estructural de la problemática y las dificultades para las víctimas al momento de intentar comunicarse en forma segura.
Desde la Colectiva Comarcal Ni una Menos se advirtió que a nivel local las denuncias por violencia de género (VG) disminuyeron, según los datos aportados por el Juez de Familia. Esto es preocupante: de casi dos denuncias por día, las primeras tres semanas sólo hubo cuatro.
Con respecto a políticas públicas e incremento de personal para atender situaciones de VG, la Secretaría de género y diversidad, ex Consejo Provincial de la Mujer habilitó una línea telefónica para asistencia psicológica las 24hs. Por otro lado, habilitaron un celular de la comisaría de la familia para que las víctimas que no pueden salir realicen denuncias a través de mensajes.
Con respecto a ayudas económicas desde el área de la Mujer sólo entregaron módulos de alimentos y está activa la Casa Refugio las 24 horas para quienes que deben abandonar su casa por convivir con su agresor.
Con respecto al barbijo rojo no tenemos conocimiento de que en la localidad haya sido utilizado por mujeres para pedir ayuda. Al haberse habilitado nuevas líneas telefónicas para situaciones de violencia, no tenemos conocimiento sobre la utilización de la 144.
Marcelo Muscillo, Juez Juzgado Nº 11 El Bolsón, informó que ante la baja de denuncias, implementaron medidas como una línea de whatsapp. Además, el teléfono fijo del Juzgado de Paz fue derivado a su teléfono celular para que las denunciantes se comuniquen en cualquier momento.
Por su parte, Ana Paula. Profesora del IFDC El Bolsón e integrante del Equipo Construyendo la identidad sexual a viva voz, señaló que se reactivó un teléfono para consultas y se difundió por redes sociales para que llegue a les estudiantes que asisten normalmente.
En Epuyén Patricia Dambielle, presidenta de la APDH Regional Noroeste del Chubut e integrante de la Comisión de género y en la de niñez, juventud y adolescencia de la Regional Patagonia de APDH, señaló que no tienen registro de casos de violencia doméstica la región desde que se decretó el aislamiento. “No porque creamos que no existen, sino porque consideramos que no están aceitados los mecanismos para que las mujeres o niñes en situación de violencia, accedan a la ayuda”, precisó.
Sólo El Hoyo cuenta con comisaría de la mujer. En el municipio de Epuyén no hay previsto ningún alojamiento para mujeres y/o niñes en riesgo y no hay constancia de que se haya destinado presupuesto extra para atender estas emergencias o se haya ya puesto en acción la iniciativa del “barbijo rojo”. Para Dambielle, la política sería de poco efecto en Epuyén donde se cuenta con una farmacia o en El Hoyo, donde sólo hay dos.

Neuquén: Crecieron un 34.93% las denuncias, antes de esta medida el promedio era de 8.3 diarias, hoy es de 11.2

Laura Loncopan Berti
En el primer mes del aislamiento obligatorio debido a la pandemia por el coronavirus crecieron un 34.93% las denuncias en la Oficina de Violencia de la ciudad de Neuquén (OV). Antes de esta medida el promedio era de 8.3 diarias, hoy es de 11.2, de las cuales se judicializan 10.1. Esto significa que de los hechos que se exponen casi la totalidad merece una medida de protección.
En el interior llegan pocos casos. Estos son los promedios actuales de cada OV: 1.1 en Cutral Co, 1.2 en Zapala, 0.7 en Junín, 1.4 en San Martín, 0.6  en Chos Malal y en Villa La Angostura.
La línea 148 es otra boca de ingreso: de las 395 situaciones nuevas, en el período que va del 20 de marzo al 25 de abril, 240 fueron por violencia familiar. El Dispositivo de Atención a Varones continuó de manera telefónica.
El primer informe de la ley de emergencia que envió el jefe de Gabinete, Sebastián González, a la Legislatura enumera acciones importantes, pero carece de datos de referencia.
En Neuquén hay una investigación abierta sobre la muerte de Florencia Soto ocurrida el 19 de marzo en Vista Alegre. La fiscalía aún no pudo determinar si se trata de un femicidio.

Un informe de situación sin profundidad, ni detalle

La ley de emergencia sanitaria de Neuquén establece que se deberán fortalecer los servicios de protección a víctimas de violencia de género y personas a su cuidado. Además de desarrollar nuevos instrumentos de denuncia y protección, adaptados a la situación.
Cada quince días el comité de emergencia debe remitir a la Legislatura un informe sobre el estado de situación. Ya ingresó el primero, y en materia de violencia por razones de género, carece de profundidad y detalle en aspectos centrales.
Se mencionó que el ministerio de Ciudadanía relanzó la aplicación de descarga gratuita “Ciudadanas”. También que “se agilizaron los procesos para el seguimiento del estado de los aportes a las víctimas de violencia” que en el refugio Madre Teresa se “produjeron 4 nuevos ingresos de mujeres”. Se señaló que en línea 148 hubo “10 situaciones que requirieron asistente de la guardia de la línea 148 (por código A y B).” No explica qué significa esta clasificación, que alude a la inminencia de riesgo de vida. Indicó que se “activaron 85 veces las guardias de las delegación de Gestión Social en el interior provincial, por situaciones vinculadas a las Leyes 2785 y 2302.”
¿Qué datos faltan? En primer lugar el documento no precisa cuántas denuncias ingresaron en cada uno de los dispositivos a los que se puede acceder, ni el trámite que tuvo. No dice si hubo más o menos situaciones debido al aislamiento, cuál es la dinámica en el interior y en la capital, y que respuesta integral obtuvieron.
Tampoco alude al personal con que se cuenta, si hubo incorporaciones, y si fue necesaria una inversión presupuestaria adicional.
Hasta el momento ingresaron dos proyectos a la Legislatura, uno del Frente de Todos y otro de Juntos por el Cambio, en el que piden esta y otra información.
Como vemos, la denuncia siempre es una posibilidad, no la solución, y es apenas una dimensión posible para mirar el tema, en intersección con otras circunstancias que atraviesan el encierro: la distribución de las tareas domésticas y de cuidado de niños, niñas y adultos mayores, que recae fundamentalmente en las mujeres, y para muchas de ellas el deterioro de sus ingresos, la distancia con sus redes comunitarias y afectivas.
“La densidad del problema es muy grande y los efectos concretos en las vidas de quienes están sufriendo violencia todavía no los sabemos, los desconocemos”, afirmó la activista feminista, Ruth Zurbriggen, integrante de La Revuelta y de Socorro Violeta, que realizó un mapeo en esta cuarentena que afecta de manera diferenciada a otras identidades: lesbianas, trans, travestis, personas no binaries.
Agregó: “En la Argentina los temas de violencia sexista se politizaron enormemente desde esa salida masiva que fue el 3 de junio de 2015. Mi temor es que uno de los efectos está siendo volverlo un problema individual y no parte de una estructura, de un sistema de relaciones. ¿Qué se le está pidiendo a quienes sufren violencia machista en este tiempo? Otra vez, que hagan todo.”