Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: SALVAJES NOSOTRES - ...¿Existe un capitalismo bueno? ¿Fuera de la máquina que engulle devora?? ¿Moderado tal vez? ¿Amigable? Inocente jamás... Algunos países de Latinoamérica, como Argentina, Chile por dar ejemplos, aspiran a vivir como en Europa. Allá, "todo funciona", "es más limpio", "ordenado"... leer la editorial completa ....

lunes, 19 de abril de 2010

COMUNICADO APDH BARILOCHE: POR LA VIDA Y LA JUSTICIA BASTA DE HIPOCRESÍA

Asamblea Permanente por los Derechos Humanos

Por la vida y por la justicia basta de hipocrecía
La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos Bariloche desea expresar su preocupación con respecto al criterio emitido por la Cámara Primera del Crimen en donde se dictaminó que el Dr. Martín Lozada “violó consecuentemente y en forma reiterada las disposiciones legales reseñadas”.

Como ya hemos declarado valoramos la sentencia del Dr. Lozada por ser esta ejemplar. Es muy clara la ley frente a un caso de violación en el esfuerzo de proteger la vida de la víctima. Demuestra pleno entendimiento de las particularidades del caso defendiendo el derecho de una niña abusada sexualmente en su núcleo familiar.

Sin perjuicio del respeto que nos merece la magistratura representada por la cámara, opinamos que recaen en un absurdo que no tolera el más mínimo análisis y se contrapone tanto a la jurisprudencia regional, nacional como a la internacional sobre la interpretación de los abortos que resultan no punibles por el Código Penal.



QUE DICE EL CÓDIGO PENAL EN CASO DE VIOLACIÓN

El código Penal, Art 86 dice: “El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta, no es punible: 1º Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios. 2º Si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal deberá ser requerido para el aborto.”

Ambos artículos han servido de fundamento para que la justicia autorice en reiteradas oportunidades la práctica del aborto. Se denomina como “interpretación amplia” la que considera que el inc. 2 se refiere a una violación a cualquier mujer o también a un “un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente”. Así lo han expresado reiterados fallos y juristas.

Es por esto que los protocolos tanto nacionales, como regionales que existen para la práctica del aborto no punible coinciden en que esta puede llevarse acabo en caso de violación con la sola presentación de constancia de denuncia policial o judicial de existencia de la misma.

(La diferencia que establece la Cámara al argumentar que en el caso de un insano la prueba resulta simple e inmediata es absurda y que por eso no se puede aplicar a la violación de una mujer normal. Si nos dejáramos llevar por el razonamiento de la Cámara, entonces luego de concluido el proceso probatorio y solo con sentencia firme se podría practicar el aborto no punible. Eventualmente pueden pasar años. Sería absurdo, pues cualquier gestación dura alrededor de 9 meses y la práctica debe realizarse dentro de las primeras 12 semanas.)
TAMBIÉN ES UNA CUESTIÓN DE SALUD

No obstante la claridad en que la denuncia de violación es suficiente para admitir esta práctica médica, lo considerado en el primer inciso resulta extremadamente claro en casos análogos al particular. Allí menciona textualmente: “Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios.”

Al respecto es de sentido común darse cuenta que portar un embarazo producto de una violación opera como testimonio y recordatorio permanente de la violencia a la que la mujer ha sido sometida. Por esto la jurisprudencia considera que permitir el aborto basado en violación es una medida para tutelar la salud, especialmente psíquica de la víctima.

Al respecto el superior Tribunal de Justicia de la Provincia ha sentenciado en igual sentido, reforzando su decisión en un dictamen del jurista R.E. Zaffaroni: ”La justificación del aborto debe abarcase dentro del ejercicio del derecho a la integridad física o mental (…) Conforme a nuestra ley, la hipótesis genérica está contenida en el inc. 1° del segundo párrafo del art. 86 del Código Penal, (…) es incuestionable que llevar adelante un embarazo proveniente de una violación, es susceptible de lesionar o agravar la salud psíquica de la embarazada”.( Voto del doctor Alberto I. BALLADINI).

NO ES NECESARIA LA INTERVENCIÓN JUDICIAL

Que es innecesaria la intervención de la Justicia en estos casos para que Salud lleve adelante el aborto a pedido de la paciente ya lo ha establecido en sus dictámenes el Superior Tribunal.

En la sentencia citada, el Superior Tribunal de Justicia ha dicho: “(…) si el embarazo proviene de una violación, el aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento informado de los padres de la niña embarazada, no es punible.(…)Ergo, la conducta de los médicos intervinientes, de la víctima y de sus padres no pueden merecer reproche penal alguno. (…)En síntesis, el caso, por su notoria claridad no da lugar a esta altura del pronunciamiento a ninguna otra consideración posible ya que el Superior Tribunal de Justicia no puede erigirse en un órgano o “Tribunal de consulta” y decide las controversias que se le plantean puntualmente, siendo la norma del art. 86 inc. 2º del Código Penal (subtipo violación) operativa, sin necesidad de que ningún Juez lo declare.”(Dr. V.H. Sodero Nievas y Dr. Luis Lutz).

LA EXPERIENCIA HABLA POR SI SOLA

Distintos han sido los casos que lamentablemente han jerarquizado la discusión al respecto en nuestro país. Desde suicidios de la víctima, muertes y hasta homicidios provocados por la imposibilidad que han interpuesto jueces con igual criterio que el de la Cámara.

Nos preguntamos que sentencia correspondería a estos jueces que en uso de sus poderes y/o facultades pueden provocar lesiones emocionales y psicológicas de por vida a una víctima o peor aun: llevarla al suicidio.


También comunicamos a los magistrados que veríamos con agrado que la misma celeridad que tuvieron para emitir este dictamen lo tuvieran para condenar a pedófilos, abusadores y violadores.

ASESINATO DE SILVIA SUPPO:"HAY DENOMINADORES COMUNES CON EL CASO LOPEZ"


Rosario(Anred).-El 29 de marzo Silvia Suppo fue brutalmente asesinada. Testigo clave en la causa Brusa, Suppo impulsó un nuevo juicio que implica a policías que hasta hoy caminan libres como responsables de la desaparición en 1977 de Reynaldo Hattemer, su novio. Silvia señaló sentirse hostigada e intimidada en diversas ocasiones, particularmente desde que comenzó el proceso de la causa Brusa. La explicación de que se habría tratado de un "robo común" no satisface a los organismos de derechos humanos ni a los familiares de Silvia, que exigen el esclarecimiento absoluto de los hechos. Días antes del asesinato, el gobierno provincial había sido advertido por la Casa de los Derechos Humanos de Santa Fe de la posibilidad de una escalada en la serie de amenazas y hechos de intimidación contra testigos y querellantes. Desde las esferas oficiales, sólo la vicegobernadora Griselda Tessio señaló, en discordancia, que podría tratarse de "sicarios".
Indymedia Rosario.
Por ANRed - L

Quién era Silvia

Es ahora, entre todas las versiones alrededor del asesinato de Silvia Suppo, cuando conviene recordar quién era, qué le pasó y a quiénes logró llevar a la justicia.

El 25 de enero de 1977 Reynaldo Hattemer, de 23 años, militante de la Juventud Peronista, asistió al casamiento de su hermano en la Iglesia Sagrado Corazón de Jesús, en Rafaela. Al finalizar la ceremonia, un grupo armado, de civil, lo secuestró a la vista de todos. Nunca más se supo de él.

Suppo tenía 17 años y fue secuestrada el 24 de mayo de 1977. La fueron a buscar a su lugar de trabajo. Antes habían pasado por la casa familiar, de donde también se habían llevado a su hermano, Hugo. Ambos fueron trasladados a Santa Fe, en un auto en cuyo baúl también había otro compañero, Jorge Destéfani.

Silvia fue trasladada a la seccional 4ta de Policía en Santa Fe. De allí la llevaron al centro clandestino de detención "La Casita", donde estuvieron secuestrados los tres. Allí, Silvia fue violada reiteradas veces. Eso permitió que ella denunciara el abuso sexual como metodología de tortura hacia las mujeres detenidas durante la dictadura.

Al poco tiempo Silvia pasó a ser una presa legal y fue derivada a la Guardia de Infantería Reforzada (GIR), donde el jefe era Juan Calixto Perizotti, acompañado por una joven que cumplía todas sus órdenes: la carcelera María Eva Aebi. Allí, descubrieron que Silvia estaba embarazada. "A este error hay que repararlo", dijo Perizotti frente a Aebi. Así, la carcelera junto a otros oficiales de civil que se hicieron pasar por familiares, la llevaron con un médico de Santa Fe que le practicó un aborto.

"Silvia fue una detenida política de la década del 70 y Silvia fue una militante que asumió el compromiso de aportar a la justicia testimoniando en la llamada "Causa Brusa" el año pasado, a partir de la cual se condenó por primera vez a seis de los represores de Santa Fe, entre ellos, la primera vez en la historia del país que se condena a un miembro del Poder Judicial que era el ex juez Brusa", la recuerda Milagros Demiryi, integrante de la Casa de Derechos Humanos de Santa Fe.

"Pero, además de eso, Silvia estaba como querellante en una causa que está en instrucción y que se está por elevar a juicio que ya es una megacausa porque tiene alrededor de entre cuarenta y cincuenta desapariciones y, en el contexto de este juicio, Silvia denunciaba la desaparición de su compañero e imputaba a varias personas que ella pudo reconocer. Y es de destacar que entre los imputados hay personal de la policía y hay dos personas que viven aquí en Rafaela, que están libres", agregó.
Intimidaciones y amenazas

Pisando la década del 80, Silvia Suppo y Jorge Destéfani fueron liberados. Pasado el tiempo, se casaron y tuvieron hijos. Decidieron quedarse en Rafaela y luchar juntos, por memoria y justicia para Reynaldo Hattemer, el novio de Suppo desaparecido a manos de los genocidas.

Permanecer en Rafaela no fue fácil. En el testimonio que brindaron al programa santafesino "Ciudad Oculta" que acompaña a esta nota, Silvia y Jorge también relatan lo difícil que les significó volver a Rafaela luego de su liberación y su intento de reinserción en una ciudad que, dicen, los "demonizaba". Algunos de sus vecinos y amigos relatan que Destéfani decía que se sentía vigilado por la policía, de la cual desconfiaba, y por ello mismo no se sentía seguro en Rafaela.

Jorge murió el año pasado y no llegó a testimoniar en la Causa Brusa, ni acompañar a Silvia en el momento de la sentencia.

"En Rafaela, lo que sucedía era que pasaba un patrullero, que se le instalaba en la puerta de la casa, o personas se le instalaban frente al comercio, que se quedaban mirándola. A algunos, ella los conocía", asegura Lucila Puyol, integrante de HIJOS Santa Fe y la abogada que representa a los hijos de Silvia Suppo en la causa por el asesinato de su madre. "Todos los hechos que sucedieron fueron informados a la Secretaría de Derechos Humanos", resalta la abogada.

La sentencia de la causa Brusa llegó el 23 de diciembre. Silvia, en particular, dejó de recibir amenazas, según informaron sus propios hijos.

Pero desde los organismos de derechos humanos, con gran preocupación, se temía una escalada de persecuciones y provocaciones por parte de la mano de obra desocupada de la última dictadura. Pocos días antes del 24 de marzo, desde la Casa de los Derechos Humanos de Santa Fe se advirtió al gobierno provincial la posibilidad de una nueva agresión contra testigos y querellantes

Al respecto, Jorge Castro, de la Casa de Derechos Humanos de Santa Fe, declaró al diario El Ciudadano que "a este gobierno se le suministraron suficientes pistas sobre los servicios de inteligencia y la participación policial para que iniciaran investigaciones concretas. En tres años, no hicieron nada. Al contrario, lo único que hicieron es romper el diálogo con la Casa de Derechos Humanos", hecho que Castro fechó "el 5 de mayo de 2009". Castro agregó que, "entonces, no es que no fueron advertidos. Al contrario. Para este 24 de marzo se ideó, con ellos, un sistema de seguridad, donde les recalcamos que lo principal eran los días posteriores, que no iban a actuar antes del 24 de marzo".

El crimen

Cerca del mediodía del 29 de marzo, Silvia Suppo fue gravemente herida a puñaladas mientras atendía, sola, un local comercial en el centro de Rafaela, en un hecho de violencia completamente inusual para la realidad de esa localidad. Fue encontrada por una clienta y trasladada al hospital, donde falleció. Dos días más tarde, en el barrio Yapeyú de la ciudad de Santa Fe fueron detenidos dos jóvenes pobres, Rodrigo "Sosita" Sosa, de 19 años y su primo de 22, Rodolfo Cóceres, que confesaron ante la policía ser los autores del homicidio.

Estos son los hechos. Alrededor de los mismos, se tejió desde el primer momento un cúmulo de versiones, basados en trascendidos policiales que apuntaban en todo momento a reforzar la hipótesis de "robo violento" y que algunos medios se apresuraron a repetir acríticamente. Otros elementos, en cambio, tuvieron escasa difusión.

Una de las primeras versiones fue que Silvia habría dicho, al llegar al hospital, que se había tratado de un robo. Marina, su hija, lo desmintió categóricamente: "Eso no es cierto, ella nunca habló y cuando lo hizo fue en estado de shock, por lo que hay que tomarlo con pinzas teniendo en cuenta esa situación", dijo a Página 12.

Otra de las versiones de las fuentes policiales aseguraba que los asesinos de Silvia se habrían alzado con "monedas extranjeras, alhajas y otras pertenencias" por un monto que hasta calcularon en 10 mil pesos. Pero esto es falso. Según se reveló luego, entre el cambio de la caja registradora y la cartera de Silvia, del local no se llevaron más de 300 pesos. No robaron la platería fina, ni la ropa cara o las camperas de cuero, ni el dinero que Silvia guardaba en su domicilio, atrás del local, y que había juntado porque en una semana pensaba viajar a Francia a visitar a su hermano.

La policía también informó que el teléfono celular de Silvia fue secuestrado en la casa de uno de los presuntos asesinos, pero esto tampoco está demostrado. Los policías intentaron que los hijos de Silvia confirmen que el celular que les mostraron y que tenía la memoria vacía, era el mismo de su madre.

Otro elemento contradictorio surge de la declaración de los imputados, según la cual la violencia de los asaltantes se habría desatado por la supuesta resistencia de Silvia. "Pero la perito de parte que nosotros solicitamos que esté presente en la autopsia, dice que no tiene marcas ni en los brazos ni en las manos, ni de cuchillo, ni de haber sido apretada, ni de golpes, lo cual indica que ella no se resistió" relató la abogada Puyol.

Algo que en cambio se difundió poco, es que ese fue el primer día en mucho tiempo en que Silvia estaba sola en el local, porque su hijo había conseguido un trabajo nuevo, para el cual había estado tramitando papeles la semana previa.

El mismo día del crimen, al caer la tarde, Silvia iba a asistir a un acto conmemorativo del 24 de Marzo, en cuya organización había participado y al cual estaban invitadas a hablar Madres de Plaza de Mayo de la ciudad de Santa Fe.

Hipótesis de "robo"

En las dos semanas que han transcurrido desde el crimen, algunos medios han machacado insistentemente con la versión del robo, e incluso han ido más allá, poniendo en duda la voluntad de los hijos de Silvia de presentarse como querellantes y descalificando, no muy veladamente, a Lucila Puyol.

Basta leer algunas notas de los diarios locales para verificarlo. Por ejemplo, "La Opinión" empieza su nota del día 7 de abril afirmando que "Contrariando las afirmaciones de la abogada de H.I.J.O.S. Lucila Puyol, los familiares no se presentaron en la causa y por ende, los hipotéticos cuestionamientos hacia la misma, se tornan retóricos". Poco después, el anónimo redactor afirma que "no sería extraño un cambio de planes en la estrategia comandada por Puyol que derivaría en el desistimiento de la presentación, ante el cúmulo de incontrastables evidencias que avalan la hipótesis de un suceso de robo con el conocido y desgraciado desenlace". Ya dos días antes, el diario Castellanos concluía una nota afirmando que luego de las declaraciones de los imputados, "el móvil político quedó completamente descartado".

Al respecto, Lucila Puyol consideró que "los medios del lugar están utilizando mucho el tema. Vos no sé si has visto las declaraciones hoy en el diario Castellanos que salieron ayer y de La Opinión. Están diciendo que la causa estaba desde el viernes en sede judicial y que nosotros no nos presentamos como querellantes, por ejemplo. Y, bueno, imposible porque yo no puedo ir a presentar un escrito un día feriado de ninguna manera (...) Nosotros estamos haciendo los pasos como corresponde. Estamos en una etapa inicial. Los chicos recién hoy declararon como hijos, dieron su testimonio. A nosotros no nos corre nadie. Eso son en todo caso intereses mediáticos".

Además, Pujol puntualizó el reclamo que lleva adelante: "Yo tampoco salgo a decir, ni siquiera sus hijos, ni nosotros como agrupación HIJOS, salimos a decir 'la mataron por su condición de testigo'. En todo caso ellos quieren decir que nosotros tenemos esa excusa. Pero no es así. Nosotros pedimos esclarecimiento. Y en todo caso lo que nos preguntamos es cuál es la causa de la muerte. Nos parece que eso es lo que hay que dilucidar a lo largo de un proceso que recién se inicia y que lo que no queremos es que se esté ni contaminando ni mal informando ni desinformando".

Finalmente, el miércoles pasado los hijos de Silvia Suppo se presentaron como querellantes en la causa. Ese mismo día hubo novedades en la causa. El juez de Instrucción Nº 2 de Rafaela, Alejandro Mognaschi, procesó los dos detenidos acusándolos de "homicidio calificado", que se castiga con perpetua. El expediente había arrancado como "homicidio en ocasión de robo" que tiene una pena menor. Ese mismo día, el fiscal Rodolfo Zehne pidió entrecruzar información para saber si hubo conexión de los detenidos con imputados en causas por delitos de lesa humanidad. De esta manera se empieza a avanzar en la segunda hipótesis, la del crimen por encargo.

La responsabilidad política

Lamentablemente, también en estos días se ha escuchado "off the record" a distintos funcionarios del gobierno provincial tomar estas versiones mediáticas como fuente para machacar a su vez con la hipótesis del "robo" e intentar darle un cierre al caso.

Pero que el gobierno provincial privilegie tratar de no pagar el costo político, antes que propulsar el pleno esclarecimiento de un hecho de esta gravedad es de una irresponsabilidad suprema y una demostración de cinismo.

El gobierno de Hermes Binner ya ha cometido importantes traspiés en su política de derechos humanos. A poco de comenzar la gestión, la Secretaria de Derechos Humanos de la Provincia, Dra. María Bressa, debió renunciar luego de sugerir ampliar el Programa de Protección de Testigos y Víctimas del Terrorismo de Estado a los propios verdugos de la dictadura, a quienes prometió "asistencia psicológica" para afrontar los juicios en los que debían responder por sus crímenes.

Desde las esferas oficiales, sólo la vigobernadora Griselda Tessio señaló en discordancia que podría tratarse de "sicarios".

"Llama mucho la atención el enseñamiento del asesinato. Somos concientes que el crimen puede aparentar un robo y estar pagado por otras personas" declaró Tessio a LT10. Además, lamentó que Suppo no haya ingresado nunca al Programa de Protección de Testigos.

No obstante, Puyol hace hincapié en que "en primer lugar, la protección desde el Estado a las personas se debe en todo momento. No tiene que ver si están o no en el Programa de Protección de Testigos, eso no es ninguna excusa, nadie puede plantear que esto le pasó a Silvia porque ella no estaba en el Programa. Sobre todo teniendo en cuenta que en esta provincia, mucha de la gente que sí está en el programa fue igualmente amenazada. Especialmente te puedo nombrar a Amalia Ricotti (querellante del juicio contra Horacio Barcos) que siempre estuvo en el Programa y tuvo un montón de atentados. Y ella identificó a una de las personas que la intimidaron, que fue detenido y luego puesto en libertad y hoy está prófugo. No lo encuentran. Entonces, me parece que decir que la gente que está bajo el Programa no sufre intimidaciones, no es cierto. Más allá de que corresponde al Estado en todos los casos proteger".

"Por otro lado, el Programa no tiende a investigar quiénes están detrás de estos hechos. A lo que tiende el Programa es a poner un teléfono celular o un custodio. Lo que nosotros solicitamos es desde el Ministerio de Seguridad, fundamentalmente, una investigación a fondo de quiénes están detrás de estos hechos. Acá hay recursos humanos y recursos materiales que se ponen en movimiento para que estos hechos se produzcan. Si no, ¿cómo funciona esto? No vamos a creer que los genocidas, que tienen entre 70 y 80 años, van a salir a hacer pintadas, a intimidar gente, a producir amenazas, robos, golpes, volanteadas, o hechos gravísimos como el que le sucedió a Silvia Suppo, si es que fuera en el marco de las causas por el terrorismo de estado. Acá tiene que haber una investigación más seria y más de fondo, que es la que no se está produciendo", enfatizó.

López, Suppo

Días atrás, el señalamiento del móvil político en el asesinato de Silvia vino de un lugar inesperado: de la boca de un genocida.

En la última ronda de declaraciones en el juicio por delitos de lesa humanidad "Guerrieri-Amelong", el imputado Eduardo Constanzo, quien aportó a la causa denunciando a los otros represores, aseguró que teme ser asesinado "como (el ex represor Héctor) Febres, Julio López y este último caso de Rafaela, Silvia Suppo".

El 2 de abril, en la multitudinaria marcha realizada en Rafaela, Milagros Demiryi, de la Casa de Derechos Humanos de Santa Fe, señaló que existen "denominadores comunes con el caso del compañero Julio López. Necesariamente estas relaciones las hacemos".

"No podemos olvidar lo que pasó con Julio López, que también en un primer momento se echó a rodar la información de que podía ser que se hubiera ido por sus propios medios, que estaba asustado", opinó Demiryi. "Esto hizo que, por un lado, la investigación fuera por el lado de que se había ido voluntariamente y, por otro lado,' que se demorara la reacción que afortunadamente acá se está dando de manera rápida, porque nosotros decimos que tenemos que aprender de la experiencia y aprender de nuestra propia historia porque tenemos memoria y porque buscamos la verdad", continuó.

La militante por los derechos humanos también sostuvo que "lo que estamos demostrando es que como pueblo incorporamos nuestra propia historia, tenemos memoria y vamos a seguir luchando incansablemente hasta que lleguemos a la verdad, por más dolorosa que sea, y a que se haga justicia".

"Silvia, a pesar del sufrimiento y del dolor, luchó por la vida y la verdad y nos compromete", concluyó.