Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: “... leer la editorial completa ....

viernes, 13 de mayo de 2011

CANTO POPULAR: FÁCILES

A Guillermo Garrido y a todos mis hermanos asesinados por la policía.

Frágiles las carnes
son blancos de certeros
golpes perversos.
Carcajadas y siniestros
rostros policiales
aparecen y desaparecen
alternativamente
tras los barrotes
duplicados en un charco.
Fáciles vergüenzas
se desprenden fácil
como insultos de rutina,
simples como una patada
tremenda en la cabeza.
Y hábiles manos
anudan la muerte
con la misma soltura
con que Dios urde la vida.
“Así sea”, sentencian
con una sonrisa idiota
apenas contenida
y es así como se enturbian
y palidecen
los ojos de otro hermano
para siempre,
sencillamente desaparecen.

                                               Ian Cortés.

MUERTE DE GARRIDO: MARCHA A 4 MESES EN EL BOLSÓN

El Bolsón (ANPP).- Mañana sábado, a partir de las 17, vecinos y organizaciones sociales de la Comarca Andina se concentrarán junto a los familiares de Guillermo Garrido, en la plaza Pagano, para luego marchar y expresar nuevamente el repudio por la muerte del joven ocurrida el 13 de enero último en la comisaría 12ma de El Bolsón.
El punto de encuentro será el mural de Otoño Uriarte, en la plaza principal.
Hoy, precisamente, se cumplieron cuatro meses de lo que amplios sectores de la población consideran un nuevo asesinato a manos de la cuestionada policía rionegrina.
Aquel 13 de enero, Guillermo, de sólo 24 años, oriundo de Epuyén, fue demorado por una infracción de tránsito y encerrado en una celda en calidad de incomunicado.
De hecho, en el transcurso de la noche los familiares quisieron dejarle comida e inexplicablemente los uniformados no les permitieron verlo, lo que abona aún con más fuerza la hipótesis que lo habían asesinado los propios "guardianes del orden".
Al día siguiente, Guillermo apareció ahorcado con su propio cinturón, que había quedado por "una omisión" en la requisa de la víspera, según la inverosímil versión policial.
El comisario Carlos Cabrera (que en sus tiempos libres, por lo visto, "trabaja" de patovica en actos políticos) comunicóa los medios de prensa que Garrido "se había suicidado".
Desde entonces, y con innumerables trabas judiciales, sus familiares y vecinos de la región reclaman el esclarecimiento del caso.