Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: LA CULPA Y EL DESTINO - Pensar hasta dónde estamos hechos de sentidos comunes fabricados y pensados especialmente para dominarnos, es a veces un poco espeluznante. El patriarcado y el cristianismo son dos corrientes políticas que han generado dispositivos de los más poderosos. .... leer la editorial completa ....

miércoles, 21 de noviembre de 2012

EL MAITÉN:ORIGINARIOS DENUNCIAN PRESIONES DEL GOBIERNO PARA AVANZAR EN CERRO AZUL


Esquel, 16 de noviembre de 2012 (Puerta E).- “Estamos preocupados por este atropello del estado municipal y provincial”, dijo Javier Cañío, una de las comunidades junto con la de Ñiripil, que afrontan el avance del pretendido centro de actividades de invierno en el Cerro Azul. Cañío responsabilizó a la directora provincial de Asuntos Indígenas,
Sofía Millañir como la funcionaria que fue a ‘negociar’ para que depongan su negativa ante el proyecto. El integrante de la comunidad aborigen explicó “quería que le demos el cerro a cambio de perforaciones, suministros de gas y alambrados de campo”. Tras lo cual añadió: “esta gente no entiende que nosotros ocupamos esos campos para la veranada. ¿Si le damos esas tierras, que hacemos con nuestros animales?”.

“Que nos dejen vivir tranquilos con las pocas tierras, después de todo lo que nos han quitado”
Dijo Nicanor Sepúlveda, lonko de la comunidad del mismo nombre, sobre el avance del proyecto que pretende desarrollar el centro de actividades de invierno en el Cerro Azul en cercanías de El Maitén.
Los pobladores denuncian que la iniciativa prospera sobre tierras de las comunidades Cañio y Ñiripil.
Las familias aborígenes temen por el destino de las tierras que históricamente utilizan como campos de veranada.
El conflicto territorial se da en cercanías de Buenos Aires Chico. La provincia avanza en el alambrar los territorios como solución para el conflicto generado en la región.

Fuente: “La Tijereta”, de lunes a viernes, de 9 a 13, por Radio Kalewche (Esquel).
Foto: Nelson Ávalos.