Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: “MIEDO Y HEGEMONÍA - Usualmente nos gusta aportar propuestas y alternativas para la transformación de nuestra realidad social. Hoy nos vemos sorprendides, atrapades en un aislamiento, sin saber cómo gestionar la colectividad y el cuerpo a cuerpo, sin poder poner el cuerpo..... leer la editorial completa ....

sábado, 26 de septiembre de 2020

28 DE SEPTIEMBRE:ACTIVISMOS ROSAS, PANDEMIA Y ABORTOS EN LA COMARCA ANDINA

El Bolsón (ANPP).-Compartimos el informe realizado por Socorro Rosa Comarca Andina en el contexto del 28 de septiembre.


28 de Septiembre: Activismos Rosas, pandemia y abortos en la Comarca Andina

A Pasados ya dos años del rechazo del Senado al proyecto de legalización del aborto,  y en medio de la incertidumbre acerca de cuándo se decidirá su tratamiento legislativo,  el aborto no entró en cuarentena. Muy por el contrario. En nuestra Comarca tampoco. Durante el período que va desde el 01 de Enero al 30 de Junio de 2020, el Socorro Rosa Comarca Andina ha brindado información y acompañado a 72 mujeres y personas con posibilidad de abortar. Seguimos reclamando su urgente legalización y despenalización, porque se trata de un problema cotidiano. Estamos Cerca.

 

El 28 de Septiembre se conmemora el díaDía de Acción Global por el Aborto Legal, Seguro y Accesible. Este día se declaró en el V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, celebrado en Argentina en 1990, por la Asamblea del Movimiento Feminista Latinoamericano.

En este contexto, es necesario considerar que el aborto inseguro y clandestino constituye la primera causa de mortalidad de las personas con posibilidad de gestar  en muchos de los países del centro y sur del continente. Esta fecha atraviesa fronteras y se funda en las profundas luchas de nuestra región. Hoy a 30 años de su conmemoración, miles de organizaciones de todo el mundo se unen para seguir demando a los Estados, un derecho que sigue siendo vulnerado. Tres décadas ininterrumpidas de movilizaciones y disputas de sentidos en las que el verdellegó para instalarse como símbolo de libertad e inundar, cada vez más,Latinoamérica y otras regiones, en las casas, en las plazas, en las camas, pero también en las escuelas, en los sindicatos y las bibliotecas, en los hospitales… y podríamos seguir enumerado territorios.

En la Argentina, se calcula que abortan entre 460.000 y 500.000 mujeres al año; lo que demuestra que la penalización resulta, aquí como en otros países, no tan solo poco persuasiva sino más bien un gesto misógino y criminalizador de nuestras vidas. “La prohibición sólo afecta las reglas del juego, es decir las condiciones más que la práctica en cuestión[1]. Por el contrario venimos gestando un minucioso trabajo de sensibilización y  legitimación social a través de nuevas producciones de sentido acerca de las implicancias del aborto y sus prácticas.

El año 2018 marcó un hito en la historia de la lucha por este derecho: por primera vez el Poder Legislativo trató el Proyecto de Ley de Interrupción voluntaria del Embarazo.Aunque el proyecto se aprobó en la Cámara de Diputdxs, el 8 de agosto, un grupo de Senadorxs decidieron refrendar la negación de ese derecho a decidir a miles de mujeres y personas con posibilidad de gestar.

Sin embargo, la marea que colmó los alrededores del Congreso e inundó las calles y las plazas de todo nuestro país exigiendo aborto seguro, legal y gratuito, se pronunció fuertemente: a la clandestinidad no volvemos más!

 

 

Los derechos durante la pandemia por covid-19

 

La Salud Sexual y (no)reproductiva, es reconocida universalmente como un derecho; no obstante, tiene un acceso desigual para las mujeres, niñas, adolescentes y otras personas con capacidad de gestar y abortar en función de las características heterogéneas de los territorios en Argentina. Es un problema de salud pública que requiere de atención particular en especial ante la pandemia por COVID-19 sin precedentes que estamos viviendo en todo el mundo. Este escenario no debería poner en pausa estos derechos, aún en circunstancias de aislamiento social obligatorio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS); Amnistía Internacional (AI); la Red de Acceso al Aborto Seguro en Argentina (REDAAS y su interpretación de la guía del Royal College of Obstetricians and Gynaecologist)[2] han compartido directrices y recomendaciones operativas respecto de los servicios de salud esenciales para el caso. Desde la Dirección de Salud Sexual y Reproductiva de la Nación se envió una comunicación a referentes provinciales y a los centros de salud que refuerza que la entrega de métodos  anticonceptivos y el acceso a la interrupción legal del embarazo son servicios esenciales.

Sin embargo, en medio de esta pandemia, las barreras estructurales y sistemáticas se multiplican y pueden contribuir a que muchas personas pierdan el acceso a estos servicios esenciales. Es política de Socorristas en Red (SenRed) exigir y acompañar el reclamo para que se garanticen. Nuestras estrategias no entran en cuarentena; por el contrario se redoblan y seguimos armando redes de cuidado: Estamos cerca, relatos de aborto en cuarentena[3],  es una de las campañas comunicacionales que ha tomado formato de libro digital durante la pandemia.

Ante estas barreras existen articulaciones entre el  Sistema de salud y Socorristas en Red (SenRed), una incipiente red para el acceso a la Interrupción Legal del Embarazo en cada sub-región, servicios o consultorios con días de atención específica que están intentando legitimarse y disputando figurar en los organigramas oficiales, y que se ven reconfigurados en este contexto.

Tales dispositivos funcionan como posibilidades concretas de acceso tanto para las mujeres que se acercan allí como para lxs profesionales de la salud que buscan fortalecer el trabajo en equipo y sobrellevar el aislamiento o la soledad, desde la convicción que su trabajo tiene que ver con garantizar los derechos y las decisiones de las mujeres y otras personas con capacidad de gestar.La incidencia de los movimientos sociales, de los feminismos en este caso, tensa hacia dentro del sistema de salud para hacer lugar a las prácticas y las existencias de las personas, sus vidas, sus necesidades y sus deseos.

Por estos sures, en la Comarca Andina del paralelo 42, la Pandemia nos partió al medio. Y no sólo metafóricamente hablando. No sólo pensando en que las medidas de ASPO no nos permitían lo más jugoso, propio y particular que tiene el socorrismo que es el encuentro cara a cara con lxs otrxs, con las mujeres y personas con capacidad de abortar que acuden y llaman al teléfono rosa. Ese encuentro personal singular pero a la vez colectivo, donde todes ponemos a disposición saberes, escuchas atentas y afectos.Nos partió al medio, así, literal y concretamente. La frontera provincial, infranqueable entre Río Negro y Chubut, nos dejó a ambos lados, nos partió (por suerte) en dos. Y digo por suerte porque eso nos permitió reconfigurar la organización que nos posibilita seguir acompañando los abortos que insisten, aún más, en pandemia. De un lado y del otro de esa frontera, de ese límite estatal que no podríamos atravesar.

Pero nosotras no sabemos de límites estatales, así que seguimos a(r)mando acompañamientos afectados en tiempos de pandemia. Acompañamientos articulados con medicxs amigables, afianzando y profundizando esas redes que venimos construyendo desde hace seis años en esta comarca del sur.

Seguimos interpelando la narrativa estatal en tiempos de cuarentena, siempre extendiendo los límites de lo posible.

 

Acerca del Socorro en La comarca y las Socorristas en Red – feministas que abortamos-

El aborto es además, y por sobre todo, un tema político y público. La genealogía de nuestras luchas así lo muestra y en esa memoria feminista colectiva, el Socorro Rosa resurge en las resistencias patagónicas a través del impulso de la Colectiva Feminista La Revuelta de Neuquén. En el año 2010, con una dinámica propia, las revueltas comienzan a socorrer a las mujeres que deciden abortar a través de una línea telefónica y la coordinación de encuentros entre socorristas y socorridas,en espacios de apoderamiento mutuo.

Multiplicando la experiencia de La Revuelta, el socorrismo se fue convirtiendo en un  servicio de información y acompañamiento en clave feminista en las diversas geografías de nuestro país.

Actualmente, SenRed (feministas que abortamos) es una articulación que reúne a cincuenta y seis colectivas feministas que ofrecemos información sobre usos seguros de medicación para abortar y acompañamos las decisiones y procesos de aborto medicamentoso de mujeres y otras personas con posibilidades de abortar. Venimos activando y acompañando a quien nos requiere en cualquiera de nuestras líneas públicas en todo el país organizadas desde el 2012.

En la Comarca Andina el Socorro Rosa viene organizándose desde 2013.  En mayo del 2014 presentábamos la línea pública, en el auditorio del IFDC de El Bolsón, con la proyección de la película: Yo aborto, tú abortas, todas callamos, de Carolina Reynoso, y compañeras de la colectiva la revuelta de Neuquén que  acompañaron el devenir de esta grupalidad  y su salida del armario, convencidas de que la decisión política de la visibilización constituye una estrategia seguridad para socorridas y socorristas, además de producir pedagogías del cuidado.

 Nos basamos en los protocolos elaborados por instituciones sanitarias, como la Organización Mundial de la Salud y los lineamientos del Protocolo para la Atención Integral de las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo actualizados en 2019 con rango ministerial[4], para que esos procesos sean realizados de una manera segura. Cuidamos la vida y la salud de quienes deciden interrumpir un embarazo que resulta inviable para ese momento de sus vidas y lo hacemos de un modo cuidado, amoroso y afectuoso. Ambas, vida y salud, constituyen derechos humanos fundamentales, así como el acceso a la información. Sobre estos derechos basamos nuestro activismo.

El 28 de septiembre se celebra también el Día Internacional del Derecho a Saber, una iniciativa reconocida por las Naciones Unidas en la que se reclama derecho a acceder a la información de las administraciones públicas.

Convencidas de la importancia de este derecho y de la relevancia del acceso a la información en este sentido, desde SenRedvenimos produciendo y disputando saberes respecto de la experiencia del aborto. Para eso, desde 2014, sistematizamos y analizamos, año a año, los datos de nuestro hacer.

En los seis años que comprende nuestro trabajo de sistematización, les y las socorristas nos encontramos con 38.116 mujeres a quienes les brindamos información sobre usos seguros de medicación para abortar. De ese total, hemos acompañado en sus procesos de aborto con medicación al 83,8%; es decir, a 31.936 mujeres. Asimismo, también hemos derivado y acompañado a 1.508 mujeres al sistema de salud, mayoritariamente al sistema  público[5].

Entre 2018 y 2019, la variación porcentual de las mujeres que asistieron a los encuentros en los que se brindó información  y fueron acompañadas por socorristas fue del 72,7%, y del 166,4% en las derivaciones al sistema de salud. Lo cual está directamente relacionado con los efectos que produjo en nuestro país la Marea Verde. Esa fuerza que no tiene vuelta atrás, que sigue creciendo exponencialmente en organización y que produjo, entre otras numerosas “victorias”, el reconocimiento del uso del misoprostol para prácticas obstétricas en nuestro país.

En lo que va del 2020, podemos decir que entre el 1 de enero  y el 30 de junio, los datos de sistematización de SenRed arrojan que acompañamos a 9.134 personas en sus en sus procesos de acceso a interrupciones legales de embarazos (Enero y febrero: 3.123; Marzo: 1.517; Abril, mayo y junio: 4494).

El Socorro Rosa Comarca Andina acompaña los procesos de aborto de quienes llaman a nuestra Línea Pública, desde las localidades y parajes de Ñorquinco, El Manso; Foyel, Los Repollos, Villegas, Mallín ahogado, El Bolsón, Lago Puelo, El Hoyo, Epuyén, El Maitén.

Desde el año 2014 hasta el 2019hemos acompañado 351 mujeres y personas con posibilidades de gestar.

años

2014

2015

2016

 

2017

 

2018

 

2019

 

total

Personas  acompañadas

29

65

50

 

54

 

68

 

85

 

351

 

Durante el primer semestre del 2020 nuestra colectiva ha acompañado 88 llamadosa la línea pública de la región mencionada, y sistematizado 72 acompañamientos.Si hacemos una proyección teniendo en cuenta este dato, sobre el resto de este año particular, podríamos aventurar que casi duplicaríamos los procesos acompañados durante el año 2019.

De este total de 72 personas, señalamos algunas cosas para destacar o analizar. En referencia a las edades de quienes nos han solicitado acompañamiento  a las socorristas, los grupos etarios que concentran la mayor proporción de personas acompañadas son aquellos comprendidos entre los 20 y los 39 años, alcanzando casi el 89% del total (64 mujeres), mientrasque las jóvenes hasta 19 años representan el 6,9% y las mayores de 40 el 4,2%.

Edades                           Cantidad        Porcentaje        

De 15 a 19 años

5

6,9

De 20 a 24 años

18

25,0

De 25 a 29 años

23

31,9

De 30 a 34 años

17

23,6

De 35 a 39 años

6

8,3

De 40 a 44 años

3

4,2

Total

72

100,0

 

Desde el sentido común y los mandatos heteropatriarcales,se naturaliza que entre los 20 y los 39 años las mujeresdecidan maternar. Sin embargo, la mayoría de quienes acudieron a nosotras buscando información para abortar de manerasegura tenía esas edades. Esta información permite desmitificar la idea que afirma que las que másabortan son las adolescentes.

Destacamos también que el 52,80% realizaba una actividad laboral por la cual recibía un salario. Sin embargo,también la proporción de desocupadas es elevada: alcanza al 47,20%, es decir 34 mujeres.

Trabajo remunerado    Cantidad      Porcentaje

Si

38

52,8

No

34

47,2

Total

72

100,0

 

Estos datosson aún más llamativos cuando examinamos la condición de esos trabajos remunerados. Solo 16 del total, es decir un 22% de las mujeres entrevistadas tenía trabajoregistrado, es decir con derechos conquistados como aguinaldo, vacaciones pagas, licencias, obrassociales, aportes jubilatorios, entre otros. Si a esto sumamos  que el 72% no tenía acceso a Obra social,  y los altos costos de la medicación para la práctica en las farmacias de la zona, la imposibilidad de contar con recursos económicos para acceder a un aborto seguro se desprende per se. Y esto nos lleva como mínimo a agudizar las demandas de políticas públicas acordes y su pertinente comunicación.

¿Tenés cobertura obra social?          Cantidad     Porcentaje

No

52

72,2

Si

20

27,8

Total

72

100,0

 

Señalamos además que de los 72 procesos de aborto acompañados y  sistematizados por Socorro Rosa Comarca Andina durante el primer semestre de 2020, el 66, 7 % de las mujeres y personas con posibilidad de abortar refirió haber transitado situaciones de violencia machista. Un cúmulo de situaciones y variables contextuales que muestran la vulnerabilidad por la que atravesamos.

Otra información importante para destacar es que  el 89 % de las mujeres y personas con posibilidad de abortar nos contó estar acompañada en esta decisión y  el 68 % manifestó que era la primera vez que transitaba por la experiencia. Dos datos que nos revelan que algunas narrativas respecto a la soledad y a la reiteración de la experiencia comienzan a transformarse. Estos solo algunos de los datos que nos van permitiendo disputar saberes respecto del acontecer del aborto.

Las socorristas decidimos acompañar este acontecer. Con cada historia, acompañamiento o llamado que recibimos, esa decisión política de “estar ahí” con la escucha, la voz y/o la presencia toma valor.

 

Para finalizar…

En Argentina el aborto ya es legal. Las Interrupciones Legales de Embarazo vienen creciendo sostenidamente. Según Luciana Peker (2019) su aplicación creció un 722,8 por ciento del 2014 al 2017 y fueron todavía más altas durante el 2018. En el 2014 se registraron oficialmente 496 abortos legales en el sistema de salud; en el 2015 las ILE llegaron a 1.313; en el 2016 se contabilizaron 1.191 y en el 2017 ascendieron a 3.585.

A pesar de ello, en nuestro país, el acceso a este derecho no es posible para todos los casos o para todas las niñas, jóvenes o mujeres que así lo requieran. Su aplicación es desigual en cada territorio, y a veces en cada institución. Por eso desde SenRed venimos diseñado una pedagogía de saberes colectivos, acompañamientos, redes, viajes y traslados, para estirar este derecho. Convencidas de que a pesar de contar con normativa y jurisprudencia necesaria para su cumplimiento no alcanza para contemplar las situaciones que se presentan respecto del derecho a la salud sexual y (no)reproductiva de las personas con capacidad de gestar y abortar.

Con ello intentamos recuperar colectivamente ese derecho expropiado históricamente por el Estado, interpelando las hegemonías médicas y disputando sentidos a la narrativa estatal y  su reglamentación.

Porque no alcanza.

No alcanzan las causales… queremos su despenalización. Queremos que sea legal, seguro, gratuito,pero también libre y feminista.

Nos lo deben…

Si necesitas información podés comunicarte con nosotras al 2944-909445, delunes a viernes de 9 a 13 y de 15 a 20, y los sábados de 10 a 16. O buscarnos en Facebook, Instagram y Twiter. También podés entrar a la página de https://socorristasenred.org/ para buscar información y despejar dudas. Otros recursos son: la línea gratuita de Salud Sexual de Nación: 0800-222-3444 y entrar a http://www.redsaluddecidir.org/donde-encontrarnos-recursero/ para conectar con la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir.  

Andrea Laura González

Socorro rosa comarca andina, SenRed –feministas que abortamos-



[1]July Chaneton y Nayla Vacarezza. La intemperie y lo intempestivo(2011)

[3]https://socorristasenred.org/estamos-cerca/

[5]Para ampliar la lectura de la totalidad de los datos de sistematización de los acompañamientos de 2019 de SenRed puede verse:https://socorristasenred.org/category/sistematizaciones/