Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: EDITORIAL: ¿QUÉ OFRECEN LOS QUE MUCHO TIENEN? - Crean un sentido común para hacernos tragar la carnada que está en el anzuelo. Un sentido común en el que los medios de comunicación hegemónicos, el sistema educativo y una parte de la sociedad alienada juegan un papel importante, dar credibilidad a ese sentido común que construyen con frases hechas, simples, que toman parte de una "verdad" para embadurnarnos en una no verdad.... leer la editorial completa ....

miércoles, 11 de abril de 2012

EL BOLSÓN: DENUNCIAN QUE FEMINICIDA PODRÍA QUEDAR LIBRE

Por Carlos Enrique Blanco (DNI 16.085.819)

PUBLIQUÉ ESTO EN SEPTIEMBRE DE 2010. HOY LA CAUSA ESTA EN MANOS DE UN JUEZ QUE DEFIENDE A LA POLICIA ASESINA DE BARILOCHE, QUE DEFENDIO A LA POLICIA ASESINA DE EL BOLSON (GUILLERMO "COCO" GARRIDO) Y QUE DEFIENDE "LA VIDA" (ENTIENDASE: PROHIBIA LOS ABORTOS QUE ESTABAN PERMITIDOS POR LEY). HOY, 1 AÑO Y MEDIO DESPUES DE AQUEL MAIL, EL PRESUNTO CULPABLE DEL ASESINATO DE ANGELICA (EL SEÑOR PAULO MONTERO) SIGUE LIBRE Y SIN PROBLEMAS... HAY QUE HACER ALGO.

Hace poco más de 2 años (en enero de 2008) una mujer fue asesinada en el Barrio Luján de El Bolsón. Se llamaba María Angèlica Gomba. La ahorcaron con un cable. Una vez muerta, la metieron adentro de la casilla donde estaba la bomba de agua, en los fondos del terreno de la casa que habitaba. Cerraron la puerta de la casilla con candado y la dejaron ahí.
En el año 2009 fue asesinado “Pirulo”, un remisero de El Bolsón. Lo asesinaron en su propio auto, mientras relizaba un viaje a Esquel. El asesino lo mató, arrojó el cuerpo en la banquina y luego siguió manejando. En el puesto policial que se encuentra a la entrada de esa ciudad, fue atrapado por la policía. Sus ropas estaban manchadas de sangre y se le encontró el cuchillo con el que había asesinado a Pirulo. Los motivos de este hecho siguen en una nebulosa, pero el móvil del robo ya fue descartado como causa del crimen (ESTO YA SE CERRO Y LOS CULPABLES ESTAN EN LA CARCEL).
A principios de este año asesinaron al médico forense de la Policía de Río Negro en El Bolsón. Cuando bajaba del auto y frente a su familia, le pegaron 2 tiros. Un supuesto asesino fue apresado casi de inmediato, pero el juez lo liberó por falta de pruebas. Hasta hoy el asesinato sigue impune, por lo que el gobierno de la provincia ofrece 150 mil pesos de recompensa a quien aporte datos que lleven al esclarecimiento de este asesinato.
Al día siguiente del asesinato de “Pirulo” se organizó una marcha para pedir justicia. La marcha derivó en un piquete que cortó la ruta a la entrada de El Bolsón. El movilero Fabián Balasz, el notero más conocido de la Comarca Andina del Paralelo 42º dijo al aire, al comentar el piquete, “no vi a las organizaciones de Derechos Humanos en la marcha, pidiendo justicia para Pirulo. ¿Por qué no estaban las organizaciones de Derechos Humanos?”. Haciendo uso del desconocimiento
y el lugar común a los que ya nos tienen habituados muchos “comunicadores”, mezcló todo sin ningín prurito, demostrando que tener un micrófono habilita a cualquiera a decir cualquier cosa en cualquier momento. Para que el señor movilero aprenda: cuando un criminal comete un crimen, el criminal está violando la ley, no los derechos humanos. Los derechos humanos son otra cosa y quien debe garantizarlos (y eventualmente quien los viola) es el estado. Un criminal que asesina, no viola un derecho humano. Viola la ley. Tal vez si el señor movilero hiciera uso de esa estupenda herramienta llamada “internet”, podría leer la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU para corroborar estas palabras.

Pero más allá de este hecho, lo curioso de la marcha fue que se realizó para pedir por algo que ya había ocurrido: el asesino de “Pirulo” había sido apresado apenas una hora después de haber cometido el crimen. Aún así, muchos vecinos de la localidad concurrieron a la marcha organizada para....para...¿para qué?
Nadie organizó una marcha para pedir justicia para María Angèlica.
Aunque en relación a su caso, sí se organizó una marcha: fue para defender al presunto culpable de su asesinato, alguien sobre quien pesan las más firmes sospechas y de quién, tanto el fiscal como el primer juez de la causa, el juez Losada de Bariloche, están seguros
que cometió el crimen. No piensa lo mismo el juez Calcagno, quien tiene actualmente a su cargo la causa y que “durmió” el proceso a la espera vaya a saber de qué milagro.
La marcha a favor del presunto culpable no surgió de la nada: fue convocada por un cura desde un púlpito junto a la madre del sospechoso, una ferviente militante católica, que defendió a su hijo diciendo que él era una buena persona y que no había cometido ese crimen porque va siempre a la iglesia.
Una recompensa cuantiosa ofrecida para esclarecer el asesinato del médico forense de la policía. Una marcha organizada para pedir justicia donde ya se había hecho justicia. Un movilero que confunde violación de la ley con violación de los derechos humanos.
Nadie ofreció ninguna recompensa a quien aportara datos para esclarecer el crimen de María Angelica. Será porque no trabajaba para la policía de Río Negro. O porque no era una profesional. Apenas si atendía un quiosco y trabajaba en la barra de un restaurante. O será
porque no era varón.
Para atrapar al asesino de un médico de la policía se ofrece una cuantiosa recompensa.
Para que atrapen a un asesino que ya había sido apresado por el asesinato de “Pirulo” se organiza una marcha que corta la ruta (metodología que siempre se critica cuando la usan los maestros, los estudiantes o los piqueteros).
El señor movilero reta a los organismos locales de Derechos Humanos por no ir a la marcha para pedir justicia para “Pirulo”.
¿Iguales ante la ley?.
Indudablemente no.
Gracias al gobierno de Río Negro hoy sabemos que las diferencias de género no existen sólo en vida. Ahora también existen en la muerte.
Gracias a la “gente” ahora también sabemos que si tocan a “Pirulo”, sí, pero si le toca a "Pirula”, no. Mientras tanto María Angelica sigue esperando. Pero era mujer, así que mejor, que en paz descanse.