Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: LA CULPA Y EL DESTINO - Pensar hasta dónde estamos hechos de sentidos comunes fabricados y pensados especialmente para dominarnos, es a veces un poco espeluznante. El patriarcado y el cristianismo son dos corrientes políticas que han generado dispositivos de los más poderosos. .... leer la editorial completa ....

lunes, 24 de agosto de 2009

COMUNICADO: INDEC ANTE EL DECRETO PRESIDENCIAL

Buenos Aires (JUNTA INTERNA ATE-INDEC)- El pasado 21, el ministro de Economía puso en conocimiento público las nuevas decisiones del Poder Ejecutivo en relación con el Instituto Nacional de Estadística y Censos.
Muy lejos de cualquier revisión del curso seguido hasta ahora, nos encontramos frente al nombramiento, como “Director Técnico” del Instituto, de uno de los más destacados responsables del descrédito en que ha caído el organismo desde enero de 2007.
La designación de Norberto Itzcovich y el mantenimiento del resto de los funcionarios de la Intervención, incluyendo a la actual Directora, Ana María Edwin, constituyen una burla a las expectativas de la mayor parte de la sociedad. La difusa configuración de organismos consultivos o comisiones de seguimiento, que serían informados por la Intervención y que en caso de constituirse lo harían en el marco definido por esa continuidad de los actuales funcionarios, está muy lejos de cualquier esfuerzo serio por resolver la crisis técnica, institucional y laboral en que han sumido al Instituto.
Los trabajadores del INDEC denunciamos este nuevo intento de disimular la destrucción del organismo tras una escenografía de refundación técnica. Insistimos en que la salida de la crisis institucional del INDEC y la recuperación de las estadísticas públicas dependen de poner fin a la Intervención y a la persecución interna de los trabajadores que se oponen a ella.
Ninguna “ingeniería organizacional” dará frutos sobre la base de la continuidad de los responsables de la manipulación, las amenazas y las acciones de violencia, y de la discriminación laboral y sindical. No se trata de un problema de “organización interna”, ni de dar con el asesor adecuado: hay que dejar de manipular los datos y de apretar a los trabajadores que lo denuncian. Así de simple.