Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: EDITORIAL: ¿QUÉ OFRECEN LOS QUE MUCHO TIENEN? - Crean un sentido común para hacernos tragar la carnada que está en el anzuelo. Un sentido común en el que los medios de comunicación hegemónicos, el sistema educativo y una parte de la sociedad alienada juegan un papel importante, dar credibilidad a ese sentido común que construyen con frases hechas, simples, que toman parte de una "verdad" para embadurnarnos en una no verdad.... leer la editorial completa ....

miércoles, 22 de abril de 2009

EL PARO NACIONAL DE ATE SE SINTIÓ EN RÍO NEGRO Y NEUQUEN

Bariloche (Gente de Radio).- Sobre la base de la jornada nacional de lucha convocada por la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) también resolvió un paro donde realizaron movilizaciones y actos públicos de protesta y denuncia. Una multitudinaria manifestación se llevo a cabo sobre el puente carretero que una las provincias de Río Negro y Neuquen, “... para que este puente no nos separe a los trabajadores, sino que sea un punto de encuentro, de unión de los que necesitamos cada vez mas organizarnos, unirnos...” expresaba Hugo Rojas, secretario general de ATE Río Negro, en comunicación con FM GENTE DE RADIO.
La principal cuestión que se plantea en esta movilización, es la justa distribución de la riqueza ante la inminente crisis que golpea a los que menos tienen, debido a la devaluación con congelamiento salarial promovido por el sector industrial, entre otros puntos, que aseguran sus ganancias a costilla de los y las trabajadoras con la creación de las cuasimonedas con las que el gobierno pretende saldar deudas a 18 o 20 años, la cual implicaría la reducción de los salarios por demás bastardeados.
Por su parte, Rojas puntualizo que “... solicitar aumentos salariales, solicitar la asignación universal por hijo y el cese de suspenciones y despidos, es lo más urgente...”. En referencia a las políticas publicas implementadas por el gobierno nacional, Hugo Rojas expreso que ATE no concuerda con las mismas, y proponen que se deben volcar hacia los trabajadores la mayor cantidad de recursos y dejar de ser garantes de los grandes grupos económicos. Para finalizar, el secretario general de ATE, remarco que sino se dan respuestas a los tres principales puntos del reclamo de los estatales, en mayo volverán a manifestarse en las calles con movilizaciones masivas en el ámbito nacional.
Por otro lado, en nuestra ciudad la seccional de la CTA concentraba su movilización, entre otras actividades, en una radio abierta a realizarse en el centro de la ciudad, enmarcadas en las jornadas de lucha y protesta a escala nacional.

EL GOBIERNO HIZO UNA PROPUESTA DE RECUPERACIÓN DE LOS DÍAS DE PARO

BARILOCHE (ANBariloche).- Autoridades del Ministerio de Educación y referentes del gremio UNTER se reunieron ayer en el marco de una nueva paritaria para analizar varios temas. Entre otras cosas, se avanzó en la reformulación del calendario escolar para recuperar los días de clase perdidos por el paro del sindicato.
Del encuentro –que duró poco más de cuatro horas- participaron el ministro de Educación, César Barbeito; el coordinador de Políticas Gremiales, Alejandro Betelú; las subsecretarias de Educación, Norma Nakandakare; de Planeamiento, Doris Borobia y de Coordinación Pedagógico, Andrea Novillo Pintos y los vocales del Consejo Provincial (CPE) Jorge Sartor y Amira Nataine.
Por el sindicato participaron su secretario general, Marcelo Nervi, el secretario adjunto, Ricardo Berros, el titular de Prensa, Pedro Bichara y el vocal gremial del CPE, Héctor Roncallo.
En este marco, el Ministerio presentó la propuesta de reformulación del calendario escolar para cumplir efectivamente con el compromiso de los 180 días de clase para todos los alumnos de la provincia
Según se informó desde el gobierno, el proyecto de la cartera educativa propone la unificación de los períodos lectivos para nivel Primario de Febrero-Diciembre y de Marzo–Noviembre; la supresión de las jornadas institucionales y de los encuentros presenciales de capacitación, más realización de algún encuentro durante los días sábados.
Con esta iniciativa, el Ministerio prevé obtener 14 días hábiles en abril, 19 en mayo (más 1 días sábado), 21 en junio (2 sábados), 17 en julio, 20 en agosto (1 sábado), 22 en septiembre (2 sábados), 21 en octubre (1 sábado), 21 en noviembre (1 sábado) y 16 en diciembre (1 sábado).
La propuesta del Ministerio establece además, reducir le receso invernal en todas las regiones del 18 al 26 de julio, excepto en las zonas Andina, Andina Sur y Sur I y II donde el receso sería entre el 18 de julio al 2 de agosto.
Según la iniciativa, este calendario será de cumplimiento total para quienes hayan perdido la totalidad de los días de clase durante el paro. Mientras que quienes hayan perdido solo algunas jornadas deberán ir recuperándolas de acuerdo a cada situación.
El Ministerio propuso además crear comisiones por niveles -en ámbitos de la Subsecretarías y el CPE- para atender la especificidad que demanda la construcción de las propuestas de recuperación de días.
Ante este planteo, el gremio manifestó que acuerda con la necesidad de reestructuración de calendario escolar y para poder avanzar puntualmente en la propuesta se debe tener en cuenta la realidad de cada uno de los niveles y modalidades.
Además, la UNTER se comprometió a analizar en las Secretarías de Nivel de la organización la propuesta vertida y formalizar una respuesta en el próximo encuentro entre ambas partes, el próximo lunes 27 a las 10 en el ámbito del CPE.

Otros temas
Por otra parte y en cuanto al tema vinculado con las viviendas para los trabajadores del sector docente, las partes acordaron concretar una reunión con el Instituto de Planificación y Promoción de Viviendas (IPPV) para el martes próximo.
Asimismo, se acordó una prórroga hasta el 15 de mayo del período de inscripción para intineratos y suplencias para todos los niveles en el ciclo lectivo 2010, lo que será establecido en la norma correspondiente a dictarse en el marco del CPE.

COMUNICADO: POR QUÉ LOS 22 CASOS DE CRIMENES DE LESA HUMANIDAD NO TIENE QUE IR A BAHIA BLANCA

A la comunidad de Neuquén y Río Negro:

La decisión de la jueza federal de Neuquén -avalada por un sector de la APDH- respecto a enviar a Bahía Blanca 22 casos de la causa donde se ventilan algunos de los crímenes de lesa humanidad cometidos en la región durante el genocidio perpetrado por la última dictadura militar, significa un paso hacia la impunidad y el olvido. Son múltiples las razones jurídicas, investigativas, políticas y morales por las cuales tal determinación constituye una aberración. Aquí enumeraremos algunas con el fin de combatir la falta de información que padece al respecto la opinión pública. La conclusión se impone por sí misma: el desmembramiento de la denominada causa de los Derechos Humanos parece obedecer a una intención encubridora por parte de ciertos sectores de la justicia e implica un grueso error político de los sectores de la APDH que apoyan dicha medida.

Los casos que se enviarán a Bahía Blanca

Los 22 expedientes que se enviarán a Bahía Blanca integran el conjunto casos del que fuera el tercer gran operativo "antisubversivo" emprendido en las provincias de Río Negro y Neuquén. Dicho operativo comenzó el 9 de junio de 1976 en Neuquén, continuó en los días siguientes en Cipolletti, Cinco Saltos y Barda del Medio y terminó el 15 de junio en Cutral Co. Durante el mismo se combinaron las dos modalidades que había asumido la represión política: la clandestina o "nocturna" y el "semilegal" o "diurna". De un lado hubo secuestros realizados por el grupo de tareas (sujetos de civil fuertemente armados que se movilizaban en automóviles particulares) y del otro procedimientos de detención en los cuales los perpetradores identificaron su pertenencia al Ejército y/o las fuerzas de seguridad. Surge claramente la interrelacion entre tales "operativos negros" (grupos de tareas, secuestros, centros clandestinos) y los "operativos blancos" (detenciones semilegales, con personal de uniforme y en vehículos oficiales, presos reconocidos por decretos del Poder Ejecutivo, cautiverio en cárceles). De todos los ocurridos en la región, fue el operativo donde mejor se traslucen la jurisdicción utilizada, la separación de tareas y la coordinación conjunta de todas las fuerzas represivas (Ejército, Policía Federal, Servicio Penitenciario Federal y policías provinciales). También queda al descubierto el encubrimiento deliberado de la justicia federal y la complicidad de la intervención militar de Neuquén. Fue, por último, el operativo que más desaparecidos produjo en la región. Al día de la fecha, nueve de sus víctimas continúan en ese estado: Alicia Pifarré, Carlos Schedan, Miguel Angel Pincheira, José Delineo Méndez, Carlos Cháves, Arlene Seguel, Susana Mujica, Cecilia Vecchi y Mirta Tronelli.

Aberración jurídica

Es totalmente falaz el argumento que la jueza federal esgrime para enviar esos casos a Bahía Blanca. Basada en un tecnicismo jurídico que determina que los crímenes deben ser investigados y juzgados en la jurisdicción donde se cometieron los delitos más graves, la magistrada pretende que las torturas y muerte de muchos de ellos ocurrieron en Bahía Blanca.
En primer lugar es falso que sólo allí se haya torturado a las víctimas. Hay pruebas fehacientes que demuestran que Alicia Pifarré fue primero torturada en La Escuelita de Neuquén y que muchos detenidos sufrieron el mismo trato en la comisaría de Cutral Co antes de ser trasladados a Bahía Blanca. También hay indicios que sugieren que por lo menos dos víctimas estuvieron unos días cautivas en La Escuelita de Neuquén antes de ser llevadas a aquella ciudad, sede del Comando V Cuerpo de Ejército. Para el caso de los sobrevivientes: ¿con qué criterio se pretende concluir que las torturas sufridas allá fueron más graves que las sufridas acá?
En segundo lugar, no está probado que los nueve desaparecidos hayan sido asesinados en Bahía Blanca. Aunque ello resulta posible, la idea constituye una hipótesis que de ningún modo ha sido probada. Por el contrario, hay casos que sugieren que otras víctimas podrían haber sido muertas y enterradas en la región tras ser "liberadas" en Bahía Blanca.
No es cierto que sea obligatorio que éstas causas de Derechos Humanos deban elevarse a la jurisdicción donde supuestamente se cometieron los delitos más graves. Hay muchos criterios para tomar una decisión así y no solo aquel. Los criterios de jurisdicción son en estos casos flexibles y no rígidos. El argumento técnico, por tanto, parece una mentira diseñada para confundir. Si no fuera falaz, la Fiscalía de Neuquén no podría haber apelado la derivación de los casos a Bahía Blanca. En resumen: no hay ningún argumento técnico incontestable para mandar estos expedientes a Bahía Blanca.

La mayoría de los represores del Comando V Cuerpo de Ejército y del Comando Subzona 5.1. que podrían ser imputados por los casos ocurridos aquí están muertos (Azpitarte, Cruciani, etc). Es decir que llegado el caso de que estos 22 casos llegaran a juicio en Bahía Blanca, la mayoría de los imputados serían militares y policías que actuaron en la región. ¿Para qué entonces juzgarlos en Bahía Blanca?


Aberración investigativa

En esos 22 legajos hay abundante prueba que sirve no solo para esclarecer esos casos, sino que también arrojan luz sobre las características generales de cómo funcionaban y se compenetraban el sistema clandestino y el "semilegal" de la represión con el sistema judicial, penal y la intervención militar.
En ellos se encuentra la prueba más contundente sobre la participación en ambas modalidades represivas de la Policía Federal y de la Policía de la Provincia de Neuquén. Esas dos fuerzas son, justamente, las que han quedado afuera de los juicios que se llevaran a cabo en Neuquén debido a que el ex juez Guillermo Labate nunca procesó a miembros de ambas policías, con la excepción de Héctor Mendoza quien aún continúa prófugo.
Los casos de Cutral Co son los únicos de toda la causa donde se registraron torturas cometidas en una dependencia de la policía de Neuquén: la Comisaría Cuarta de la ciudad petrolera. En el operativo de Cutral Co está probada la participación en las detenciones (no en los secuestros) de altos oficiales de la policía de Neuquén que actuaron en coordinación con el Ejército, la Policía Federal y los grupos de tareas. En ese operativo todas las fuerzas operaron de manera coordinada; o sea que se prueba que todas conocían de la existencia y el modus operandi de los grupos de tareas, es decir, de los secuestradores/torturadores.
Está sobradamente probada la participación de un oficial de Policía Federal en el grupo de tareas que secuestró a Alicia Pifarré el 9 de junio de 1976. Este oficial confesó en la instrucción de los ´80 que su función era hacer de enlace entre el Destacamento de Inteligencia 182 del Ejército y la Delegación Neuquén de la Policía Federal. Es, por tanto, un imputado clave para demostrar la relación entre ambas dependencias. Sin embargo, el represor nunca fue procesado por el ex juez Guillermo Labate.
La participación de la Policía Federal también surge claramente en las detenciones y secuestros de Carlos Schedan, Arlene Seguel y Alicia Villaverde. Solo a título de último ejemplo, los detenidos del 9 de junio estuvieron casi todos cautivos por horas en la Delegación de la Policía Federal antes de ser trasladados a La Escuelita de Neuquén y luego a la U9 o a Bahía Blanca.

En el caso de Alicia Pifarré también se evidencia con mucha claridad cómo la justicia federal de aquellos días actuaba como encubridora de la represión. Aunque eso no se puede probar fehacientemente (es decir, las piezas documentales no son suficientes para procesar a algún ex funcionario judicial), la complicidad de la justicia federal salta a la vista para quien quiera mirarla.
Los secuestrados el 9 de junio de 1976 constituyen los primeros casos registrados de personas que estuvieron cautivas en "La Escuelita" de Neuquén. En días posteriores, otras dos personas aún no identificadas estuvieron allí por días para, seguramente, ser torturadas. Es decir que al enviar tales casos a Bahía Blanca, se está desmembrando la historia de "La Escuelita".
Hay claros indicios de la participación de varios miembros (oficiales y suboficiales) del Destacamento de Inteligencia 182 en los secuestros y traslados a Bahía Blanca por esas fechas. Uno de ellos tampoco ha sido procesado por el ex juez Guillermo Labate aunque fue denunciado con nombre y apellido por el testigo Miguel Suñer.
Como no está probado que todos los desaparecidos de esta razzia hayan sido muertos en Bahía Blanca, al enviar sus legajos a esa ciudad se pierde una punta de ovillo para encontrar los lugares de enterramientos clandestinos en la región. La documentación prueba que por lo menos en las "liberaciones" de Miguel Angel Pincheira y José Delineo Méndez estuvieron y viajaron hacia allí oficiales y suboficiales del Comando Subzona 5.2 y del Destacamento de Inteligencia 182, lo que equivale a decir que no se sabe fehacientemente si fueron asesinados en Bahía Blanca o traídos antes a Neuquén.
Menos los casos de los secuestrados por los grupos de tareas, los "operativos blancos" fueron reconocidos en un comunicado emitido por el Comando Subzona 5.2.. Si existe esta prueba respecto a qué jurisdicción militar dio la orden para concretar las detenciones, ¿qué sentido tiene enviarlo a otra jurisdicción?
No es cierto que la investigación de lo sucedido entre el 9 y el 15 de junio esté agotada. Por el contrario, abundan líneas de investigación que no han sido profundizadas.


Aberración política

El actual juez federal de Bahía Blanca, Álvarez Canale, fue secretario del juzgado o de la fiscalía de esa ciudad durante la dictadura militar. Es decir que el juez que será encargado de investigar y elevar a juicio los 22 casos, era uno de los funcionarios que hace treinta años firmaba los rechazos y desestimaciones de los recursos de habeas corpus presentados por los familiares de los desaparecidos.
Las posibilidades de que esos 22 casos lleguen a juicio en Bahía Blanca son muchísimo menores a las posibilidades de que sean ventilados en Neuquén. Si esos casos no llegan a juicio habrá una cantidad indeterminada de represores impunes, entre ellos un oficial de la Policía Federal que fue miembro de los grupos de tareas, otro aún no identificado que participó del secuestro de Arlene Seguel, oficiales de la policía provincial que estuvieron en el operativo de Cutral Co y otros secuestradores, jefes, torturadores o cómplices encubridores que pudieran surgir de la consecución de la investigación.
La mayoría de los organismos de Derechos Humanos de la Argentina son proclives a que los juicios contra los represores se lleven a cabo en los lugares donde las víctimas militaban y vivían.


Aberración moral

Es de una crueldad absoluta el obligar a las víctimas a seguir esperando que sus casos lleguen a juicio. Además de los más de 30 años transcurridos, ¿cuántos más deberán esperar si sus casos van a Bahía Blanca, uno de los lugares donde, como reconoció el mismo fiscal Cañón, las causas de Derechos Humanos están más atrasadas.

CONTACTOS: (0299) 154138130 - 155170001