Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: “MIEDO Y HEGEMONÍA - Usualmente nos gusta aportar propuestas y alternativas para la transformación de nuestra realidad social. Hoy nos vemos sorprendides, atrapades en un aislamiento, sin saber cómo gestionar la colectividad y el cuerpo a cuerpo, sin poder poner el cuerpo..... leer la editorial completa ....

miércoles, 23 de octubre de 2013

7 AÑOS SIN OTOÑO

El Bolsón (ANPP).-
Otoño Uriarte, desapareció hace 7 años, y todavía su caso sigue impune.

Otoño Uriarte, desapareció en la localidad de Fernandez Oro, cuando tenía 16 años.    Su cuerpo fue hallado seis meses después, en un canal de riego de Cipolletti.


La desaparición de Otoño Uriarte, el 23 de octubre de 2006, debe ser leída en el contexto de un sistema de corrupción que involucra a policías rionegrinos y -seguramente- responsables del poder político. Aunque todavía no hay nadie preso, la sospecha generalizada es que Otoño fue secuestrada, violada y asesinada por una banda de proxenetas en connivencia con la policía.
Roberto Uriarte -padre de Otoño- sospechó desde un principio que su hija podría haber sido víctima de una red de trata de personas. “Temo que a mi hija la estén llevando de un prostíbulo a otro”, dijo en aquellos días en que se la buscaba desesperadamente.
Los familiares pusieron bajo sospecha a la policía y a la Justicia local. Se descubrió, a través de una escucha telefónica, que una comisaría de Choele Choel se encargada de blanquear a jóvenes raptadas y obligadas a prostituirse.
Pese a la imponente movilización regional, la policía nunca la encontró.


La investigación estuvo colmada de irregularidades, amenazas, muertes y curiosas declaraciones de funcionarios de alto nivel de la provincia.
Un testigo murió atropellado, la jueza que entendía en esta causa,  María del Carmen García García estuvo tres años con licencia psiquiátrica antes de ser apartada; el fiscal Oscar Cid también fue apartado.
Hoy a 7 años aún no hay nadie tras las rejas pagando por el terrible crimen que deja entrever una punta del siniestro círculo mafioso dedicado a la trata de personas en Río Negro y otros puntos del país.