Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: “MIEDO Y HEGEMONÍA - Usualmente nos gusta aportar propuestas y alternativas para la transformación de nuestra realidad social. Hoy nos vemos sorprendides, atrapades en un aislamiento, sin saber cómo gestionar la colectividad y el cuerpo a cuerpo, sin poder poner el cuerpo..... leer la editorial completa ....

jueves, 29 de abril de 2010

LOS MEDIOS MASIVOS JUSTIFICAN EL FUSILAMIENTO POLICIAL DE UN MUCHACHO

Buenos Aires(AW).- Los medios en pos de la seguridad justifican lo injustificable, como que se mate a una persona que supuestamente robaba un auto, con seis disparos, cuando está nunca respondió con armas de fuego. Los medios no dudaron en justificaron tal acción con frases que como: "1 a 0. Policía mató a delincuente", del diario Crónica.

(CORREPI) El martes 20 de abril de 2010 las fuerzas represivas del Estado argentino volvieron a fusilar. Lo particular del caso, es que estuvo todo filmado por las cámaras de un garaje en el barrio de Monserrat. Las imágenes fueron reproducidas por los grandes medios. En ellas se ve como un joven se lleva el auto de una mujer mediante la amenaza de poseer un arma. El muchacho se hace del coche y se retira. En el momento que intenta escapar, llega un móvil policial y un asesino a sueldo pagado por el Estado lo fusila con seis disparos.

El auto en el que viajaba el fusilado quedó hecho un colador, y fue totalmente cubierto por paneles para que no se divisaran con claridad las marcas de la masacre. Otro modo de operar que se vio, y es muy frecuente en los últimos tiempos, son los paneles que utiliza la federal cada vez que hay un muerto. Paradojas de la "utilización de la tecnología para prevenir el crimen": quieren llenar de cámaras las ciudades para "combatir el delito", pero cuando un agente represor asesina a un pibe pobre, tapan la escena para poder plantar, sin que nadie los vea y moleste, el 38 correspondiente para justificar el fusilamiento.

Nada nuevo dentro de lo que es inherente a cualquier Estado dentro del modo de producción capitalista. Lo llamativo del hecho es que se pudo ver, por todos los medios, cómo la policía lo asesinó. Obviamente esto dio para que desde las distintas empresas periodísticas se hicieran diferentes interpretaciones de los hechos.

La primera versión que se difundió, a primeras horas del día, fue la de las fuerzas represivas: "Dos delincuentes armados entraron a punta de pistola al garaje, robaron un auto y cuando salían se tirotearon (intercambio de disparos) con la policía, resultando uno muerto y otro dándose a la fuga". La mayoría de los medios adhirieron. Con el correr de la mañana, estos argumentos se hicieron insostenibles. Las imágenes de las cámaras y los testimonios de los testigos derribaron de un plumazo "la teoría del enfrentamiento" y de que "eran dos delincuentes".

Al ver las imágenes, los periodistas de TN aseguraron que el chico no tenía ningún arma. Cuando un testigo aseguró que "sólo únicamente dispararon los policías y que el muchacho viajaba sólo en el auto", la periodista comentó: "Si estaba escapando, y no disparó, y tampoco puso en riesgo la vida de nadie, que lo maten de 5 balazos pareciera como demasiado, ¿no?". ¿Demasiado? ¿Qué es lo que no sería demasiado? ¿Habrá querido decir que con 1 ó 2 eran suficientes?

C5N vio lo que no fue y justifica el asesinato Al mostrar las imágenes, el periodista va relatando: "El delincuente a punta de pistola roba y intenta escapar. Aparece un policía -recordemos que el delincuente está armado (aclara el periodista)-... tiros... y muere".

Hay más todavía. Si estas justificaciones del asesinato son atroces, lo del diario Crónica es netamente un parte de guerra. "1 a 0. Policía mató a delincuente", tituló el diario al día siguiente, ocupando casi ¾ de la tapa. El diario Crónica, un fiel aliado de los kirchneristas, demuestra hasta qué punto la burguesía está dispuesta a llegar para cooptar el consenso de la misma clase reprimida y así continuar la coerción directa contra jóvenes, pobres y morochos.

Fuentes: Agencia Walsh / CORREPI