Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: LA CULPA Y EL DESTINO - Pensar hasta dónde estamos hechos de sentidos comunes fabricados y pensados especialmente para dominarnos, es a veces un poco espeluznante. El patriarcado y el cristianismo son dos corrientes políticas que han generado dispositivos de los más poderosos. .... leer la editorial completa ....

domingo, 20 de septiembre de 2009

EDITORIAL

"La libertad de expresión es decir lo que la gente no quiere oír."
George Orwell (1903-1950)

Con la media sanción del proyecto de ley de servicios de comunicación audiovisual, la semana pasada, la libertad de expresión deja de ser un dicho para convertirse en un hecho. Si algo tiene en particular esta ley es que en su espiritu se contempla el derecho humano y universal de la libertad de expresión y que, la noción de pluralismo la recorre por completo.
Sólo un "sistema pluralista de medios puede oponerse al sistema centralizador". En el año 2003 la Cumbre Mundial de la sociedad de la Informción desarrollada en Ginebra, planteó "que el pluralismo y la diversidad de los medios de comunicación debe garantizarse a través de una legislación adecuada."Esta ley tan debatida y con posturas tan radicales no está haciendo más que eso, legislar adecuadamente para garantizar el derecho democrático de la información.
Como parte de la retórica de los argentinos, aparecen en los discursos una nueva dicotomía: si estás a favor de la ley sos Kirchnerista, de lo contrario tenés que oponerte. Poco se habla de que está ley no es del gobierno sino de todos aquellos que han trabajado y bregadao desde hace mucho tiempo por una ley de radiodifusión de la democracia, ya que la ley que nos rige es un legado de la sangrienta dictadura, por consiguiente su normativa no coindice con el estado de derecho.
Se hacía necesario una norma que contemple a los medios en su totalidad, además tenga en cuenta la diversidad cultural, regional, ideológica, etc.que hay en la Argentina, pero sobre todas las cosas que se democratice la palabra a lo largo y ancho del país a traves del otrogamiento de licencia aquellas emisoras que están realizando con esfuerzo una verdadera comunicación social.
Esta ley no es de un gobierno sino de todos los ciudadanos, por ello, debe trascender los egoismo mezquinos de los partidos políticos y de la clase hegemónica que no desea perder absolutamente nada.
Queda como tarea estar atentos a la reglamentación de los articulos para que verdaderamente sea la ley que muchos esperamos.