Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: ENredADES - Trabajamos muchas horas para cobrar salarios que no alcanzan y nos quedamos sin el tiempo para generar otras economías, otros vínculos, otras formas de organización y abastecimiento, no sólo de nuestras necesidades primarias sino también de nuestros deseos y sueños.... leer la editorial completa ....

sábado, 26 de enero de 2019

CORRESPONSALÍA POPULAR DESDE VENEZUELA REVOLUCIONARIA

El Bolsón (RLN).- Desde Caracas Elí Briceño, habitual corresponsal de nuestros medios, nos envía un informe de diez minutos en los que se explica la situación actual, la diferencia con otras

intervenciones colonialistas del imperialismo gringo, y las diferencias con el ataque de similares magnitudes en 2002, pero que esta vez, ni siquiera lograron mantener a su cipayo en el poder más de una hora. Un montaje mediatico internacional que buscaba un intento de clavar sus garras en el Digno Pueblo Venezolano, y seguir preparando el "sentido común creado" a nivel internacional para una intervención militar. Pero allí está el Pueblo, preparado militar y psicológicamente para defender su autonomía, su independencia y los logros que vienen generando con el proceso revolucionario.




Escuchemos la nota realizada a Elí Briceño hace apenas algunas horas atrás:

       DESCARGAR 

EDITORIAL: "VENEZUELA RESISTE Y SIGUE DE PIE, DIGNA, REVOLUCIONARIA, Y CONSTRUYENDO FUTURO"

El Bolsón (ANPP).-Editorial de la Agrupación Rojinegra:
FOTO: CUBADEBATE
VENEZUELA RESISTE Y SIGUE DE PIE, DIGNA, REVOLUCIONARIA, Y CONSTRUYENDO FUTURO

Hace muchos años, cuando Chávez comenzó a escribir su discurso antimperialista, muchos nos preguntamos hasta dónde era cierto y hasta dónde llegaría. Hace ya más de veinte años que la revolución avanza. Y sí, avanza. A las revoluciones, no se llega. La revolución no es un estado determinado, es justamente lo contrario. Es un estar cambiando. Es un estar transformando. Pasa que, desde un cierto momento, empezamos a llamar a un proceso como revolucionario y no en cualquier momento. Ese momento es en el que el poder es tomado por quienes, con el apoyo popular, empiezan a posicionarse en contra del poder hegemónico y burgués, y para esto comienzan a realizar transformaciones estructurales en las políticas internas. ¿Cuáles son las mejores o las más prioritarias? Eso es algo que queda en manos de cada grupo revolucionario, y es lo que lleva a que muchos otros grupos ( que aunque militan por el mismo fin) empiecen a ser críticos del proceso o de las personas que conducen el proceso. 
Lo que ocurre en Venezuela, al igual que en Cuba, es que quienes son críticos de la conducción, tienen claro que quienes están tomando las decisiones, lo hacen con la mejor de las intenciones. Entonces, como dicen los cubanos, " sí le preguntas a un cubano qué piensa del gobierno cubano va a criticarlo durante dos horas, pero no va a dudar en salir a la calle a apoyarlo como referente de un proceso revolucionario que quiere seguir sosteniendo". 
Es que para que se pueda llevar adelante un proceso revolucionario, hace falta un pueblo capaz de comprender, tomar distancia, analizar y tomar postura, de un proceso u otro. Eso es un pueblo conciente. Las revoluciones no se hacen como en las democracias burguesas, donde un dirigente dice qué y todos acatan sin pensar. 
Por eso, los procesos revolucionarios se mantienen sólo armando al pueblo. Y esto significa que el pueblo tiene el poder de sostener o derrocar. De permitir o repeler una invasión. Es el pueblo quien decide el rumbo. 
Por estos días hemos tenido que soportar una de las campañas mediáticas más intensas de los últimos tiempos. Una campaña que abarca, no sólo a los medios burgueses o que responden al poder hegemónico de cada país, sino de toda la región. De esta región que viene siendo ocupada ilegitimamente por la derecha fascista comandada por Estados Unidos. Igual que en los setenta, con las dictaduras, pero ahora en pseudo democracias, en las que por decretos de necesidad y urgencia o con el aval del sistema judicial, se encarcela a opositores y se definen todas las medidas antipopulares que necesita el capital internacional para saquearnos. 
Venezuela es ejemplo de dignidad. Lucha en la calle, como este miércoles en qué cientos de miles salieron a la calle a defender al proceso revolucionario. 
Y aunque la estrategia del imperio yankee ya está en marcha y tiene planes de deslegitimar al gobierno que fue electo en votaciones observadas internacionalmente, y en las que se eligió a Maduro como presidente por un nuevo período, montando una farsa de nuevas elecciones con candidatos supuestamente chavistas que sirvan para legitimarlas, hoy no han podido. No han podido porque la decisión del pueblo es clara. Apoya a Maduro. Y aunque la orquesta de medios serviles al imperialismo muestre descontento en la población, nada de eso realmente es lo que muestran. Sólo intentan dar legitimidad a la siguiente estrategia, que es una posible invasión con tropas disfrazadas de venezolanos, pero entrenadas y dirigidas por Yankees. 
Una estrategia gringa que cuenta con la participación de sus cipayos del grupo Lima, lamebotas del patrón del norte. Del grupo Lima y de varios políticos que creen que si no expresan su aval al golpista Guaidós, no tendrán apoyo del imperio en sus próximas campañas electorales. Una acción que los desmarca y los punta de cuerpo entero. Están dispuestos a hacer lo que les digan. Massa, Pichetto, Urtubey, y una sarta de títeres peligrosos. 
Pero la cosa no es tan simple. Estados unidos quiere Venezuela porque la única forma de sostener su poderío, es aumentando poder. Pero algunas potencias clave como China y Rusia, no están dispuestos a seguir jugando el juego de EEUU. 
Y no sólo China y Rusia. También una amplísima mayoría de países del mundo que no son tan imberbes como para apoyar un golpe de estado que no tiene futuro. 
Y cada apoyo cuenta. Por eso desde nuestra Agrupación, repudiamos la actitud autoritaria, antidemocrática y antipopular de nuestro presidente, Mauricio Macri, que reconoció a un golpista antipopular como legítimo gobierno de un pueblo hermano. Repudiamos el intervencionismo yankee, que al igual que en nuestro país, mete sus garras para generar dolor y empobrecimiento a nuestros pueblos. 
Repudiamos a la prensa cipaya, que responde a intereses de empresas y del poder hegemónico. Repudiamos la indiferencia de quienes, sabiendo que esto ocurre, no expresan su opinión. 
Apoyamos el proceso revolucionario de Venezuela, a Maduro y al pueblo Venezolano. Pueblo que lucha, se organiza y se forma para seguir revolucionándose. Pueblo que entiende que Revolución es un camino, que siempre será perfectible, y que se compromete a seguir transformando. 
Pueblo de Venezuela, desde este sur patagónico, ¡nuestro abrazo hermano!

NOTA DE OPINIÓN: "OTRA VEZ Y COMO SIEMPRE"

El Bolsón (ANPP).-Nota de opinión, por Carola Chavez:
OTRA VEZ Y COMO SIEMPRE
Oooootra vez el suicidio. Otra vez la esperanza de marketing, las imágenes con photoshop de falsos héroes encapuchados luchando por una libertad que nadie les ha quitado, entre ángeles y banderas. Otra vez se oye la pavosísima “Color Esperanza” sonando en algún apartamento de El Cafetal.  Otra vez la estampitas de la Virgen Dorada de Altamira llorando lágrimas de sangre sobre una bandera siete estrellas. Otra vez la pancarta que dice: “Mamá, salí a luchar por Venezuela, si no regreso es que me fui con ella”. Otra vez la nota en la puerta de la consulta médica: “Hoy (día de la marcha) solamente atenderá a una paciente que se llama Venezuela”. Otra vez la nazicursilería. 

Otra vez la farándula. Otra vez cantantes olvidados se promocionan, no con sus canciones, que ya no suenan, sino con alguna declaración empalagosa sobre la falaz falta de libertad en Venezuela. Ooootra vez Nicho, que ahora se llama Nycho, y Chacho, cada uno por su lado, mandando, desde Miami, ánimo a los marcharines que están cansados de marchar. Esta vez orquestado, nunca mejor dicho, con Gustavo Dudamel, que desde la estrella de Hollywood que le dieron justo ayer –¡Oh, casualidad!– animó a los venezolanos derrocar al gobierno puso a su orquesta en los papeles. 

Otra vez el atajo, el inmediatismo que ya lleva 20 años y nada. Otra vez un el hoy es el día, hoy sí que sí. Otra vez el chavismo no existe. Los más de 6 millones de venezolanos que votamos por Nicolás Maduro el 20 de mayo no contamos. Otra vez exigiendo elecciones, como las pidieron y las hicimos, precisamente aquel 20 de mayo y que otra vez desconocieron, como han desconocidos todas la elecciones que ha ganado el chavismo.

Otra vez los títeres, otra vez el titiritero extranjero. Esta vez el vicepresidente gringo y un senador cara de tabla vueltos locos tuitando un guión que detalla cada paso del nuevo plan golpista, que no es nuevo porque “se parece igualito” al del 11 de abril pero más descarado. Otra vez la arrogancia del grandote acosador, pretendiendo doblegar al que supone más débil… ¿más débil?. Otra vez la legalidad internacional - si es que eso existe- usada como papel tualé de en el Departamento de Estado. Esta vez un intento desesperado de un gobierno paralelo, otra vez los arrastrados que se prestan (se venden) al juego… ya veremos…

Otra vez, lo que es bueno para la pava no es bueno para el pavo. Lo que en en los EEUU y en Europa serían delitos graves, en Venezuela son actos libertarios que deben ser tolerados. Otra vez la doble moral que permite que el gobierno colombiano, con su reguero de sangre de sus falsos positivos, sus de líderes sociales exterminados sistemáticamente, hable de violación de derechos humanos en Venezuela. El doble rasero que convierte a una bestia como Bolsonaro el adalid de la libertad.

Otra vez la vergüenza que no tienen y la estupidez que les sobra a esos venezolanos que ruegan que vengan los gringos y nos arrasen, creyéndose el cuento que ellos no serán arrasados. Y un caricaturista “decente y pensante” dibuja La Estatua de la Libertad sosteniendo nuestra bandera, sin la estrella guayanesa, eso sí. 

Otra vez “que bajen los barrios, malditos-negros-de-mierda-con-bozal-de-arepa-que-no-quieren-trabajar-sino-que-les-den-todo-regalado”. Otra vez “soldado, escucha, únete a mi lucha, enchufado-parásito-maricones-putas-toma-tu-puputov-coñuetumadre…” Otra vez, “hermano chavista, tu peo es mi pero, lamebotas-arratrado-a-ver-dónde-te-vas-a-meter” Otra vez los insultos, la amenazas, el clásico la campaña de odio y miedo que pretende quebrarnos y que no quiebra nada sino que une y fortalece más y más. 

Otra vez escribiendo sobre lo que tanto he escrito, otra vez el mismo plan, otra vez el mismo dolor en el alma, porque esos planes siempre traen muerte, porque sin muertos no hay show para el mundo. Otra vez mi país en la mira canalla de los buitres. Otra vez nosotros resistiendo. Otra vez con la certeza de que por dura y larga que sea esta batalla, nosotros venceremos.

CAROLA CHÁVEZ

EL CHAVISMO, UN MOVIMIENTO SUBESTIMADO QUE HA DEMOSTRADO INTELIGENCIA Y CAPACIDAD DE MANIOBRA DEMOCRÁTICA EN ESCENARIOS QUE PARECÍAN PERDIDOS

Página 12.- Nota de Opinión

Por Marco Teruggi

Juan Guaidó se autoproclamó presidente interino de Venezuela. Lo hizo desde una tarima ante su base social movilizada en Caracas. De esta manera aseguró que conducirá los hilos de un gobierno transicional quien hasta el 5 de enero era desconocido, y asumió la presidencia de la Asamblea Nacional por la casualidad de rotación de partidos. 

Llegó el twitt esperado a los pocos minutos de conocido el hecho: Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, anunció que reconocía a Guaidó como legítimo presidente. Siguieron quienes se sabía que lo harían: Iván Duque y Jair Bolsonaro. Se completó así la secuencia programada, el punto de no retorno. A partir de ahora el conflicto ha entrado en una nueva etapa peligrosa: el plan anunciado por parte de la derecha, dirigido desde fuera, solamente puede concretarse mediante una profundización de la violencia. 

El anuncio era esperado. En efecto el día anterior el vicepresidente norteamericano, Mike Pence, había grabado un video llamando a la movilización de este 23 y dando la bendición a Guaidó. Marco Rubio, diputado republicano, en cruzada contra Cuba y Venezuela, había por su parte mandado twitts con amenazas a Nicolás Maduro: “No empieces una pelea con alguien que ha demostrado que tomará acciones más allá de lo que nadie pensó posible”.

De esta manera quedó declarado el Golpe de Estado. La pregunta es: ¿cómo harán para materializarlo, es decir quitar por la fuerza a Nicolás Maduro? Una cosa es anunciar y otra es construir una correlación de fuerzas suficiente.
 
En ese marco las miradas están puestas sobre algunas variables centrales. En primer lugar, cómo evolucionará el frente exterior. Ya la Asamblea Nacional ha enviado a un representante a la Organización de Estado Americanos como representante del “nuevo gobierno”, y se espera que los Estados Unidos anuncien nuevas medidas para traducir en hechos concretos el reconocimiento a Guaidó. 

En segundo lugar, la calle. Este 23 la derecha demostró haber recuperado capacidad de movilización, algo que no lograba desde agosto del 2017. Esa es la dimensión pública de las acciones de calle, retransmitidas internacionalmente. Junto a eso existen las acciones violentas cometidas desde las tardes hasta entrada la madrugada, como sucedido el lunes, martes, y este mismo miércoles. 

Esta última dimensión es central: los actos son presentados comunicacionalmente como espontáneos, cuando se trata de acciones programadas, activadas por grupos armados -malandros con sueldo- para desatar acciones de incendio, asedio, intentar sumar a vecinos de las zonas populares, generar una sensación de acorralamiento al chavismo y poder a la derecha. Irá en ascenso, con la probable activación de fuerzas paramilitares con escalones más elevados que los presentados en el 2017 -donde llegaron a asaltar cuarteles militares-. Habrá más muertos, es parte del plan golpista. 

El chavismo se encuentra ante la pregunta de cómo enfrentar esa avanzada nacional e internacional, que busca quebrar la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, promover zonas de conflicto en la frontera para justificar acciones de fuerza -el factor Colombia resulta central-, colapsar la economía, y empujar a la población a enfrentamientos civiles.

El primer paso fue el de movilizar este 23 de enero para demostrar que el chavismo no ha perdido su capacidad callejera. En ese mismo movimiento evidenció la unidad que se ha logrado mantener, que resulta clave en estas circunstancias. “No aceptamos un presidente impuesto a la sombra de oscuros intereses ni autoproclamado al margen de la ley. La Fanb defiende nuestra Constitución y es garante de la soberanía nacional”, escribió Vladimir Padrino López, Ministro de Defensa. 

En cuanto a las respuestas diplomáticas se ha dado la que se podía prever: el gobierno rompió relaciones con el Estados Unidos, y Rusia declaró nuevamente su reconocimiento a Nicolás Maduro como presidente. El conflicto venezolano es geopolítico. 

Junto a eso existe la necesidad de no caer en las provocaciones de la derecha que, a diferencia del año 2017, ha comenzado a llevar el conflicto a los barrios populares desde el inicio de la escalada. Se espera un despliegue de violencia que irá tocando diferentes puntos del territorio, un asedio armado a pueblos, barriadas, presentado como pacífico, trabajado con gran poder de rumores a través de las redes sociales. 

En cuanto a la Asamblea Nacional existe la pregunta de qué hacer. Ha sido declarada en ilegalidad por el Tribunal Supremo de Justicia, pero ¿cómo actuar ante la declaración del gobierno paralelo que es una declaración de guerra? Disolverla y llamar a nuevas elecciones sería seguramente apagar un incendio con gasolina, pero, ¿dejarla actuar y avanzar en su plan de Golpe de Estado es una opción? Las respuestas son complejas, contemplan múltiples factores a la vez, un filo peligroso. 

Venezuela ha entrado en una fase que no parece tener punto de retorno. El plan anunciado por Guaidó, dirigido desde los Estados Unidos, solo puede materializarse a través de la violencia. Buscan las vías, los actores. En cuanto a los tiempos están acelerados, la derecha no parece en condición de mantener un conflicto de estas características por un tiempo prolongado a nivel nacional. El 2017 ha demostrado que la violencia prolongada puede perder legitimidad y aislar al golpismo. 

Todo tipo de acontecimientos pueden desarrollarse a partir de este momento, desde las más pequeñas como un incendio hasta un hecho de alto impacto que sirve de catalizador. En cualquier momento. Es su tercer asalto violento en cinco años y piensan poder imponerse. Tiene un peso internacional determinante en este caso, y tienen también a su favor el desgaste producido por el cuadro económico. En su contra está el chavismo, un movimiento una y otra vez subestimado, que ha demostrado inteligencia y capacidad de maniobra democrática en escenarios que parecían perdidos. 

Marco Teruggi

VENEZUELA: DESMONTANDO LA MENTIRA

El Bolsón (ANPP).-Compartimos nota de opinión:

Por Pasqualina Curcio para Aporrea
22-01-2019

¿Se habrán hecho esta pregunta quienes afirman que Nicolás Maduro es un dictador, un usurpador y que el período 2019-2025 carece de legitimidad? ¿O solo repiten lo que escuchan?

Comenzaron a posicionar esta matriz de opinión los 12 países reunidos en Lima. Se lee en su comunicado: “…el proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el 20 de mayo de 2018 carece de legitimidad por no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos, ni con la presencia de observadores internacionales independientes, ni con las garantías y estándares internacionales necesarios para un proceso libre, justo y transparente.” 

Los dirigentes de la oposición venezolana, nos referimos a la no democrática, repiten sin descanso, y por supuesto sin argumentación, que Maduro es un usurpador. 

En un acto de desespero, el propio Vicepresidente de los EEUU, Mike Pence al verse obligado a convocar personalmente la marcha opositora para el 23 de enero, debido a la incompetencia de la dirigencia opositora, insistió y repitió que el Presidente Nicolás Maduro es un dictador, usurpador e ilegítimo. 

La estrategia es clara, repetir mil veces la mentira para convertirla en verdad.

Desmontemos la mentira:

1. Hubo elecciones presidenciales. Se realizaron el 20 de mayo de 2018, es decir, antes del 10 de enero de 2019, momento en el que de acuerdo con los artículos 230 y 231 de la Constitución se vence el período presidencial 2013-2019. Se estuviese violando la Constitución si las elecciones se hubiesen realizado después del 10 de enero de 2019, o peor aún que no se hubiesen realizado.

2. Fue la oposición venezolana la que solicitó el adelanto de las elecciones. Se realizaron en mayo y no en diciembre, como tradicionalmente se hacía, porque fue la oposición la que solicitó, en el marco del diálogo en República Dominicana, que se efectuasen el primer trimestre del 2018.

3. En Venezuela el voto es un derecho, no es un deber. Quienes de manera libre, aunque influenciados por algunas organizaciones políticas no democráticas que llamaron a la abstención, decidieron no asistir a votar están en su pleno derecho, pero en lo absoluto ilegitima el proceso electoral, más aún cuando eso implicaría desconocer e irrespetar a los 9.389.056 que si decidieron votar y ejercieron democráticamente su derecho al sufragio.

4. Participaron 16 partidos políticos en la contienda electoral (PSUV), (MSV), (Tupamaro), (UPV), (Podemos), (PPT), (ORA), (MPAC), (MEP), (PCV), (AP), (MAS) (Copei) Esperanza por el Cambio, (UPP89). En Venezuela no es obligatorio que todos los partidos políticos participen en los procesos electorales. Están en su pleno derecho de decidir si participan o no. Justamente porque nuestro sistema es democrático. El hecho de que 3 partidos (AD, VP y PJ) decidieron libremente no participar, no ilegitima el proceso electoral. 

5. Se postularon 6 candidatos: Nicolás Maduro, Henri Falcón, Javier Bertucci, Reinaldo Quijada, Francisco Visconti Osorio y Luis Alejandro Ratti (los dos últimos decidieron retirarse).

6. Maduro ganó con un amplio margen, obtuvo 6.248.864 de votos, el 67,84%; le siguieron Henri Falcón con 1.927.958, el 20,93%; Javier Bertucci con 1.015.895, 10,82% y Reinaldo Quijada quien obtuvo 36.246 votos, el 0,39% del total. La diferencia entre Maduro y Falcón fue 46,91 puntos porcentuales. 

7. Acompañaron el proceso electoral unas 150 personas, entre ellas 14 comisiones electorales de 8 países; 2 misiones técnicas electorales; 18 periodistas de distintas partes del mundo; 1 Europarlamentario y 1 delegación técnico-electoral de la Central Electoral de Rusia.

8. Las elecciones se realizaron con el mismo sistema electoral empleado en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, en las cuales resultó ganadora la oposición venezolana. Sistema que es automatizado y sometido a auditorías antes, durante y después de los comicios. Sistema que garantiza los principios de “un elector, un voto” porque solo con la huella dactilar se desbloquea la máquina de votación; y garantiza el “secreto del voto”.

9. Se realizaron 18 auditorías al sistema automatizado. Los representantes del candidato Henri Falcón participaron en las 18 y suscribieron las actas en las que manifiestan su conformidad con el sistema electoral. Las auditorías son públicas y televisadas en vivo por el canal del Consejo Nacional Electoral. Una vez realizadas las auditorías, el sistema se bloquea y la única manera de acceder nuevamente es con la introducción simultánea de los códigos secretos que tiene cada organización política.

10. Ninguno de los candidatos que participó en el proceso electoral impugnó los resultados. No hay pruebas de fraude,  no presentaron ninguna evidencia o denuncia concreta de fraude.

Las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018 fueron libres, transparentes, confiables, seguras y ajustadas a la Constitución y a las leyes a pesar del llamado antidemocrático a la abstención por parte de un sector de la oposición. 

Son otros los que pretenden usurpar el cargo de Presidente de la República con el argumento de un supuesto vacío de poder, figura que no está contemplada en nuestra Constitución y la instauración de un “gobierno de transición”, figura tampoco prevista en la Carta Magna. Por si fuera poco, pretenden ejercer el poder fuera de nuestras fronteras violando el artículo 18 de la Constitución que establece que es Caracas la sede de los poderes públicos.

Así las cosas, son otros los usurpadores, ilegítimos y antidemocráticos. 

Es ilegítimo y constituye un intento de usurpación el que algunos sectores de la oposición pretendan sostenerse en el apoyo de sectores extranjeros  provenientes de gobiernos imperialistas para ejercer una autoridad que ni el pueblo ni la Constitución les da.

FALLIDO GOLPE DE ESTADO EN VENEZUELA. EL INTENTO DE DICTADOR FUE RECONOCIDO POR APENAS TRECE PAISES QUE ACTUALMENTE SON FUERTEMENTE CUESTIONADOS POR EL RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS O POR SUS POLÍTICAS COLONIALISTAS E INTERVENCIONISTAS EN EL MUNDO

El Bolsón (ANPP).-Tras el fallido golpe de estado intentado por el imperialismo internacional en Venezuela, esta es la lista de países que apoyan al farsante y golpista Guidós:
RECONOCEN A GUAIDÓ
EEUU
Canadá
Brasil
Perú
Colombia
Paraguay
Chile
Costa Rica
Argentina
Guatemala
Ecuador
Honduras
Panamá
 
 
Una lista de trece paises, cuyos presidentes ni siquiera ha consultado a al pueblo que supuestamente representan para tomar la decición arbitraria e igualmente dictatorial de apoyar a un usurpador ilegal e ilegítimo del poder.  Sin embargo, esta otra es la lista de países que continúan reconociendo al gobierno de Nicolás Maduro, elegido en elecciones libres, abiertas y con voto secreto, en las que la presencia internacional sirvió como garantía de la transparencia de esos comicios:

RECONOCEN A MADURO
Afganistán
Albania
Alemania
Andorra
Angola
Antigua y Barbuda
Arabia Saudita
Argelia
Armenia
Australia
Austria
Azerbaiyán
Bahamas
Bangladés
Barbados
Baréin
Bélgica
Belice
Benín
Bielorrusia
Birmania
Bolivia
Bosnia y Herzegovina
Botsuana
Brunéi
Bulgaria
Burkina Faso
Burundi
Bután
Cabo Verde
Camboya
Camerún
Canadá
Catar
Chad
China
Chipre
Ciudad del Vaticano
Comoras
Corea del Norte
Corea del Sur
Costa de Marfil
Croacia
Cuba
Dinamarca
Dominica
Egipto
El Salvador
Emiratos Árabes Unidos
Eritrea
Eslovaquia
Eslovenia
España
Estonia
Etiopía
Filipinas
Finlandia
Fiyi
Francia
Gabón
Gambia
Georgia
Ghana
Granada
Grecia
Guyana
Guinea
Guinea ecuatorial
Guinea-Bisáu
Haití
Honduras
Hungría
India
Indonesia
Irak
Irán
Irlanda
Islandia
Islas Marshall
Islas Salomón
Israel
Italia
Jamaica
Japón
Jordania
Kazajistán
Kenia
Kirguistán
Kiribati
Kuwait
Laos
Lesoto
Letonia
Líbano
Liberia
Libia
Liechtenstein
Lituania
Luxemburgo
Madagascar
Malasia
Malaui
Maldivas
Malí
Malta
Marruecos
Mauricio
Mauritania
México
Micronesia
Moldavia
Mónaco
Mongolia
Montenegro
Mozambique
Namibia
Nauru
Nepal
Nicaragua
Níger
Nigeria
Noruega
Nueva Zelanda
Omán
Países Bajos
Pakistán
Palaos
Palestina
Papúa Nueva Guinea
Polonia
Portugal
Reino Unido
República Centroafricana
República Checa
República de Macedonia
República del Congo
República Democrática del Congo
República Dominicana
República Sudafricana
Ruanda
Rumanía
Rusia
Samoa
San Cristóbal y Nieves
San Marino
San Vicente y las Granadinas
Santa Lucía
Santo Tomé y Príncipe
Senegal
Serbia
Seychelles
Sierra Leona
Singapur
Siria
Somalia
Sri Lanka
Suazilandia
Sudán
Sudán del Sur
Suecia
Suiza
Surinam
Tailandia
Tanzania
Tayikistán
Timor Oriental
Togo
Tonga
Trinidad y Tobago
Túnez
Turkmenistán
Turquía
Tuvalu
Ucrania
Uganda
Uruguay
Uzbekistán
Vanuatu
Venezuela
Vietnam
Yemen
Yibuti
Zambia
Zimbabue