Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: “... leer la editorial completa ....

domingo, 24 de noviembre de 2019

25N CONTRA LA IMPUNIDAD: LA VIOLENCIA SEXUAL ES VIOLENCIA POLÍTICA

(Radio Encuentro).- Entre la Coordinadora Feminista 8M de Chile y NiUnaMenos Argentina escribieron un  manifiesto que firman decenas de compañeras de América Latina
El 25 harán megáfono feminista en muchas ciudades en todo el país.

MANIFIESTO
Este 25N, Día Internacional de Lucha por la Erradicación de las Violencias contra las Mujeres, los feminismos latinoamericanos salimos a la calle contra el golpe en Bolivia y contra el terrorismo de Estado en Chile. La violencia sexual es violencia política. Decimos NO a la impunidad frente a los asesinatos. torturas, secuestros, desapariciones, abusos, vejaciones y violaciones. Esta violencia tiene la intención selectiva de desarticular la potencia de los feminismos y de los movimientos disidentes. La violencia sexual es violencia política contra quienes hacemos frente al neoliberalismo, su sistema de endeudamiento, obediencia y explotación, y experimentamos, inventamos o recuperamos formas de encontrarnos que encienden el deseo, y la necesidad de otra vida. .
Mientras nos levantamos en los territorios , los ejércitos han vuelto a las calles de América Latina. La cacería es evidente. Los gobiernos dan vía libre y amparo a las fuerzas de “seguridad”, habilitándolas a mutilar y violar con saña específica a mujeres y a cualquier identidad disidente de la heterosexualidad normativa, impuesta también a bastonazos. La policía, en tanto, dispara a los ojos de pueblos que han vuelto a levantar irreversiblemente la mirada. Los ejércitos y la policía militarizada en las calles, desde Bolivia a Haití, desde Chile a Ecuador, desde Wallmapu y por todo Abya Yala, abren las heridas no cicatrizadas del funesto y orquestado Plan Cóndor y de los terrorismos de Estado impuestos hace cuatro décadas en cada territorio de nuestra América. No perdonamos ni olvidamos ningún golpe. La impunidad actual es expresiva de la impunidad histórica de democracias que pactaron justicia en la medida de lo posible. Impunidad sobre la que se acordó la continuidad del régimen neoliberal impuesto a sangre y shock, y que ha garantizado la permanencia del terrorismo del Estado en los territorios.
Las feministas decimos NO al acuerdo que consagra la impunidad del gobierno asesino de Piñera. Exigimos su renuncia ya. Decimos NO al golpe de estado racista y fundamentalista en Bolivia que va detrás de la consolidación de un modelo extractivista transnacional asesino.
Hoy, con la narrativa de combatir el narcotráfico y de imponer la seguridad interior, también se militarizan nuestros barrios y nuestras calles. Consagrando las tropas a la Biblia, como cruzados medievales, apuntan contra las organizaciones horizontales de los territorios que defienden la tierra, el agua, el aire, las plantas y los animales como parte de una cosmovisión que consideran “superada”, pero que resulta subversiva para el neoliberalismo extractivista. El asesinato de lideresas territoriales, y especialmente de referentas de comunidades indígenas y afrodescendientes, no se detiene ni en Colombia ni en Nicaragua, ni en Chile, ni en Brasil. Somos también la tierra que quieren saquear, somos el agua que privatizan, y somos las plantas y animales que explotan y torturan. Somos nosotras contra la deuda, como dicen las feministas en Puerto Rico. Por eso gritamos desde todas las regiones de nuestro continente: ¡no somos sus recursos disponibles ni somos superficies dóciles de normalización! Denunciamos la alianza entre el extractivismo, el racismo y los fundamentalismos religiosos que nos disputan el control de nuestros cuerpos-territorios: ahí es donde se anuda el racismo con la avanzada neocolonial.
Mientras se agudiza la precarización de la vida, se recrudece la violencia machista que atraviesa las relaciones en que esa vida se sostiene y se renueva cada día. Los alfiles ideológicos de las derechas, las religiones nuevas y viejas, quieren volver a encerrarnos en nuestras casas, donde nos matan y nos explotan. La violencia sexual es violencia política, lo repetiremos hasta que nos oigan. La familia cerrada e idealizada que defienden las religiones como paradigmas del orden es muchas veces directamente nuestra tumba y tantas otras la finca de esclavas donde los estados capitalistas extraen de nuestro tiempo el valor de un trabajo no remunerado: los cuidados que damos, las redes que sostenemos, los servicios que proveemos; en fin: la reproducción de la vida. Esa familia cerrada con la autoridad paterna decadente y celebrada es el caldo de cultivo donde se cuecen los femicidios y el abuso sexual, donde se reproduce la violencia machista. Nos matan en nuestras casas e intentan convencernos de que el peligro está afuera, y que los milicos están para cuidarnos. Hoy, dentro y fuera del hogar, crece el peligro para nosotres.
Las revueltas y desobediencias plurinacionales que vivimos han descompuesto la normalidad neoliberal y las continuidades coloniales. La guerra se intensifica ahora contra toda rebeldía. Decimos NO al pacto de caballeros que nos endeuda, nos empobrece, nos excluye y nos quiere sumisas. Decimos NO a la intervención del FMI que nos hipoteca y modula nuestras formas de vida. Decimos NO a los pactos por arriba y a espaldas de los movimientos, que clausuran nuestras formas deliberativas y de decisión política. No queremos la falsa felicidad del consumo irrestricto sostenido en nuestra pobreza estructural y en nuestra imposibilidad de decisión. La violencia política sexual hoy nos quiere como botín de guerra. Pero estamos alerta, hemos tejido nuestros acuerdos y nuestras divergencias, lejos de dividirnos, nos fortalecen, porque sabemos que la política que hacemos no es vertical, porque no buscamos disciplinarnos sino abrir sentidos, pensar juntes y cambiarlo todo. Como decían las feministas chilenas en los 80: hoy, más que nunca, somos +.
Ahora que estamos juntes, nos acuerpamos para enfrentar este mundo que da terror. Para desarmarlo. Porque estamos para nosotres y nos mueve el deseo de una vida que valga la pena vivir

ADHIEREN:

Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, ARG
Encuentro de Mujeres de Antofagasta, CH
Tejedoras de Mampuján, COL
Movimiento de Mujeres de Kurdistán, KUR
Columna Negras, Indígenas, Racializadas y Disidencias, ARG
Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir, ARG
YoNoFui, ARG
No Tan Distintas, ARG
Conciencia Creativa Antofagasta, CHI
Colectiva Materia, ARG
Espacio Creativo Musical Orilleres, ARG
Hogar de Pibxs Juguetes perdidos, Moreno, ARG
Faldas en Revolucion de Venezuela, VEN
Faldas Feministas en Acción Libre y Directa por la Autonomía Sexual y Reproductiva, VEN
Nossa hora de legalizar o aborto, Río de Janeiro, BR
Vem Pra luta amada, Río de Janeiro, BR
NHLA RJ Nossa hora de legalizar o aborto, Río de Janeiro, BR
LCW Argentina
LCW Latina
Festivales Solidarios, GUA
Asociación Latinoamericana de Medicina Social/ ALAMES, ECU
Movimiento de Mujeres de Sectores Populares Luna Creciente, ECU
Colectivo Ovejas Negras, UY
Nosotras Proponemos y NP Literatura
Socorristas en Red (feministas que abortamos) ARG: Artemisa Zapala – Artemisa Bahía, Rosa Bahía Blanca, Chanas San Nicolás, Dora te Escucha Paraná, La Revuelta Fiske Menuco, La Revuelta Neuquén, Lapacha Rosa – Formosa, Las Bravas La Plata, Las Fugas Rosario, Las Hilando Córdoba Capital, Las Hilarias San Juan, Las Nanas Santa Fe, Las Rabiosas Comodoro Rivadavia, Las Rivas San Francisco, Las Rudas San Luis Capital, Las Rudas Villa Mercedes Las Zorras Traslasierrta, Maleducadas Fiske Menuco, Manos a la Otra Villa Gesell, Mutisias Rosas Esquel, Peste Rosa Tierra del Fuego, Puerto Deseado Resistencia Rosa (Chaco), Revueltas Socorristas CABA-GBA, Río Rosa Río Colorado, Rosa Salvaje Viedma, Socorro Rosa Aluminé, Ayacucho, Azul, Balcarce, Bariloche, Catamarca, Catriel, Corrientes, Costa del Uruguay, El Bolsón, gral. Pico, Jujuy, La Rioja Los lagos, Mar del Plata, Misiones, Necochea, Olavarría, salta, Santa Elena, Sanat Rosa, Santiago del Estero, Tandil, Tres Arroyos, Tucumán, Villa La Angostura, Villa Regina, Socorro San Nicolás, Tribu Rosa Villa María – Villa Nueva
La Protectora, Mujeres Afro Mutualistas, ARG
Observatorio de Asuntos de Género de Norte de Santander, COL
Federación Libertaria, ARG
Ni Una Menos Costa Rica
NiUnaMenos Moreno, Fiorito, Mendoza, Resistencia, Santiago del Estero, ARG
DECIDIR, Asistencia en Violencia de Género para Mujeres e Instituciones, Moreno ARG
Serigrafistas queer, ARG
Cromoactivismo, ARG
Minervas, URU
Aquelarre, URU
Osadía, Teatro del Oprimido José León Suárez, ARG
Mujeres de la Mesa Reconquista, José León Suárez, ARG
Feminista Research on Violence Collective NYC / Colectivo de Investigación feminista sobre Violencias NYC
Kullakas del feminismo Comunitario Red PRO.TE.GE, Villa 31-31bis, ARG
Asamblea Popular Feminista de comuna 5, Buenos Aires, ARG
Ocio Ediciones, ARG
Grupo Bicentenario, ARG
Amazonas, ARG
Unidad Temática por los Derechos de las Ciudadanas – Frente Amplio, ARG
MATRIA
MediaRed, UY
Mutágenas, Artistas Feministas del Conurbano, ARG
La Revuelta CABA-GBA, ARG