Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: LA CULPA Y EL DESTINO - Pensar hasta dónde estamos hechos de sentidos comunes fabricados y pensados especialmente para dominarnos, es a veces un poco espeluznante. El patriarcado y el cristianismo son dos corrientes políticas que han generado dispositivos de los más poderosos. .... leer la editorial completa ....

miércoles, 30 de junio de 2010

LA VIDA, LA MUERTE Y TODO LO DEMAS

El Bolsón (ANPP).- Siguen las opiniones sobre los graves hechos de muerte y represion en Bariloche. Nota de Ernesto Tenembaum el 24 de junio para El Argentino.com

Por Ernesto Tenembaum

Como si fuera una pesadilla que se resiste a abandonarnos, esta semana la muerte volvió a mostrar su rostro amenazante en el país. Cuesta mucho escribir estas líneas en medio de las celebraciones por los éxitos de la selección, pero los hechos ocurren cuando los hechos ocurren, y nada se me ocurre más trascendente en estos días que lo sucedido en San Carlos de Bariloche.

La verdad es que, con la excepción de episodios dantescos como la bomba contra la AMIA, el incendio de Cromañón o la caída del gobierno de Fernando de la Rúa, es difícil encontrar en la última década y media de historia argentina un hecho represivo tan grave.

Para ser sintéticos:

Primero, un policía mata por la espalda, de un tiro en la nuca, a Diego Bonefoi, un nene de quince años.

Luego la policía misma reprime a los manifestantes que protestan por el asesinato. De esta manera, más de veinte personas deben ser internadas, heridas de gravedad. Y, en este contexto, otras dos personas son asesinadas.

Ha ocurrido en estos años que la policía mató a manifestantes, como en Neuquén con Carlos Fuentealba o en la estación Avellaneda, con Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. Pero no había sucedido aún que la policía matara y luego volviera a matar a quienes protestaban por el primer asesinato. Las reacciones ante las muertes de Fuentealba o Kosteki y Santillán tuvieron efectos políticos que perduraron por muchos años. Un presidente –Eduardo Duhalde– debió entregar el poder antes de lo previsto por el segundo episodio y un gobernador –Jorge Sobisch– vio terminar su carrera política por el asesinato de Fuentealba.

Por diversas razones –una de ellas es el Mundial– se corre en estos días el riesgo de que los crímenes de Bariloche se agoten en un par de marchas de las víctimas y en la sanción para, apenas, un responsable.

El gobernador de la provincia se llama Miguel Saiz, es radical –en estos tiempos alineado con el gobierno nacional– y sólo ha pedido que no se hiciera “política” con la “tragedia”. Ninguna autoridad de primera línea recibió a los familiares de las víctimas. La Defensora del Pueblo de la provincia de Río Negro, Ana Piccinini, acumula desde hace meses denuncias por violaciones a los derechos humanos por parte de la policía local, que el Poder Ejecutivo local prefirió no atender.

El episodio de Bariloche se produce en un contexto enrarecido en el cual, durante el último año y medio, ya son varias las muertes o desapariciones producidas por responsabilidad policial. Y es muy curioso –por llamarlo de una manera cuidadosa– que los poderes involucrados –el gobierno nacional, los provinciales– no dan una sola señal para poner límites a la seguidilla.

Vale la pena repasar los hechos para que se entienda de qué se trata.

El 31 de enero del 2009 desapareció Luciano Arruga, un adolescente de La Matanza. Luciano había sido presionado por la Bonaerense para que robara y entregara el botín a la policía. Hay testimonios de presos que lo vieron en la comisaría de su barrio. El libro de ingresos de detenidos a la comisaría tiene una hoja arrancada justo del día que Luciano desapareció. Los policías fueron trasladados. Pero nunca el gobernador Daniel Scioli recibió a la familia, que tampoco fue atendida ni escuchada por representantes del gobierno nacional.

En noviembre del año pasado, la Policía Federal reprimió salvajemente y sin ninguna razón a centenares de jóvenes que esperaban para entrar a un recital del grupo Viejas Locas en la cancha de Vélez. La represión fue filmada por el programa GPS que conduce Rolando Graña en América TV. En el marco de ese episodio perdió la vida Rubén Carballo, otro pibe pobre, al igual que los tres de Bariloche y que Luciano Arruga. El locuaz jefe de Gabinete Aníbal Fernández apenas respondió con evasivas sobre el tema. Las versiones que dio la policía apuntaron a culpabilizar a la víctima –“estaba borracho”, “se colgó de un lugar peligroso para colarse en el estadio”– y nunca aclararon nada sobre la represión.

La Defensora del Pueblo de la Capital Federal, Alicia Pierini, tiene muy documentados también los secuestros y desapariciones de Jonathan y Ezequiel Blanco, quienes sufrían amenazas por parte de la Policía Federal, hasta que fueron asesinados y sus cuerpos fueron ocultados durante semanas. Los familiares son sometidos a un largo peregrinar y no logran que nadie, salvo Pierini, los escuche.

En la misma semana que ocurrió lo de Bariloche, se produjo otro hecho llamativo. La policía intentó evitar un asalto en Ramos Mejía y los delincuentes trataron de huir con un rehén. Se produjo entonces un tiroteo, pese a que la mujer del rehén rogaba a los agentes que no dispararan porque temía por la vida de su esposo. Finalmente, Emiliano Martino cayó abatido. A los dos días, el gobernador Daniel Scioli salió a explicar que la bala asesina no había provenido de la policía. “Viola el secreto del sumario”, le respondió el papá de Emiliano. Marcelo Saín, experto en seguridad y ex jefe de la Policía de Seguridad Aeroportuaria de este gobierno, sostuvo: “Es una barbaridad que la policía abra fuego en ese contexto y que el gobernador la respalde. Siempre, el objetivo supremo de la policía consiste en preservar la vida”. En cualquier caso, el tiroteo de Ramos Mejía es menos espectacular pero remite a lo ocurrido en octubre de 1999 en Ramallo.

Saín forma parte, junto con otros dirigentes políticos y de organismos de derechos humanos como el ex ministro León Arslanian, el fiscal Hugo Cañón o el director del CELS, Gastón Chillier, de la Asamblea por la Seguridad Ciudadana, que, en un comunicado referido a los asesinatos de Bariloche, destaca:

“Los sucesos ocurridos ayer son una consecuencia directa de delegar la gestión de la seguridad en funcionarios que ya estaban comprometidos con el funcionamiento irregular de las policías y ponen de manifiesto la necesidad de replantear por completo la gestión de este tema en la provincia. El funcionamiento del BORA, un grupo que ya cuenta con graves denuncias por hechos de violencia en otras localidades de la zona como El Bolsón, tiene que ser revisado de manera urgente. La Justicia deberá establecer además las sanciones que les caben, tanto a los miembros de este grupo, como a los efectivos de la policía provincial y a los responsables políticos de su accionar. Es necesario hallar a los culpables y garantizar que el asesinato de Bonefoi y las dos muertes ocurridas durante la represión no permanezcan impunes”.

Un elemento político insoslayable es que todas las policías mencionadas –la rionegrina, la Bonaerense y la Federal– están bajo la conducción de funcionarios del gobierno nacional o de sus principales aliados en cada una de las provincias. El silencio de las autoridades nacionales respecto de estos temas es, cuanto menos, muy elocuente y, de no corregirse, pondrá tarde o temprano bajo tela de juicio una de sus mejores logros, que es el del respeto puntilloso por los derechos humanos. No debería haber diferencias en las reacciones cuando las muertes o las desapariciones las produce una policía vinculada a Duhalde, a Sobisch, a Scioli, o a Saiz porque, si las hay, se generarían naturales sospechas acerca de la existencia de una sensibilidad políticamente direccionada. Es curioso, dicho sea de paso, el entusiasmo que suscita en cierta militancia la denuncia merecida contra la UCEP de Mauricio Macri, y la indiferencia frente a estos hechos incomparablemente más graves. Como si hubiera una vara distinta para medir la vida, la muerte y todo lo demás.

“Queremos una policía que nos cuide, no una policía que nos mate”, dijo Sandro Bonefoi durante el entierro de Diego, su hijo asesinado.

MUESTRA DE BARCELONA, EL LUNES

El Bolsón (ANPP).- Por demoras en los transportes que traen el material desde la provincia de Mendoza, el inicio de la muestra "Contratapa´s" de la revista Barcelona en El Bolsón queda suspendida hasta el lunes 5 de julio.
La exposición se montará en la Casa de la Cultura y la entrada será libre y gratuita.

ENTREVISTA CON LOS COMPAÑEROS DE ANDALGALÁ

El Bolsón (ANPP-RLN).- Desde ayer, martes a las 13:30 horas, la policía mantiene privado de su libertad a Alejandro De Las Cuevas, un vecino ejemplar de Andalgalá que está siendo víctima de la persecución por luchar por la vida. La Asamblea "El Algarrobo" se creó para organizarse frente a las empresas mineras que intentan clavar sus diente en nuestra rica Cordillera De Los Andes. Con la tozudés de quien lucha por su vida y la de sus semejantes, se alza una resistencia popular que viene logrando entorpecer el saquéo y la contaminación que estas mega empresas pretenden sembrar en esa región. Sin más armas que la convicción y la alegría allí, un pueblo se resiste desde hace meses, a la vera del camino, sosteniendo una vigilia durante días y noches para evitar que pasen los vehículos de las mineras. En una extensa charla con Ricardo, miembro de esta Asamblea, nos cuenta cómo no están dispuestos a dejar a la decición de la policía, la suerte de su compañero Alejandro. Sumaron, a la guardia en la ruta, un campamento en la plaza, frente a la comisaría, que al ritmo de bombos, silbatos y cánticos, recuerdan momento a momento que no van a dejar que accionen contra ningún compañero.
Nos cuenta de la represión sufrida por la población el 15 de febrero, cuando las fuerzas públicas de la provincia atacaron sin piedad a niños, mujeres, ancianos, y hombres del pueblo. Los invitamos a escuchar esta entrevista hecha por compañeros de Radio La Negra a Ricardo:





BAJAR ARCHIVO




COMUNICADO DE PRENSA DE LA ASAMBLEA EL ALGARROBO CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LA LUCHA POR LA VIDA

Catamarca, Andalgalá(ASAMBLEA EL ALGARROBO).-COMUNICADO DE PRENSA


"Hay quien pone en duda el porvenir del ideal de la libertad. Nosotros respondemos que tiene mas que un porvenir: posee eternidad."
Benedetto Croce

En el día de la fecha, 29 de Junio de 2010, el compañero Alejandro de la Cuevas se presentó espontáneamente ante la Justicia para prestar declaración indagatoria sobre la supuesta amenaza en la persona del Juez Rodolfo Cecenarro.

El compañero Alejandro De las Cuevas, después de declarar ante la Fiscal Marta Nieva (quien dio la orden de represión del 15 de Febrero de 2010 contra el pueblo andalgalense), fue llevado en una camioneta de la policía de la provincia de Catamarca en calidad de detenido por averiguación de Antecendes. Dicha averiguación, según la misma policía, demorará entre 24 y 48 horas.

El compañero no fue capturado ni fue prófugo de la Justicia. Se presenta a la Justicia como buen ciudadano que es y que cumple con las leyes y lucha, como todo el pueblo andalgalense, por la vida.
Los miembros de la Asamblea El Algarrobo al ver salir al compañero, rodearon la camioneta de la policía y acompañó caminando al compañero hasta la Comisaria Departamental. Se escucharon canticos de aliento y vociferando el nombre de Alejandro.
La Asamblea El Algarrobo está haciendo una vigilia frente a la Comisaria Departamental hasta que Alejandro esté en libertad.

RECORDEMOS que el Juez Rodolfo Cecenarro es el que ordena la represión sin restricciones al pueblo andalgalense el 15 de febrero pasado y es quien tiene a cargo el Amparo presentado el 19 de Enero de 2010 por los vecinos andalgalenses y, también, tiene pedido Juicio Político por los acontecimientos de represión del 15 de Febrero de 2010.

Estamos convencidos del atropello a la libertad, a la justicia y a la verdad que realizan las empresas mineras junto a sus cómplices que venden los recursos naturales y al pueblo al mejor postor. También sabemos que las acusaciones del Juez da muestra clara de qué lado está, que no es justamente la del pueblo, la de su pueblo.

HACEMOS RESPONSABLES, una vez más, DE ESTE ATROPELLO JURIDICO Y JUDICIALIZACION DE LA LUCHA DE LOS PUEBLOS A LA JUSTICIA DE CATAMARCA, AL GOBIERNO PROVINCIAL Y NACIONAL PERO, POR SOBRE TODO, A LAS EMPRESAS MINERAS QUE NO SABEN HACER OTRA COSA QUE NO SEA MUERTE Y DESTRUCCION DE LA VIDA (humanas y del ambiente).

SI A LA VIDA – SI AL AGUA SIN CONTAMINANTES – SI A LA AUTODETERMINACIÓN DE LOS PUEBLOS.

NO SE INSTALARAN ESTAS MINERAS

LIBERTAD INMEDIATA AL COMPAÑERO ALEJANDRO DE LAS CUEVAS

RESOLUCION, A LA MISMA VELOCIDAD QUE LA JUSTICIA TIENE PARA JUDICIALIZAR LA LUCHA, DE LAS DENUNCIAS POR EL ABUSO QUE SE VIVIÓ EL 15 DE FEBRERO EN ANDALGALÁ – CATAMARCA.

CÁRCEL A LOS QUE ENVENAN EL PUEBLO EN CONNIVENCIA CON LAS EMPRESAS MINERAS.

CARCEL A LOS QUE DENUNCIAN FALSAMENTE

CARCEL A LOS TESTIGOS FALSOS DE CECENARRO

EL PPUEBLO QUIERE FUNCIONARIOS PROBOS, NO EMPLEADOS DE LAS MINERAS


EL PUEBLO DE ANDALGALÁ, SE MANIFESTARÁ COMO LO ESTÁ HACIENDO AHORA FRENTE A LA COMISARÍA HASTA QUE DICTEN LA LIBERTAD DE ALEJANDRO DE LAS CUEVAS.

PEDIMOS JUSTICIA