Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: "ARGENTINA CAE EN EL EMBUDO DEL PLAN COLOMBIA" ... Argentina cae en el embudo del Plan Colombia. Y aunque muchxs traten de hacer quedar al presidente como un inepto, no hay nada más alejado a la realidad. O bien, es posible que Macri no comprenda la totalidad de lo que su gobierno está haciendo, pero sabe que es parte de un manual pensado y ensayado en varios países, construido por EEUU, en el que las burguesías locales se quedan con grandes migajas y entregan todo el resto y más a esos empresarios que manejan varios Estados además de sus empresas. ... leer la editorial completa ....

miércoles, 16 de agosto de 2017

MOIRA MILLÁN HABLA SOBRE LA PERSECUCIÓN AL PUEBLO MAPUCHE

(MAPuexpress).-
AUDIO / En este último tiempo, las reivindicaciones Mapuche han comenzado a ser objeto de sistemáticas campañas racistas por parte de grupos económicos, políticos y medios  informativos comerciales, que pretenden llevar a un escenario de represión y criminalización, en medio de conflictos territoriales que involucran directamente intereses extractivistas.
A continuación,  la intervención de Moira Millan, dirigenta del LofMapu Pillan Mahuiza, Corcovado, Provincia de Chubut.
ESCUCHAR AUDIO

RESPUESTA DE VECINO DE MALLÍN AHOGADO ANTE LAS FALSAS ACUSACIONES EN FACEBOOK

El Bolsón (ANPP).- Reproducimos la respuesta de Manuel Langbhen, ante las falsas y malintencionadas acusaciones realizadas hacia su persona en facebook. Compartimos y nos solidarizamos:

Yo soy Manuel Langbehn, DNI 24 314 862


El viernes 11 de agosto, hubo una gran marcha en El Bolsón. Se reclamó por la desaparición forzada de Santiago Maldonado, desaparición de la cual son responsables el gobierno nacional y los tres escuadrones de gendarmería de la región. Es lamentable, estar en democracia, y que las armas que el pueblo paga para garantizar la paz social, se vuelvan en contra del propio pueblo.

Por eso la marcha fue multitudinaria. Unas 3000 personas salieron a la calle.

Yo no lo hice. Y por cierto que siento alguna culpa por haberme quedado en casa. Estaba trabajando, mi compañera también, y la realidad es que se nos pasó la marcha. Y me da vergüenza tener que decirlo. Santiago Maldonado desaparecido, y la familia en casa…


Pero el viernes 11, además de la inmensa solidaridad que el pueblo de El Bolsón mostró hacia Santiago Maldonado, ocurrieron, hay que decirlo, cosas lamentables.

No deberían ser el centro de la cuestión. De un lado tenemos un desaparecido, del otro, hechos mezquinos, actos enanos, que tapan, por su presencia en los medios y las redes, la inmensa monstruosidad de haber desaparecido las fuerzas de seguridad, a una persona en democracia.


De un lado, la monstruosidad monumental. Hacer uso del poder institucional de las fuerzas de seguridad para ocultar un crimen horrendo.

Del otro, unos inadaptados del tamaño de un dedal, pintaron con aerosol las placas conmemorativas que recuerdan a los excombatientes de Malvinas.

El casi seguro asesinato de Santiago Maldonado, generó 3000 respuestas.

Pero resulta que sdentro de estos 3000, unos quince o veinte ineptos trataron de prender fuego una bandera.

Una desaparición, una marcha de 3000 personas, y parece que hay que perder el tiempo con unos 15 cerebros en escabeche que se dedicaron a faltar el respeto a los ex combatientes y a la enseña patria.

Yo no acuerdo.

Me parece una barbaridad faltar el respeto.

Pero vuelvo a decir: no acuerdo. Dice mi viejo, que pensar es la facultad de distinguir lo importante de lo superfluo. Aún sin estar de acuerdo con estas faltas de respeto, no se puede ni por casualidad ponerlas a la altura de un crimen perpetrado por las fuerzas institucionales.


Pero estos actos mezquinos, acaban, por una razón del destino, y por el capricho de un desconocido, por volverse insoslayables para mi. Ayer me llama un amigo, y me dice que aparece mi foto, nombre y número de DNI en facebook, y que me culpan de haber quemado la bandera argentina y de haber pintado las placas conmemorativas que honran a los veteranos. Yo no conozco quién publicó esto en facebook, pero se viralizó, fue más de 3000 veces compartido. Tampoco se con qué propósito fue publicado. La realidad es que están mis datos mezclados de diversas épocas de mi vida, la dirección de mi infancia, un cuil que utilicé entre los 18 y los 21 años, un cumpleaños y edad equivocados, y la foto de mi DNI actual, en buena calidad, no sacada del borroso padrón electoral, ni con la estrella típica del Documento, sino la foto digital, tal como la captó el registro civil el día de la renovación. ¿Si tiene acceso a la foto de mi DNI actual, porqué consigna una dirección y edad que son o falsas o anticuadas? ¿Acaso intenta confundir, para que no se sepa de donde robó la imagen de mi cara, cuando claramente es la de mi última actualización del DNI?

Por otra parte, junto a mis datos y foto, la publicación recuadra una figura que no se me parece, de una persona que está junto al concejal Scandizzo, como si quisiera indicar que ese soy yo. Detrás del desconocido y del concejal, se despliega la bandera de la Feria Regional, feria a la cual representé en tantas ocasiones. La persona del recuadro, que en lo personal desconozco, apenas si puede tener un parecido conmigo, básicamente, los dos tenemos barba, ojos y cabeza, pero la verdad que ni primos. Si uno lo piensa, existe otra incongruencia: la foto del desconocido, mira de costado al concejal, mientras este está sacando un foto: no hay rastros de vandalismo, de aerosoles o banderas. Pero el tipo no soy yo. Además no pinta ni quema.


Entonces cabe la pregunta: ¿Qué fin persigue quién fabricó esta publicación?

Yo soy Manuel Langbehn, DNI 24 314 862… Pero la gente no me conoce por ese número, en todo caso me conoce por mi nombre, o sencillamente por manu, y si solo fuera por mi, quizás me hubiera quedado nuevamente en casa, y no diría nada. Pero uno tiene familia, amigos, una trayectoria de trabajo que cuidar dentro de la Feria Regional, y en lo que hace a los medios, una voz en dentro de una de las organizaciones sociales más activas de la región, La Asamblea en Defensa del Agua y la Tierra.


Y no puedo pensar que estas son cosas diferentes.

¿Quién se molestaría en atacar a un ceramista y productor que vive perdido en Mallín Ahogado? ¿De qué serviría confundir a los vecinos, si solo se tratase de mi, como persona privada? Evidentemente se busca otra cosa. Se quiere confundir, se quiere difamar, se quiere meter miedo. Porque no nos olvidemos que la marcha fue en protesta por una desaparición forzada. Este es el contexto. Y yo soy manu, de la Feria Regional, de la ADAT, soy uno de los voceros de uno de los reclamos más largos y mejor articulados de la región.

Trabajo por la comprensión.

Transmito la palabra. Trato junto a un gran número de vecinos y vecinas de agrandar la democracia, de darle a los problemas que nos rodean la profundidad y contenido que tienen. Trabajo para que los problemas nos se simplifiquen, para que dentro de lo posible podamos elegir con todos los elementos de discusión sobre la mesa. La gente que me conoce, la que me escuchó en los medios, lo sabe. Estoy del lado de los que buscan claridad en las decisiones que tomamos como sociedad, en lugar de aceptar que nos dividan en partidos, en buenos y malos, en golpeadores y golpeados, en ganadores y perdedores.

Me sería imposible dedicarme a ultrajar las placas de los combatientes. No quemaría una bandera argentina. No soy el de la foto del recuadro, ni el de la foto está quemando o pintando nada, y me pregunto para que se me pone en el lugar del vándalo, para qué se ataca a través mio a la ADAT y a la Feria Regional. Acaso añoran los tiempos en que los gobiernos de facto callaban a la gente? Acaso no es bueno que la sociedad genere sus acuerdos de forma hablada y a través de los medios, como lo soñaron Sarmiento y Alberdi? Acaso la palabra en los medios no es el tercer pilar de la democracia? Y acaso no somos los miembros de la Feria Regional el único atractivo turístico en Patagonia, que en lugar de mostrar paisajes, ofrece cultura? Comemos y damos de comer con los frutos que producen nuestras manos, hacemos circular la palabra, amamos la paz, la democracia, quisiéramos una democracia más democrática, más participativa, dónde crezca la palabra, con más voces, con más participación, en lugar del miedo y las acusaciones taimadas.


Por último, si lo compartiste en tu facebook, o lo mandaste por Whatsup, si te llegó, si te llega, rectificalo, reenviá diciendo lo que cualquiera puede ver, que fue un error y una mentira. Haceme ese favor, esa gauchada, y quejate conmigo de esta difamación, que no tiene nada de patriota, porque la mentira no construye ni tiene patria.