Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: EDITORIAL: ¿QUÉ OFRECEN LOS QUE MUCHO TIENEN? - Crean un sentido común para hacernos tragar la carnada que está en el anzuelo. Un sentido común en el que los medios de comunicación hegemónicos, el sistema educativo y una parte de la sociedad alienada juegan un papel importante, dar credibilidad a ese sentido común que construyen con frases hechas, simples, que toman parte de una "verdad" para embadurnarnos en una no verdad.... leer la editorial completa ....

jueves, 26 de diciembre de 2013

UN PASAJE HASTA DARÌO Y MAXI

(Boletìn FPDS).-
Durante la tarde del 19, integrantes de diversas organizaciones sociales, artistas y autoconvocados participaron de la jornada cultural para celebrar el cambio de nombre de la estación Avellaneda, que ahora lleva el nombre de los militantes sociales asesinados en ese lugar, hace once  años.ESTACION NOTA
 
Ya se palpitaba desde el 13 de noviembre pasado, cuando el cambio de nombre de la estación Avellaneda por el de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki se convirtió en Ley Nacional. Durante la tarde de ayer, la modificación fue un hecho visible en los carteles de la estación, esos que cada tanto decían “Darío y Maxi” y en el menor descuido volvían a lucir un “Avellaneda”. Los pasajeros del Roca pasaban por la estación quizá sin pensar que lo que en realidad estaban viviendo era un hecho histórico: estaban presenciando el cambio de nombre de la estación, un hecho de justicia.
 
En el Hall central la tarde se preparaba con artistas plásticos, audiovisuales y transmisiones sobre lo que estaba ocurriendo. Afuera el clima era festivo: organizaciones sociales y autoconvocados se reunieron como cada 25 y 26 de junio, como en cada pedido de justicia, pero esta vez para celebrar una parte de la batalla ganada. La sensación era compartida, faltaba mucho por hacer pero lo que estaba sucediendo era un gran paso.

La tarde transcurrió entre música y cantos. “Nos dijeron que no se podía, tanta lucha se hizo alegría”, se escuchaba en coro, entre baile y aplausos, mientras se esperaba el momento central de la jornada: la lectura del documento y las palabras de Alberto Santillán, padre de Darío.
 
Tras el reconocimiento por la lucha social de agrupaciones y familiares de víctimas de la violencia institucional, como son los casos de Luciano Arruga y Carlos Fuentealba, por mencionar solo dos; Alberto Santillán subió al escenario para expresar el verdadero significado de ese cambio y todo aquello que representaba la figura de los dos jóvenes asesinados a manos de la policía.
 
“Darío y Maxi empezaron a cambiar la visión que se tenía de los movimientos sociales”, destacó Santillán, quien rearcó la diferencia entre cuál era el pensamiento común acerca de los movimientos populares hace algunos años y el lugar que hoy ocupan, ese en el que ve cada vez a más jóvenes multiplicando el ejemplo.
 
Si hubo algo que se destacó, eso fue el hecho de compartir los dos nombres como un homenaje a los de 30 mil desparecidos durante la última dictadura en Argentina, en homenaje a los presos por luchar, a los desaparecidos en democracia, a los que piden justicia. Eso es la estación Darío y Maxi, un ejemplo de lo que puede generar el trabajo comunitario, la pelea incansable y el hecho de entender para qué sirve la unión.
 
La tarde llegaba a su fin y con ella un día histórico. A partir de ese momento, quienes no conocían la historia sabrían quiénes fueron Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. Quizá los más curiosos vayan más allá de las simples explicaciones y entiendan ese acto de amor y valentía ocurrido en el hall central de la estación, cuando Maximiliano cayó herido y Darío sin pensarlo corrió a ayudarlo.
 
El 19 de diciembre fue este año y en ese lugar un espacio para la reflexión, un lugar para entender que ese ejemplo despertó a miles y se multiplica día a día en las actividades de agrupaciones que reclaman por diversas causas, desde ambientales hasta educacionales, de las que hablan sobre el derecho a la salud hasta las que reclaman por el fin de las desigualdades sociales.
 
En una fecha como la de ayer pero en 2001 comenzaba a desatarse una crisis que golpeó fuerte en lo económico, social y político. Doce años después, esa misma avenida en donde alguna vez las corridas, las balas y los gases teñían de sangre otra parte de la historia; estuvo llena de voces. Las voces de los que tienen algo para decir, algo para reclamar, algo para informar.
 
Ayer se demostró que esa misma avenida que fue protagonista de un desenlace triste, fue en ese momento un lugar de festejo. Salir a la calle, hablar con el otro, compartir un mate, agitar una bandera, hablar de solidaridad y respeto. La calle no fue de las balas, fue del pueblo y su conquista.
 
30 años de democracia, once años de los asesinatos, de la represión cruda, once años de lucha. “Por una alternativa por los y las de abajo”, esa fue la consigna. No la de ayer ni la de hoy, la de todos los días.