Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: AGENDA FEMINISTA ... En el cuarto aniversario del grito Ni Una Menos, la marea feminista crece y con ella crece la sororidad y también quiénes se sienten incómodos y cuestionados por los escraches y denuncias. Allá ellos, el movimiento feminista va más allá, va por una transformación cultural y no en contra de nadie en particular. Quienes se sientan incómodos aún, deberán superarlo, transformar su incomodidad en nuevas conductas. ... leer la editorial completa ....

lunes, 12 de mayo de 2014

LA CIENCIA "SIN PATRÓN" ESTÁ DE LUTO: SE FUE ANDRÉS CARRASCO

Esquel(PUERTA E).-

Dr-Carrasco-650
El científico que confirmó los efectos devastadores del glifosato falleció el sábado a los 68 años. El programa “La Tijereta”, de Radio Kalewche, comenzó hace cuatro años y lo entrevistó, desde sus inicios, una vez por año. La última fue el pasado martes 8 de abril cuando Carrasco habló sobre las consecuencias de investigar dándole la espalda a las corporaciones. Aquí las cuatro notas y el legado de un hombre que puso toda su sabiduría al servicio del pueblo
Por Producción La Tijereta
Entrevista del 8 de abril de 2014
Consecuencias de investigar sin obedecer a las corporaciones: “CONICET tiene la potestad de fabricar quién es el bueno y quién es el malo”
Andrés Carrasco, jefe del Laboratorio de Embriología Molecular de la Facultad de Medicina de la UBA e investigador principal del CONICET, habló en La Tijereta sobre la denuncia que hizo sobre cómo el CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) utiliza el sistema de evaluación para castigar a los científicos que realizan investigaciones contrarias a los intereses de las corporaciones y del gobierno. “El CONICET tiene muchos recursos, fundamentalmente del sistema evaluador, para castigar, intimidar o disciplinar. La política nacional de las ciencias ha llevado a respaldar el modelo productivo e ignorar todas sus consecuencias del modelo productivo basado en transgénicos y que todos sabemos que tiene una enorme cantidad de daños colaterales de distinta índole, desde lo ambiental hasta lo social”, explicó Carrasco.
La persecución ideológica que denuncia el científico comenzó cuando éste hizo público los resultados de sus investigaciones sobre el glifosato, uno de los principales agrotóxicos utilizados en los monocultivos de soja, sobre el desarrollo embrionario. “Desde el momento en que nosotros salimos con nuestro trabajo demostrando que el glifosato producía malformaciones en modelos experimentales, el gobierno, o los representantes del gobierno se enojaron mucho, de muchas maneras, directa e indirectamente, se propusieron que uno no hablara de estas cosas”, dijo Carrasco.
Extracto de la nota a Andrés Carrasco
Entrevista del 26 de abril de 2013
Andrés Carrasco sobre transgénicos: “Estamos hipotecando el futuro con una tecnología que es incierta”
Andrés Carrasco, jefe del Laboratorio de Embriología Molecular de la Facultad de Medicina de la UBA e investigador principal del CONICET, explicó los alcances de la prohibición en 11 países de Europa (Bélgica, Gran Bretaña, Bulgaria, Francia, Alemania, Irlanda, Eslovaquia y Polonia) de la semilla de maíz de Monsanto, la “MON-810”. El investigador puntualizó que en Europa la discusión gira en torno al consumo de transgénicos y que los consumidores ejercen una importante presión para que se etiqueten los alimentos que directa e indirectamente tengan productos transgénicos. Algunos grandes supermercados, sobre todo en Alemania, están iniciando programas de sustitución de alimentos por aquellos libres de transgénicos, lo que afectaría las importaciones de transgénicos en Latinoamérica, fundamentalmente en Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay.
En Argentina, en 2012, se aprobó el uso de 10 semillas nuevas de diferentes empresas, de las cuales 5 requieren el uso combinado de glifosato y glufosinato. El glufosinato sería más tóxico que el glifosato y, además, la utilización de un cóctel de herbicidas tiene resultados impredecibles ya que los efectos se potenciarían. “Argentina es ideal para venir a hacer experimentos con cosas que aun no están probadas en grandes extensiones de tierra, pero nadie puede predecir qué puede pasar en 10 o 15 años en 23 millones de hectáreas”, dijo Carrasco, quien agregó que estas semillas vienen con una “limitación de uso propio” porque están patentadas, por lo que los productores tienen que pagar la patente todos los años y, además, está prohibido realizar investigaciones sobre las semillas, tanto para los productores como para los científicos.
“Nos han vendido un caballo de Troya, una vez instalada esta tecnología en el territorio es cada vez más difícil sacársela de encima”, concluyó Carrasco, aunque destacó que sí hay retorno, siempre y cuando exista una decisión política, “hay salida porque hay otra agricultura posible”.
Extracto de la nota a Andrés Carrasco:
Entrevista del 20 de marzo de 2012
Carrasco refutó el discurso oficial en torno a la semilla para la “sequía”
Los anuncios del gobierno en torno al descubrimiento del gen que confiere a los cultivos la propiedad de resistir a la sequía, en el marco de la investigación realizada por científicos de Universidad Nacional del Litoral y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, fue refutada por el investigador principal del CONICET, Andrés Carrasco. En declaraciones a Kalewche, el profesor de la UBA sostuvo que este descubrimiento fue patentado en el 2004, que son semillas trabajadas en laboratorios pero aún resta ver su efectividad en el propio campo, tras lo cual disparó: “hay una ficcionalidad en la que se pretende privatizar la ciencia (…); una política de emulación de la ciencia”. Carrasco indicó que al igual que se da en actividades extractivas, lo que sucede ahora “son peleas de relato, es decir quién cuenta mejor la historia y no discutir las verdaderas cuestiones de fondo”.
Extracto de la nota a Andrés Carrasco
Entrevista del 24 de junio de 2011
“El glifosato es una metáfora de país”
Dijo Andrés Carrasco, profesor de embriología de la UBA, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y director del Laboratorio de Embriología Molecular, denunciante de los efectos del glifosato.
En diálogo con La Tijereta indicó que “no se usa por capricho, sino porque hay 20 millones de hectáreas de soja, con una política que pretende avanzar con la frontera agraria y en la que se utilizan 300 millones de litros de químicos por año”. Sin embargo, sostuvo que el debate está más vivo que hace tres años.