Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: "EN LA CALLE CODO A CODO..." - Cuando salimos a las calles a unir nuestras pisadas a la de otros seres, codo a codo mate en mano, con les hijes, les amigues, bajo el sol, el frío o la lluvia. Cuando unimos la voz a otras gargantas para gritar más fuerte el nombre de les compañeres ausentes, para invitar a les vecines a no ser indiferentes, a unirse a la lucha,.. ... leer la editorial completa ....

martes, 17 de abril de 2018

EDITORIAL: "VOMITANDO ESPERANZA"

El Bolsón (ANPP).- Editorial de la Agrupación Rojinegra:
"VOMITANDO ESPERANZA"

El proyecto del capitalismo es mucho más amplio que un candidato o un gobierno. El poder hegemónico, usa gobiernos, candidatos y se camufla bien atrás de las caras visibles. Por eso, su mejor candidato es quien pueda mostrar la mejor cara de incapaz, decir las mayores barbaridades, pero responder al milímetro a lo que se le ordene. Sería imposible pensar que Macri sea capaz de pensar las movidas políticas que están detrás de sus actos de gobierno. No podría tener la mirada en su proyecto y en las estrategias que se plantean para “atender” las sospechas de quienes ya están a punto de sacarle su apoyo. Este es un gobierno claramente impopular, pero que “se las arregla” para ir diciendo lo que muchos esperan escuchar o haciendo lo que otros no podrían dejar de exigirle.
Ya sin ironía, el poder hegemónico vió en estos días volverse contra sí, un discurso cada vez más fuerte que habla de dictadura, de poderes unificados, o falta de división de poderes. La intervención del Partido Justicialista, fue demasiado; fue meterse contra parte de su apoyo fundamental. Un planteo que exalte el carácter “democrático” de los tiempos que vivimos, era fundamental. Un debate abierto y “franco” sobre el aborto, da muestras internacionales de la apertura de un gobierno de derecha, “pero que respeta las diferencias”, y permite las expresiones contrarias. Incluso, hará jugar la idea de que dentro del PRO, hay quienes están de acuerdo con el aborto, como el bolsonés Sergio Wisky… Pero ¿está de acuerdo con el aborto? No. Lo que dice es incongruente. Tanto como los dichos de María Emilia Soria. Pero en todo este juego partidario, lo que queda nuevamente atrás, lejos de la vista, es que el poder hegemónico necesita un sistema que luzca abierto, igualitario, para poder sostenerse. Desde las operaciones políticas, como la que estamos viviendo en torno al tema del aborto; sumadas a un sinnúmero de discursos sin políticas públicas que los sostengan, sintiendo el ajuste día a día; observamos  el sometimiento constante de la clase trabajadora.
La representatividad está a un paso de ser destituida. No funciona en los sindicatos, que son las organizaciones de los y las trabajadoras, no funciona en los gobiernos, o al menos no funciona en el sentido de encontrar caminos que representen los intereses de las mayorías.
El proyecto del poder hegemónico, es claro. Quiere despojarnos de la tierra, los bienes comunes, y sin ningún cuidado, hacer lo que haya que hacer para generar la mayor ganancia. En el camino, correrá sangre, vidas, contaminación, esclavitud disfrazada, hambre, enfermedades… pero sólo del lado de los pobres. ¿Cómo es posible que no podamos dar vuelta todo esto? Es que no logramos pensar nuestro propio proyecto de mundo. No logramos darnos cuenta que las diferencias entre comunistas y anarquistas, entre trosquistas, marxistas, leninistas… son diferencias de formas, de egos, de historias, pero estamos tan lejos de entrar en contradicción, que si nos juntáramos sólo para el camino que tenemos que recorrer juntxs, nos daríamos cuenta de lo que ya sabemos: por cada garca somos miles del otro lado.
No necesitamos saber de qué color estarán pintadas las paredes de la casa para empezar a construir. La solidaridad es una herramienta fuerte. A cinco años de las desapariciones de Genaro y Cristian Calfullanca, es importante salir a la calle. Mostrarles que estamos juntos. Darnos cuenta que ellos no eran ni anarquistas, ni marxistas, ni trosquistas. Eran gente que sabía que lucharía por su tierra y no dejarían que se la quitara este poder hegemónico, que va tomando los rostros de mucha gente que conocemos en la comarca. Volver a discutir las estrategias de construcción. Volver a concientizarnos de qué lado estamos. Volver a recordar que si nos dominan es porque caemos en su juego. Y que con el Plan Colombia, han re agiornado todo su arsenal psicológico y mediático para mantenernos aisladxs, desunidxs, maniatadxs.
¿Somos capaces? ¿Cuáles son nuestras herramientas? ¿Qué ventajas tenemos a nuestro favor? ¿Es necesario pensar en términos capitalistas todas estas cuestiones, o podemos empezar a pensar que una oposición en otros términos es posible?
Si el desafío es nuestro, el yugo será de ellos, de quienes no entiendan las relaciones humanas sin explotadores ni explotados, basadas en vínculos de solidaridad, respeto y confianza.