Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: DEMOCRATIZAR LA DICTADURA, HABILITACIÓN PARA MATAR ... El gobierno antipopular de Macri propone una reforma al código penal, para de una vez por todas, "democratizar la dictadura". Cuando las fuerzas de seguridad(?) tienen habilitación para matar o lesionar en la calle, en penitenciarias, la situación hay que revisarla con ojos de buen entendedor. Sí te manifestás, me das pie a que te mate. Sí protestás, me das pie para que te mate. ... leer la editorial completa ....

miércoles, 25 de julio de 2018

PENSAR-NOS TIERRA COMO CLAVE PARA RE-ORIENTAR NUESTRAS LUCHAS EMANCIPATORIAS

(radioesquelsur.com).- H.M.A.[i]
Marzo 2018. El gobernador Mariano Arcioni daba su discurso inaugurando las sesiones de la legislatura de Chubut, llamativamente se refería en párrafos contiguos, a los “defensores de los derechos y las tierras de los pueblos originarios…que se hacen llamar RAM …actúan con violencia, sembrando caos y miedo; …a la firma de un protocolo que devolvió la paz que nuestro pueblo merece”, repudiaba la violencia, vanagloriaba la herramienta del “diálogo” y acto seguido, mencionaba el tema de “la minería”, asegurando que “es necesario y legítimo el debate,… herramienta necesaria de la democracia”[ii].
Innecesario es referirse al no diálogo de este gobierno, hemos pasado medio año, soportando las consecuencias de una crisis generada para que los espacios de supuesto “debate” se diseminen por distintos puntos del territorio de la provincia, con un único objetivo: implantar la idea de que la explotación megaminera será la salvación para la meseta central. Realizar un racconto de esos sucesos, nos permite vislumbrar denominadores comunes.

Febrero 20, Telsen. Cumbre Minera en la localidad de Telsen, organizada por los presidentes comunales de Gan Gan, Ricardo Sepúlveda, de Lagunita Salada, Miguel Ancamil, de Gastre, Marcelo Aranda, de Las Plumas, Nilda Tolosa, de Los Altares, Mario Oviedo, de Paso de Indios, Mario Pichiñan y de Paso del Sapo, Víctor Candia, – que al mes siguiente presentarían un anteproyecto de zonificación minera en legislatura -, y bajo el pretexto de recibir la visita del Ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren. Estuvieron presentes los intendentes de las tres grandes ciudades de la provincia, Ricardo Sastre, Adrian Maderna y Carlos Linares. Adentro, la propaganda minera, los mismos folletos que hace años repartía la empresa minera Pan American Silver respecto al Proyecto Navidad, hoy impresos y refrendados por el Ministerio de Energía de la Nación. Afuera las vallas y un fuerte operativo de seguridad, montado por policía de la provincia, con el Secretario de Seguridad, Federico Massoni a la cabeza y fuerzas federales, que incluso ingresaron al predio de la parroquia lindera al gimnasio local donde se desarrollaba la actividad. Balas de goma, empujones y un centenar de personas que se manifestaban en repudio a la actividad, que era cerrada al público y medios independientes; la lista de invitadxs era manejada por el Sr. Genaro Pérez, dueño de la Hostería “La Esperanza”, que construyó en la localidad de Gastre, augurando el desarrollo minero.
Mayo 08, Fundación Ecocentro, Puerto Madryn. Con el desembarco de la Asociación Sindical del Personal Jerárquico Profesional y Técnico de la Actividad Minera Argentina (ASIJEMIN), “los mineros de San Juan”, se realizó la convocatoria al edificio de la Fundación Ecocentro, que se convirtió de esa manera en el centro de una actividad antiecológica. Las metodologías se repiten, Genaro Pérez en la entrada, vallas, forcejeos con la policía apostada en el portón, actividad cerrada al público en general, sólo ingresaban quienes respondían a la convocatoria de llevar curriculums vitae destinados a una supuesta bolsa de trabajo, para una actividad prohibida en la provincia de Chubut. Afuera, familias, vecinxs, integrantes de comunidades de pueblos originarios y de asambleas de toda la provincia, vecinxs de Jachal, San Juan, contando sobre las consecuencias del desarrollo minero en aquellas zonas y el nulo “desarrollo” del lugar.

Junio 08, Museo Egidio Feruglio, Trelew. La cuna del saber paleontológico en la costa abre sus puertas al lobby minero, la fundación que regentea el museo cede su espacio para la realización de las jornadas “La experiencia de los pueblos originarios con los emprendimientos mineros. El diálogo intercultural en la actividad minera sostenible”. Las ONGs “verdes” al servicio del saqueo, esta vez, direccionando la exposición a los pueblos originarios, reparando en la ineludible necesidad de contar con el consentimiento libre, previo e informado de estos, como prevé el Convenio Internacional Nº 169 de la OIT, para desarrollar proyectos en sus territorios. La vinculación entre los párrafos, de aquel discurso inaugural de Arcioni. Otra vez Genaro Pérez y policías al ingreso y medios comunitarios sin poder acceder.
Julio 12, Puerto Madryn, Hotel Rayentray. Una nueva “invitación” al “debate” de los intendentes de la meseta, a integrantes de cámaras empresariales, sindicatos, con la presencia de supuestos “referentes” de la meseta y con la esperanza de contar con el gobernador de la provincia. Afuera, vallas, policía provincial, infantería, de la división canes, motos, montada. Genaro Pérez, lista de invitadxs, los risueños integrantes de ASIJEMIN, que han llegado para quedarse, mientras les dure la estadía paga de lobbistas mineros. Acceso vedado a los medios de prensa comunitarios y alternativos. Afuera, las familias, jóvenes, estudiantes, docentes y cada vez más sectores repudiando estos no-encuentros.
Durante todos estos meses, las mismas “charlas”, en las que sólo exponen quienes pretenden imponer el extractivismo, se han dado en las localidades de la meseta, Gan Gan, Gastre, Telsen, Paso de Indios, llevan su propaganda minera, llevan a los funcionarios provinciales, como Gerardo Bulacios, a cargo del Instituto Provincial del Agua, para sentenciar que la minería “utiliza poca agua”. La concurrencia de vecinxs oscila, entre las 40 a 100 personas, que asisten, no en búsqueda de minería, sino de una fuente laboral.
¿Qué sucede en esos espacios, donde los mercaderes del despojo y sus cómplices de la prensa del día después, se llenan la boca con palabras vacías de contenido, como “diálogo”, “debate”, que aseguran realizar en espacios cerrados e inaccesibles para el/la otro/a que somos?
Raúl Zibechi, periodista uruguayo, analista de la resistencia de movimientos sociales y campesinos al extractivismo describe en el texto “Estado de excepción como paradigma político del extractivismo”[iii], la postura del sociólogo puertorriqueño Ramón Grosfoguel, quien tomando ideas de Fanon, se refiere a la existencia, en la cartografía de poder del mundo, de dos zonas: las “zonas del ser” y las “zonas del no ser” o lo que es lo mismo, la división entre los afortunados y los condenados de la tierra.
Las “zonas del ser” se caracterizan por la vigencia y el reconocimiento de los derechos, el funcionamiento de los discursos sobre la libertad, la autonomía y la igualdad y en consecuencia, pueden darse espacios de negociación.
Las “zonas del no ser” en cambio, se encuentran en la “Línea debajo de lo humano”, en estas los conflictos son regulados por la violencia, el extractivismo es hegemonía, “no se reconoce la humanidad de las personas”, no hay garantías respecto a la vigencia de los derechos, se vive en un estado de excepción permanente.
Son las zonas liberadas en el territorio, donde se produce el choque entre cuerpos y fuerzas del orden, donde las comunidades campesinas y originarias ejercen la autodefensa frente a la posible implantación de proyectos que prometen “desarrollo y progreso” a cambio de la entrega del territorio.
Foto - Eugenia Neme Colectivo al Margen
Foto – Eugenia Neme Colectivo al Margen
En paralelo, en las ciudades, en la urbanidad, esas zonas son esos minúsculos espacios copados por los que pretenden imponer el extractivismo, de la única manera posible, por la fuerza, desconociendo derechos: el derecho al acceso a la información, el derecho a la participación, el derecho a la consulta, al consentimiento libre, previo e informado de las comunidades. Al fin de cuentas, la autodeterminación de los pueblos.
Sin embargo, en estas zonas, donde el sistema-civilización-mundo, nada parece garantizar, les seres, las personas, se ven atravesadas por una intrínseca necesidad.
Horacio Machado Araoz, escribía en abril de 2016 acerca del extractivismo impuesto por los gobiernos de izquierda o centro-izquierda que se dijeron llamar “progresistas” y dieron/dan rienda suelta a la violencia para justificar que las arcas del Estado se financien de sus rentas, como motor de las políticas de “desarrollo con inclusión social”.
Aquel imprescindible análisis de esos tiempos, finaliza con una idea de “vital” importancia en “la cuestión de la liberación humana (de las ataduras del capital)”.
Machado asegura que se requiere “hoy, más que nunca, en los umbrales del Siglo XXI, re-pensar la Tierra. Re-pensar la Tierra como cuestión vital-fundamental, es re-pensarla y re-descubrirla como Madre. Y es también re-pensar-nos a los seres humanos, como ontológicamente hijos de la Tierra; seres terrestres, en el sentido existencial de que no sólo vivimos apenas sobre la Tierra y de la Tierra, sino que literalmente somos Tierra. Precisamos, de modo urgente, volver a saber-nos y, sobre todo, sentir-nos Tierra.
Pues, si la (in)civilización del capital ha llegado tan lejos en la devastación y denigración de la Vida, es precisamente porque no sólo ha crecido y se ha mundializado declarándole la guerra la Madre-Tierra, sino porque además, decisivamente, ha sido muy eficaz en la creación de sujetos-individuos que no se conciben como hijos-de-la-Tierra, sino que la sienten y conciben desde la exterioridad, la superioridad y la instrumentalidad. Individuos que creen y que sienten que viven del dinero y no de la Madre-Tierra; – Loma Avila asegurando que no le preocupa el agua pues puede comprarla en botellas – que conciben el progreso y el desarrollo de lo humano, en términos de dominio y explotación presuntamente infinita de los “recursos” de la Tierra.
Frente al escenario de barbarie mundializada y diversificada que nos ofrece el siglo XXI, tras más de cinco siglos de “desarrollo capitalista”, necesitamos, de modo urgente, re-pensar la Tierra para re-orientar el horizonte y el sentido de nuestras luchas emancipatorias.
Re-pensar la Tierra como Madre no es romanticismo pachamamista ni oscurantismo anti-científico. Si bien sí es una afirmación efectivamente pre-científica (en el sentido de que se trata de un saber humano cuya articulación como tal antecede históricamente a la propia constitución de la ciencia, como régimen hegemónico de producción de conocimientos), se trata, sin embargo, de una verdad fundamental, no sólo en el más profundo sentido filosófico, sino también en el más riguroso sentido científico. Re-conocerla como tal y adecuar a ella nuestros modos de vida, nuestras instituciones, nuestras subjetividades, es decir, nuestros cuerpos y nuestros sueños, nuestras formas de concebir, percibir, pensar, sentir y vivir nuestro lugar en el mundo, es quizás, el mayor desafío pedagógico-político que afrontamos como especie, en un momento donde el camino de la emancipación se ha tornado, ni más ni menos, que el camino por la sobrevivencia; la sobrevivencia, al menos, de la humanidad de lo humano…”[iv]
Y eso es lo que en mayor o menor medida ocurre en aquellas “zonas del no ser” en el campo y en la urbanidad, son lxs hijxs de la tierra reconociéndose parte de ella. Son las zonas donde somos, las zonas donde somos tierra, somos agua, frenando y levantándose contra esta civilización que oprime, contra esta humanidad que ya no queremos ser.
La resistencia que construirá el nuevo-viejo mundo crece, y ya muchxs han caído (o se han alzado) en la cuenta de que la “autodefensa” de las comunidades originarias es el “No pasarán” de las asambleas socioambientales. Las zonas donde somos, lxs que de a poco comprendemos, con la mirada de Santiago Maldonado, con la sonrisa de Rafael Nahuel, con la palabra cargadas de ancestralidad del lonko Facundo Jones Huala, que la lucha, es por el territorio y por la supervivencia, de la humanidad de lo humano.


Ma. Belén Branchi.[v]
[i]El debate sobre el “extractivismo” en tiempos de resaca, Horacio Machado Aráoz, 12-04-2016- Rebelión. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=211020
[ii]http://www.red43.com.ar/nota/2018-3-2-12-48-0-el-discurso-completo-de-arcioni-en-la-legislatura
[iii]https://redlatinasinfronteras.wordpress.com/2016/08/23/el-estado-de-excepcion-como-paradigma-politico-del-extractivismo/
[iv] Ídem nota i.
[v] Asambleista, integrante de Radio Sudaca Fm Comunitaria, Abogada.