Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: SALVAJES NOSOTRES - ...¿Existe un capitalismo bueno? ¿Fuera de la máquina que engulle devora?? ¿Moderado tal vez? ¿Amigable? Inocente jamás... Algunos países de Latinoamérica, como Argentina, Chile por dar ejemplos, aspiran a vivir como en Europa. Allá, "todo funciona", "es más limpio", "ordenado"... leer la editorial completa ....

sábado, 30 de marzo de 2013

LA RIOJA: NO A LA MINERÍA


Por Juan Pablo Ruiz

Lomas de Zamora, marzo de 2013 (Revista Sudestada).- Detrás de los grandes negociados, de las complicidades oficiales, del silencio mediático, emerge una historia de resistencia. La de miles de riojanos que decidieron salir a la calle en busca de un mejor futuro para las nuevas generaciones. Desde La Rioja, tres cronistas de Sudestada recorren el costado humano de una lucha que avanza contra la adversidad.*


Nubes de polvo en la montaña
Hace ya más de dos horas que el micro partió de Chilecito. A marcha lenta ha ascendido la Cuesta de Miranda, un espectacular camino de cornisa que se interna en un profundo valle rojizo. Va repleto: pobladores que regresan a Villa Unión o a Vinchina, gente que va a visitar parientes, turistas con cámaras en la mano; mochilas y bolsas desafiando las leyes físicas de la masa entre los pasajeros que viajan parados. Enero recién comienza, no hay aire acondicionado y la tarde riojana refulge en todo su esplendor.
Al menos corre aire y, pensándolo bien, este calor se soporta mejor que el de Buenos Aires, reflexiona un mochilero. Algo anestesiado, pierde su vista al sur en el camino de ripio, la ruta provincial 18, por la que se llega a Pagancillo. Sin embargo algo en el horizonte le llama la atención: sobre un cerro lejano una mancha gris que parece ser una columna de humo se mantiene constantemente alimentada. Ganado por la curiosidad se atreve a preguntarle al chofer qué es eso.
-Es la mina de Gualcamayo. Es un “regalito” que le hizo nuestro querido gobernador a San Juan –informa sin ocultar la ironía.
-Está en la frontera con San Juan, y Beder les autorizó la explotación –agrega, ávido de informar, de denunciar, el copiloto.
-Día y noche están. No paran nunca.