Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: “... leer la editorial completa ....

jueves, 14 de junio de 2012

OPINIÓN: ANIMAL DE COSTUMBRE


  Por: Leonardo Torres

 Ese dicho popular que pregona que el hombre es un animal de costumbre, encierra dos verdades diferentes, contradictorias.
   Primero, reconocerse como “especie animal”, es un avance importantísimo en la situación que nos encontramos. Porque el hombre, siempre tan hábil e inteligente, despreció su condición animal, y al despreciar dicha condición, no se sintió más dentro de la vida natural, y lo observo todo desde su pedestal, al comprender que podía dominar la naturaleza y sus designios.
   Reconocerse parte de la naturaleza, es reconocernos como víctimas y la vez responsables. Víctimas de estar siendo exterminados por nuestra propia especie y responsables de no hacer nada frente a tal situación, de bajar los brazos, de mirar para otro lado, de acostumbrarnos.
   Los animales no se acostumbran, se adaptan; sacando provecho de alguna modificación en el medio que lo rodea. Cuándo no logra adaptarse, “desaparece”.
   Existen ciertos hombres, dominantes ellos, que como el resto de las especies, logran adaptarse a los cambios sacando el mayor provecho. Son los especuladores, terratenientes, políticos, líderes religiosos, y demás subespecies.
   Otros en cambio, no se adaptan y tampoco quieren adaptarse a toda esta basura infecta de consumismo, prepotencia, autoridad, y justificaciones para un fin. Ellos, nosotros, ustedes, somos los inadaptados, somos los locos encerrados en un manicomio, secuestrados por el estado en una cárcel, chicos en la calle, desocupados, militantes “de verdad”(no revolucionarios burgueses de café). En fin, los molestos, los que no se adaptarán jamás, y por  “ley natural”, los que “desaparecerán”, los que morirán en las calles, las cárceles y calabozos y otras tantas maneras de hacernos desaparecer.
   Pero et aquí que aparece un tercer grupo, y solo se da en nuestra especie. Los que se acostumbran.
   Se acostumbran a vivir en condiciones degradantes, a trabajar para que otros se llenen los bolsillos, a quedarse al margen de todo conflicto, a mirar como si fuera normal, como los guardianes del orden, matan, violan, reprimen, encarcelan y amenazan.
   Ellos, los que se acostumbran, sobreviven, y cada tanto a uno de ellos se les abre los ojos y se pasa de nuestro lado, a nuestro bando, a los inadaptados.
    Es por eso que la lucha no está perdida. Es por eso que buscamos todos los medios posibles para difundir nuestro mensaje. Porque cuando todos los acostumbrados decidan no adaptarse a toda esta mierda, podremos vencer a los adaptados, que como no podrán adaptarse en un mundo sin explotados ni explotadores, en mundo libre de verdad, solidario, sin gobierno ni leyes, conviviendo en apoyo mutuo, con la libre asociación de las personas por afinidad. DESAPARECERÁN.

RENACE Y SU POSICIÓN FRENTE A LA CUMBRE RÍO+20

El Bolsón (ANPP).-La cumbre Río+20 que se extenderá por 10 días, tiene por objetivos alcanzar un pacto mundial que impulse una transición radical hacia una economía verde y social para el planeta, y definir cuál será el organismo internacional encargado de dirigir esos cambio.
Al respecto,la Red Nacional de Acción Ecologista (RENACE),nos envía su posición que a continuación reproducimos: 

A pocos días del comienzo de la Cumbre de Río + 20 el gobierno argentino está dando a conocer las posiciones que llevará a la Cumbre. Desde la RENACE queremos dar a conocer nuestro análisis y postura frente a estas coyunturas.

En la Jornada "Argentina en Río+20" realizada el día 11 de junio en el Senado de la Nación el Vice Presidente de la Nación Amado Boudou expresó (1) que "el Estado argentino no va a aceptar el imperialismo": "Debemos trabajar juntos, pero debe haber una equitativa distribución de la carga en esfuerzos y trabajos". El vicepresidente sostuvo que "el imperialismo de las acciones contra el cual estamos luchando, tiene que ver con el imperialismo de ciertas ideas. Son las mismas que llevaron a la economía mundial a ser una economía que gira en torno al sistema financiero y no al sistema productivo", afirmó.

Por otro lado en un reportaje reciente (2) la subsecretaria de Planificación y Política Ambiental, Silvia Révora, una de las negociadoras argentinas, manifestó que para Argentina “La grandivergencia es que los países centrales están planteando el concepto de “economía verde” como el nuevo paradigma ambiental para salvar el planeta. Nosotros planteamos que no hay una definición de economía verde, por lo tanto, no podemos apoyar algo que se desconoce. No estamos de acuerdo en sustituir el concepto de desarrollo sustentable, que es mucho más ambicioso y que implica un cambio en el modelo de producción y consumo que nos ha provocado esta crisis ambiental.”

Más tarde en el mismo reportaje expresa: “Nosotros, como G-77 más China, tenemos premisas que no son negociables. Una es ésa, la otra es nuestra soberanía respecto del manejo de nuestros recursos naturales. No vamos a delegar el control ambiental a ninguna agencia globalizada que nos imponga lo que tenemos que hacer con nuestros recursos naturales ni parámetros de cumplimiento. Porque esto de la economía verde es una trampa.”

Desde la Red Nacional de Acción Ecologista queremos expresar que, compartiendo la propuesta del “principio de responsabilidades comunes y diferenciadas” y el rechazo a la Economía Verde, los planteos realizados por el gobierno argentino representan una tremenda hipocresía y una profunda contradicción porque:

- Se habla de “no aceptar el imperialismo” mientras nuestros bienes naturales (bosques, suelos, biodiversidad, agua, hidrocarburos, minerales) están siendo saqueados y en manos de corporaciones que no hacen más que profundizar el imperialismo histórico con nuevas formas de imperialismo en las que países como China se encuentran incluidos.

- La oposición a la Economía Verde se plantea como una trampa porque no se quiere delegar en una agencia internacional nuestra “soberanía respecto del manejo de nuestros recursos naturales” pero la realidad indica que esta soberanía solo ha servido para entregar a grandes corporaciones esos recursos naturales. La explotación minera contaminante así como el modelo sojero transgénico que se han expandido en los últimos años así lo demuestran.

- El concepto de desarrollo sustentable que se dice defender no es más que una máscara más del capitalismo depredador que hoy domina al mundo y su fracaso no solo se debió a la falta de voluntad de los gobiernos si no principalmente a su inviabilidad política al no cuestionar las verdaderas causas de la crisis socioambiental.

Junto al Grupo de Articulación de la Cumbre de los Pueblos sostenemos que: “La verdadera causa estructural de las múltiples crisis es el capitalismo, con sus formas clásicas y renovadas de dominación, que concentra la riqueza y produce desigualdades sociales, desempleo, violencia contra los pueblos, criminalización de los que lo denuncian. El sistema de producción y consumo actual – representado por las grandes corporaciones, los mercados financieros   los gobiernos que garantizan su mantenimiento – produce y profundiza el calentamiento global y la crisis climática, el hambre y la desnutrición, la pérdida de los bosques y la diversidad biológica y sociocultural, la contaminación química, la escasez de agua potable, el aumento de la desertificación de los suelos, la acidificación de los mares, el acaparamiento de tierras y la mercantilización de todos los aspectos de la vida en las ciudades y en
el campo.
La “economía verde”, al contrario de lo que pretende sugerir su nombre, es otra fase del proceso de acumulación capitalista. Nada en la “economía  verde” cuestiona o sustituye la economía basada en el extractivismo y los combustibles fósiles, ni sus patrones de consumo y producción industrial, sino que extiende la economía explotadora de la gente y el ambiente a nuevos ámbitos, alimentando el mito de que es posible un crecimiento económico infinito.
El fallido modelo económico, ahora disfrazado de verde, pretende  pometer todos los ciclos vitales de la naturaleza a las reglas del mercado y al dominio de la tecnología, la privatización y mercantilización de la naturaleza y sus funciones, así como de los conocimientos tradicionales, aumentando los mercados financieros especulativos a través de mercados de carbono, de servicios ambientales, de compensaciones por biodiversidad y el mecanismo REDD+ (Reducción de emisiones por deforestación evitada y degradación de bosques).
Los transgénicos, los agrotóxicos, la tecnología Terminator, los agrocombustibles, la nanotecnología, la biología sintética, la vida artificial, la geoingeniería y la energía nuclear, entre otras, son presentadas como “soluciones tecnológicas” a los límites naturales del planeta y a las múltiples crisis, sin encarar las verdaderas causas que las provocan.

Además se promueve la ampliación del sistema alimentario agroindustrial, que es uno de los mayores factores causantes de las crisis climáticas, ambientales, económicas y sociales, profundizando la especulación con los alimentos, y favoreciendo los intereses de las corporaciones del agronegocio en desmedro de la producción local, campesina, familiar, de los pueblos indígenas y poblaciones tradicionales y afectando la salud de toda las poblaciones.”

Estos son los desafíos que tenemos por delante y que el Gobierno Argentino debiera poner en primer lugar en práctica en sus políticas a nivel nacional y en segundo lugar llevar a Río + 20 para que los verdaderos problemas que enfrentamos sean discutidos.

ACTIVIDADES EN ESQUEL EN CONTRA DE LA MINERÍA

El Bolsón (ANPP).-Debido a las embestidas de las mineras, la asamblea de vecinos autoconvocados de Esquel están organizando una serie de actividades que comenzaran este jueves, con una concentración en el municipio de Esquel,y se extenderá hasta el sábado 16.A continuación el cronograma de las actividades enviados por la asamblea:

No a la ley minera de Buzzi

      No a la zonificación minera y a las trampas

                       Prohibición plena de la megaminería EN TODO CHUBUT

                                                            ES URGENTE Y NECESARIA TU PARTICIPACION

PRÓXIMAS ACCIONES DE LOS VECINOS

·       Jueves 14 de junio – 10 hs. concentración en el municipio de Esquel

·       Jueves 14 de junio – 17 hs. concentración en el Concejo Deliberante de Esquel

·      Sábado 16 de junio – 18 hs. marcha de antorchas desde Plaza San Martín en simultáneo con la que se realizará a la misma hora en Puerto Madryn en el marco del encuentro de la Unión de Asambleas Patagónicas.

Es muy sencillo fabricar antorchas:

-          perforando un vaso de plástico descartable y colocando allí media vela y con la otra mitad hacer otro más.

-          Cortando al medio una botella de plástico y en la mitad que tiene el pico colocar media vela, en la mitad del fondo hacer una perforación y colocar la otra mitad.

JUICIO A LOS ENVENENADORES

por Silvana Melo

(R.L.S.F).-Niños impregnados de veneno. Pueblos desalojados. Bosques exterminados. Muertes lentas. Malformaciones y trastornos neurológicos. Cáncer y leucemia. 190 millones de litros de agrotóxicos se derraman anualmente sobre los sembrados. Pero también sobre la piel, el agua y el alimento de la gente. Las malezas caen casi instantáneamente. Y los pájaros. Y los peces. Y la gente, que también es una mala hierba que entorpece el negocio.
Sólo crece, lo único que crece, es la soja mutante. Preparada en los laboratorios para resistirlo todo, engendro impredecible creado para saciar la voracidad implacable del modelo agroexportador. Muchos muertos, mucho terror, mucha enfermedad como castigo divino debió soportar el Barrio Ituzaingó Anexo de Córdoba, ninguneado durante años por los poderes político y económico. Para quienes es más viable la renta que la vida. La lluvia de endosulfán y glifosato durante años diezmó el barrio. Y la resistencia de las Madres de Ituzaingó pudo llevar a juicio a un puñado de productores y a un fumigador. Perejiles de un sistema que, sin embargo, se ve interpelado desde este lunes. Con una tímida visibilidad que los grandes medios se ven obligados a conceder.
*****
Pasaron cuatro años desde que Medardo Avila Vázquez vio la lluvia tóxica que caía sobre las casitas de Ituzaingó. Era el subsecretario de Salud de la Municipalidad de Córdoba. Su denuncia por "envenenamiento" y la presencia de endosulfán y glifosato en los patios, motorizaron una investigación ardua y compleja que terminó este lunes en Tribunales.
Cincuenta millones de toneladas de soja cosechadas por año en diecinueve millones de hectáreas (en 2003 eran doce) necesitan de 190 millones de litros de agrotóxico. Que hacen factible el perfil agropecuario rabioso, cimentado en el imperio de la soja transgénica -que ocupa el 56% de la superficie cultivada- y que se vuelve ciego e impiadoso ante sus consecuencias sociales, sanitarias y ambientales.
Todos saben que dos productores y un aeroaplicador son los peones de un sistema de extrema crueldad, sostenido por las multinacionales y avalado por los gobiernos disciplinados que conniven y complacen. Pero confían en que, al menos simbólicamente, se desnudará su responsabilidad básica. Y un desprecio por la vida que se llevó a José Rivero (cuatro años), Nicolás Arévalo (cuatro años) en Lavalle, Corrientes; los tres primitos Portillo en El Tala, Entre Ríos; Ezequiel, en el establecimiento Nuestra Huella, Pilar. Y centenares que murieron por cánceres y leucemias que nadie quiso explicar, que nacieron sin dedos, con trastornos cognitivos, con riñones que no filtran, que tienen los pulmones como una piedra pómez y la garganta cerrada. Y los pájaros envenenados con semillas de soja. Y los perros y las vacas que cayeron días antes que José y Nicolás. Y la tierra que agoniza, la tierra descartable, agotada por el monocultivo, rasurada de montes, arrasada por la sequía y la inundación.
*****
El 28 de febrero -recuerda Darío Aranda en ComAmbiental- "la Presidenta anunció que investigadores de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), del Conicet y la empresa Bioceres habían logrado una semilla resistente a la sequía y que lograba `altos rendimientos´, lo que posibilitaría el avance sobre regiones en la actualidad hostiles al monocultivo".
La frontera agropecuaria se extenderá aún más y más, encerrando en los rincones del descarte a pueblos, campesinos, montes, pájaros y toda forma de vida en rebelión que intente resistir a la nueva transgénesis. Que pondrá su lluvia envenenada para matar la heterogénea maleza que la rodee. Y quede sola, imperial, en la base de sustentación del modelo económico de la década y en la brutal concentración de riquezas que desiguala y destierra.
El endosulfán es mortífero y barato. Por eso su uso masivo en el país, a pesar de que el Convenio de Estocolmo sobre Compuestos Orgánicos Persistentes -del que la Argentina es suscriptora- lo prohibió por su "extrema peligrosidad". La Red de Acción sobre Plaguicidas -600 organizaciones de 90 países- describe sus efectos: "deformidades congénitas, desórdenes hormonales, parálisis cerebral, epilepsia, cáncer y problemas de la piel, vista, oído y vías respiratorias". El glifosato es el agrotóxico estrella del planeta sojero. El célebre Roundup de Monsanto, que se esparce de a diez litros por hectárea. Su publicidad reconoce en letra ilegible o en aceleradísimo discurso inaudible que "su uso inadecuado puede ser peligroso para la salud". Donde pasa el Roundup nada queda. Salvo la soja transgénica, que, como las cucarachas del Carbonífero Inferior, sobrevive a diluvios y glaciaciones.
*****
Un día la vida empezó a cambiar en el barrio Ituzaingó Anexo, en los arrabales de Córdoba. A nadie le faltó un vecino enfermo de cáncer. Los niños nacían con malformaciones. La garganta y los ojos picaban a determinada hora del día. Había que hacer fuerza para respirar. La gente tranquila despertó. Y vio los plantíos que abrazaban el barrio. La soja aparecía en la vereda de enfrente. Apenas separada por una calle moribunda. Los aviones en descontrol les llovían de veneno los techos y las cabezas, las huertas y la piel, el tanque de agua mal cerrado y la tierra que amasan los chicos. Diez años pasaron la madres del Barrio Ituzaingó en pie de grito. Hace seis, analizaron la sangre de 30 chicos. 23 tenían pesticidas.
La desregulación aluvional de los 90 concentró la explotación agropecuaria en cuatro manos poderosas. Y arrasó con lógica de topadora la pequeña agricultura, los montes y la vida tranquila de la gente sin nombre. "Nuestro pueblito se está cayendo a pedacitos. No quiero que esto se vuelva a repetir y que a nadie le pase lo que nos pasó a nosotros y a los Arévalo. Que la gente tome conciencia, acá no hay política, sí una criatura que murió y fue enterrada". José Rivero se llamaba como su niño muerto. No habla del barrio Ituzaingó. Habla de Lavalle. La misma tierra ahogada por el mismo veneno.
El juicio que comenzó el lunes es una luciérnaga en la noche.
El poder es un criminal impune.
Pero teme que amanezca. Y un día, en los días del tiempo, un día amanecerá.