Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: “... leer la editorial completa ....

miércoles, 21 de noviembre de 2012

BASTA DE GENOCIDIO EN PALESTINA


¡¡Viva la resistencia palestina!!

Chubut (Movimiento de Izquierda Revolucionaria).- Hace varios días se dio inicio a un nuevo capítulo en el conflicto palestino-israelí. Y exactamente en diez días, el 29 de noviembre se cumplirán 65 años de fundación del Estado de Israel, a petición de las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial, Inglaterra y Estados Unidos. Este hecho puntual fue el que dio inicio al genocidio del pueblo palestino, que durante siglos había residido en los territorios que en la actualidad conforman el Estado de Israel. Hoy Gaza es uno de los últimos territorios en los que el pueblo palestino sigue resistiendo.
Desde 1947, los/as palestinos/as han sido sometidos/as a embestidas constantes para ser corridos/as de sus tierras, o mejor dicho, exterminados/as. La resistencia ha tenido lugar en el marco de una guerra desigual en la que como ya sabemos Israel ha contado históricamente, y actualmente cuenta, con el sustento político y económico de las potencias imperialistas y de una O.N.U. colaboradora, que ha hecho oídos sordos para poner fin a esta masacre.
Israel hace tan solo cinco días lanzó una nueva operación militar denominada “Pilar de Defensa”, que ya ha provocado más de un centenar de palestinos/as muertos/as. Palestina hoy es lamentablemente protagonista de un gran genocidio efectuado por el imperialismo. Por eso desde MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria), nos solidarizamos con el pueblo palestino, con las miles de víctimas que se está llevando esta injusta masacre en manos del terrorismo sionista.
La resistencia de los pueblos establecidos en la región se erige como el elemento obstaculizador de los planes imperialistas. Con planteos nacionales el pueblo palestino exige el derecho a la autodeterminación en materia política y el derecho sobre sus tierras. Su resistencia se dirige contra el Estado de Israel, que desconoce a la población originaria y le niega derechos políticos, civiles y culturales.
Estos elementos demuestran que el conflicto no se inicia ahora, sino que tiene como origen fundamental la creación de un aparato estatal colonial que establece las bases de la dominación imperialista en la región. Un Estado que se constituye gracias al financiamiento de Estados Unidos e Inglaterra, desarrollando fuerzas militares de invasión dotadas del más sofisticado armamento, y que ha causado miles de muertes desde su constitución.
Israel adquiere, en su fundamentación ideológica, elementos de racismo, en los cuales se plantea a los pueblos no judíos como bárbaros y pone en mano de los ocupantes la “tarea civilizadora”. La opresión ejercida por Israel es la base del conflicto, y no la justa resistencia de un pueblo en lucha que ha puesto innumerables muertos en esta empresa. Los argumentos que ponen el eje del conflicto en la intolerancia religiosa, el fundamentalismo o el choque cultural, esconden la contradicción principal: la existencia de opresores y oprimidos en términos económicos y político-militares.
Llegado a este punto del análisis no queda otra que el pronunciamiento por unos u otros, dejando así la solución en la victoria de la resistencia o en la continuidad de la dominación. De esta manera la consigna “por una Palestina Única, Laica y Democrática” cuestiona la legitimidad del Estado de Israel por considerarlo el elemento fundante del conflicto. Se entiende que cualquier posible solución que reconozca como legítima la persistencia de una relación de opresión imperialista no traerá la paz.

¡Por una Palestina única, democrática, laica, plurireligiosa, pluriétnica y pluricultural!
M.I.R. - Movimiento de Izquierda Revolucionaria