Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: “... leer la editorial completa ....

viernes, 9 de abril de 2010

LA DESIDIA DE LOS FUNCIONARIOS RESPONSABLES DE LOS PENALES COBRA SU PRIMERA VÍCTIMA FATAL: RUBÉN TERZAGUI


Buenos Aires (ANRED).-Huelga de hambre, traslados masivos y vejaciones a los huelguistas

A diez días de comenzada la huelga de hambre en distintas unidades penales de la Provincia de Buenos Aires, también se sumaron al reclamo las unidades federales de Devoto y Marcos Paz.

Ante este reclamo realizado por las personas privadas de la libertad, el Servicio Penitenciario Bonaerense dejó en evidencia su costado más represivo. Las muestras de esto son las amenazas, coacciones y traslados para las personas que ejercen su derecho a la protesta. En este marco fue que falleció Rubén Terzagui, quien adhería a la medida y ya llevaba una larga lucha por ser escuchado por las autoridades del ámbito judicial y del Servicio Penitenciario Bonaerense (ver "Un sueño trunco").

La huelga de hambre tuvo inicio el pasado jueves 18 de marzo en los pabellones universitarios y de trabajadores de la Unidad Penal Nº 9 de La Plata, en repudio al endurecimiento de las normas penales y procesales. Con el correr de los días, detenidos alojados en las Unidades 21 de Campana, 45 de Melchor Romero, 1 de Olmos, 8 y 46 de mujeres, se plegaron a la medida. Se exige a los jueces y legisladores que ejerzan el control de convencionalidad y constitucionalidad de la normativa en crítica.

En este contexto, las autoridades del S.P.B. no le han realizado a los detenidos los controles sanitarios periódicos que corresponden en situaciones como estas. Por el contrario, han ido tomando medidas cada vez más contraproducentes y vejatorias para las condiciones de vida de los huelguistas. Es el caso del traslado, -horas antes del inicio de la huelga- de seis detenidos estudiantes universitarios que organizaban esa medida en la Unidad 9; a los que sumaron cinco estudiantes de la Unidad 45 y a otros dos que fueron sacados de la Unidad 21 de Campana.

Se trata de José María Augusto Gandolfi, Sergio López Mandri, Sergio Molina Pomares, Martín Acosta Prochnuk, Ezequiel Neuman Rioja, Ignacio Monzón Águila, Nelson Fabián Sampietro López, Luis Gorosito, Ricardo Luis Colman Zavala, Juan Asti Ferreira, Walter Colman Zavala, Jorge Penela Dorado y Daniel Isidro Polischuk Gorski.

Todos estos traslados se realizaron de manera injustificada y sin previo aviso a cada uno de los Tribunales correspondientes a las causas de los detenidos, lo que demuestra que su funcionalidad es, únicamente, la de atormentar y castigar a quienes llevan adelante esta medida de absoluta legalidad, apuntando a desarticular su organización y a desplegar todo tipo de apremios psicológicos para quebrarlos.

En este mismo orden, otras 20 personas que se encontraban en huelga de hambre fueron trasladadas de la unidad Penal Nº 1 de Olmos. En los Pabellones 1.1, 1.2, 1.3, 1.4 y 2.1, 2.2, 2.3 y 2.4 de esa cárcel, el Servicio Penitenciario Bonaerense suspendió el acceso a los teléfonos, prohibió el ingreso a los docentes de las escuelas y, el día 24 de marzo, en el momento en que se desarrollaba el acto en memoria del más horroroso Golpe de Estado que haya sufrido la Argentina, trasladó compulsivamente a esos 20 detenidos y amedrentó al resto de la población con el único objetivo de romper la huelga.

Negociaciones

En el transcurso de estos diez días de protesta, los huelguistas han recibido en sucesivas reuniones a distintas autoridades que, cuidándose de no dejar constancia escrita y firmada de ello, se comprometieron a cesar los traslados y reintegrar a sus unidades de origen a quienes sí sufrieron esa situación.

A la primera de estas reuniones, realizadas en la Unidad 9 de La Plata, el martes 23 a las 10 de la mañana asistieron el Dr. Ricardo Casal -Ministro de Justicia de la Provincia de Buenos Aires-, César Albarracín- Subsecretario de Política Criminal de la Provincia de Buenos Aires, Javier Mendoza -Jefe del Servicio Penitenciario Boenaerense-, senadores y diputados nacionales y provinciales entre ellos: conti, Gianetassio, rivara. A este encuentro no permitieron el ingreso de las organizaciones que están mediando y que representan a los detenidos.

Allí se le entregó el petitorio a las autoridades y se resolvió seguir con la huelga. Además se propuso una reunion para el dia viernes con la intención de continuar el diálogo.

En la segunda reunión, el viernes 26 a las 16 hs., asistieron César Albarracín, Javier Mendoza y representantes de las organizaciones mediadoras: Azucena Racosta del Colectivo La Cantora, Alicia Romero del Comité contra la tortura, Oscar Rodríguez, de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y la Secretaría de DDHH de La Plata.

En esta ocasión, César Albarracín mencionó un Proyecto de ley que contemplaría algunos de los puntos del petitorio y también habló sobre una posible comisión que debatiría sobre las reformas legislativas, pero no propuso algo concreto. Por lo tanto los detenidos decidieron continuar con la huelga.

Por otro lado, Albarracín se comprometió a dar la orden de que los huelguistas no fueran trasladados. Sin embargo, esa misma madrugada Ignacio Monzón Águila, plegado a la medida, fue sacado del pabellón 11 de la Unidad 9 hacia Florencio Varela. Este traslado se suma a los otros doce, sufrido por estudiantes universitarios, que en la actualidad siguen "sin destino". Todos ellos están contemplados en el habeas corpus colectivo presentado por las organizaciones, lo que logró que se les diera audiencia en los juzgados.

Si bien es cierto que no es novedad la forma en que el S.P.B. ataca con absoluta impunidad los intentos de organización de la población carcelaria, cabe resaltar que el contexto social en general no es ajeno a esta nueva respuesta represiva. Apenas unas horas separaron este hecho del que protagonizaron los manifestantes de ATE, en reclamo de la medida inconstitucional lanzada por el gobierno de Daniel Scioli de descontar parte de los sueldos a docentes que, en un marco de plena legalidad, ejercieron su derecho a huelga. Por si esto fuera poco, las autoridades del Ministerio de Educación bonaerense denunciaron que la toma del edificio de la Dirección General de Escuelas de la provincia fue violenta, siendo que representantes de ATE le demostraron a la policía que no hubo destrozos ni desmanes por parte de los manifestantes.

El telón de fondo que Scioli propone para acolchonar estas medidas represivas es por demás conocido: con renovado apoyo de los legisladores del PRO, vuelve a la carga su Código Contravencional que tiene como principal meta la criminalización de los sectores sociales más castigados, al mismo tiempo que intenta aprobar una nueva limitación a las excarcelaciones. Los puntos expuestos en el código acentúan las políticas de seguridad y otorgan un poder desmedido a la policía, que ninguno de nosotros quiere volver a soportar.

Este 24 de marzo volvimos a recordar con dolor el inicio de la última dictadura militar. En la permanente búsqueda de justicia que exige aquella época, el próximo 12 de abril comienza el juicio a quienes en 1976 eran autoridades de la Unidad 9, por los llamados "pabellones de la muerte". Como hoy, en esta nueva circunstancia de lucha, médicos, oficiales y funcionarios tenían la obligación de velar por la seguridad y custodiar la salud, la vida y la integridad física de los detenidos. Como hoy, en 1976 esa obligación fue incumplida, por lo que serán juzgados. La historia de la represión, la impunidad y el dolor se repite. La necesidad de justicia, también.

Un sueño trunco

Rubén Terzagui era un estudiante de periodismo de la Universidad Nacional de La Plata. Estaba privado de su libertad, tenia sueños y esperanza de lograr algún día, a través de su esfuerzo, un titulo que le permitiera darle en un futuro no muy lejano una herramienta que le allanara el camino y lo ayudara a, eventualmente, reinsertarse en la sociedad; no sólo en el sentido social sino también en un sentido socioeconómico y lograr así convertirse en una herramienta útil a los fines de las necesidades de su familia y la sociedad que lo marginaba (Ver "En memoria de Rubén Terzagui").

Soñaba con el fin de su encierro como así también el fin de un relicario de errores que debía pagar. Sentía que el cambio era posible, sabía que si se esforzaba podía lograrlo, tenia esperanzas y trabajaba denodadamente para lograr su objetivo. Pero no sabia que así como él trabajaba para superarse, otros trabajaban para truncar sus sueños. Él estaba enfermo, era portador de H.I.V. y no era atendido con la delicadeza que una enfermedad así lo requiere.

Rubén Terzagui - 47.5 KB
Rubén Terzagui
En reiteradas ocasiones realizó el reclamo ante las autoridades pertinentes sin obtener un eco favorable a su solicitud, pidió ayuda a distintas organizaciones de Derechos Humanos, las cuales presentaron sendos Recursos de Habeas Corpus para lograr la atención sanitaria requerida, pero ninguno de estos pedidos fue escuchado ni tampoco logró su cometido final, dejándolo en un total abandono. A raíz de su necesidad de ser escuchado, en varias ocasiones de inició medidas de fuerza como huelgas de hambre, sabiendo que esto ponía en riesgo su integridad física, pero a pesar de ello tampoco fue escuchado.

Es así que habiéndose enterado que sus pares iniciarían una huelga de hambre el 18 de marzo en reclamo de mejoras en las condiciones de detención como así también se respete los plazos razonables de la prisión preventiva y los pactos internacionales a los cuales suscribió la Nación Argentina, decidió plegarse a tal medida. Rubén no sabía que en el transcurso de la protesta lo sorprendería el oscuro manto de la muerte, que pondría punto final a todos sus reclamos el día 28 de marzo del corriente año, en el sector de sanidad de la Unidad Penal Nº 22 de la ciudad de La Plata.

COMUNICADO: QUE NO HAYA MÁS UN LUCIANO ARRUGA

Llamamiento a todas las organizaciones. La Matanza se preparar para seguir reprimiendo y desapareciendo a los jóvenes
Debido a la nueva situación que se presenta en el Municipio de La Matanza producto del proyecto del intendente Fernando Espinoza de impulsar una nueva fuerza, que "acompañe y apoye" (en la ardua tarea de reprimir a los sectores mas vulnerables de la sociedad) a la maldita policía bonaerense y a la policía "Buenos Aires 2". Ahora pondrá en las calles una tercera fuerza, que estará integrada por retirados de la bonaerense y de las fuerzas armadas. Al mando de estas fuerzas estará el subsecretario de Seguridad local, Rotilio Chamorro, un personaje muy oscuro, ligado a lo peor de los sectores represivos.
No es casual que el municipio de Matanza se atreva a hacer algo así, ya que cuenta el aval del Gob. Scioli, y su política de criminalizar la pobreza y mayor mano dura. Tampoco es casual que un personaje nefasto como Duhalde quiera candidatearse para presidente con un discurso facho y avalado por los medios monopólicos. Es decir, hay una situación general, a nivel nacional, que hace que estos hechos puedan suceder sin que nadie se horrorice.
Por ello es que desde la Coordinadora Antirrepresiva Oeste/Matanza y la Coordinadora por la Aparición de Luciano Arruga decidimos llamar a una reunión unitaria, con todas las organizaciones, sociales, políticas, de DDHH, sindicales y estudiantiles de La Matanza.
Entendemos que esta nueva fase en la profundización de la represión nos tiene que encontrar unidos (más allá de nuestras diferencias políticas o ideológicas) para rechazar de manera contundente esta anti-popular medida del Municipio.
Llamamos a reunirnos el día miércoles 14/04 a las 18,30 en APDH Matanza (Peribebuy 2383, esq. Almafuerte. San Justo), para discutir una acción en común en las próximas semanas.

EL SINDICATO DE JUDICIALES SE ENCUENTRA EN PLAN DE LUCHA DESDE EL MIÉRCOLES PASADO

El Bolsón (Radio La Negra).-Corresponsalías Populares se comunicó con el secretario General de SITRAJUR(sindicato de trabajadores del poder judicial) de Bariloche, Gustavo Pantucci, quien pone luz a la situación de incumplimiento por parte del Gobierno Provincial en la forma y tiempos de pago de salarios.
El Sindicato de judiciales se encuentra en retención de servicios progresiva desde el miércoles y hasta el 17 de abril, fecha en que el gobierno que pone en el lugar de mayor responsabilidad a Saiz, prevé abonar los salarios de este sector.
Escuchemos la charla.


Audio:
BAJAR ARCHIVO
RADIO LA NEGRA - SONIDOS POPULARES E IDEAS LIBERTARIAS


Corresponsalías Populares es una propuesta de Radio La Negra en la que nos y les proponemos recorrer el país a través de las miradas y los análisis de los y las compañeras y compañeros que militan en grupos sociales, medios de prensa alternativos, o simplemente, están comprometidos con la realidad en la que viven y pretenden transformarla. Se pueden encontrar en nuestra página los audios por separados de cada corresponsalía o del programa semanal. Estos están a disposición de quienes los quieran difundir, con la sola condición de citar la fuente. Si te querés sumar a las corresponsalías, comunicate con nosotros al e-mail radiolanegra@gmail.com y empezá a compartir tus aportes en la construcción del mundo que queremos, amplio, pero siempre dentro de la justicia social.

HOY Y EL 15 MARCHA POR LA APLICACIÓN DE LA LEY DE MEDIOS

(Página 12).-Las 300 organizaciones que componen la Coalición por una Radiodifusión Democrática (CRD) convocaron a una marcha para el jueves 15 de abril a las 17, en apoyo a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y en contra de la "malversación de la voluntad popular", que implican los recientes fallos contra su aplicación. En tanto, este viernes 9 a las 19 se realizará una manifestación en el Obelisco, convocada desde el grupo de Facebook del programa "6,7,8".
En conferencia de prensa, integrantes de la CRD explicaron que la resolución judicial de la Cámara Federal de Apelaciones mendocina que suspende la aplicación de la ley 26.522, en respuesta a un amparo del diputado Enrique Thomas, constituye "un secuestro de la ley construida legítimamente en democracia".
En ese marco, llamaron a movilizarse el 15 de abril a las 17 horas, "en defensa de la Ley" que, aprobada por amplia mayoría parlamentaria -147 votos a favor, 4 en contra y 1 abstención en Diputados y 44 votos a favor y 24 en contra en Senadores- derogó tras 26 años de democracia la Ley 22.285, "una de las herencias más nefastas de la dictadura", subrayaron. La marcha saldrá del Congreso de la Nación y recorrerá las calles céntricas de la Ciudad hasta llegar a los Tribunales de Plaza Lavalle.
El acto contó con el apoyo de organizaciones sociales y políticas, entre ellas Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), la organización Tupac Amaru, la Confederación Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), además de políticos como el ex intendente de Morón, y actual diputado nacional Martín Sabatella, el ex diputado nacional Carlos Raimundi, y el diputado por el socialismo Ariel Basteiro, entre otros.
La CRD brindó asimismo su "absoluto apoyo" a otra movilización complementaria en apoyo a la Ley de Medios Audiovisuales que se realizará el próximo 9 de abril en el Obelisco, convocada por integrantes de la red social Facebook y el programa de televisión "6,7,8".
Consultado sobre la gravedad institucional producida como consecuencia de que un fallo judicial prive al conjunto de los ciudadanos del ejercicio del derecho a la comunicación, Martín Sabatella aludió a la "imperativa participación" de la ciudadanía como solución al conflicto.
"Es necesario mostrar claramente que es la inmensa mayoría de la población la que acompaña y está implicada en este hecho, en esta Ley que es de todos, que es de la democracia, y que salda una profunda deuda que la democracia tenía". subrayó.
Para Carlos Raimundi, en tanto, el debate que se vislumbra es muy concreto y se produce "entre grupos muy minoritarios pero con mucho poder económico" y una sociedad democrática "que el único poder que tiene es la calle, el debate y la verdad".
Los integrantes de la amplia mesa que componía la rueda de prensa estimaron imperativo que la Corte Suprema no permita la judicialización de los trámites parlamentarios y obre con independencia de las presiones de los grupos económicos.
Desde el Congreso y hasta Tribunales, el próximo 15 de abril la CRD hizo hincapié en que "no frenará su marcha hasta que Argentina entierre definitivamente la ley de radiodifusión de la dictadura y aplique la que fue votada en democracia".

MILITANTES SOCIALES ASESINADOS EN TUCUMÁN

(AW) Tucumán una de las provincias mas golpeada por el hambre y la exclusión, pero también por la organización y la resistencia social, denuncia dos nuevos asesinatos de militantes sociales. Orlando Vargas (Conejo) y Esteban Condori (Papilo)
San Salvador de Jujuy, 30 de MARZO de 2010.-
Orlando "conejo" vargas. 43 años.
- 1er maestro artesanal que representó a la provincia de jujuy en "colón" Entre Ríos, designado por el consejo asesor de artesanos de la provincia de Jujuy.
- fundador de la 1era murga de palpala "botas locas".
- luchador ecologista y fundador del 1er movimiento ambientalista contra la empresa sulffhar del barrio 23 de agosto palpala.apoyaba la lucha contra la megaminería. Militaba en el área de ecología del movimiento social y cultural "tupaj katari".
- vicepresidente del centro vecinal del barrio 23 de agosto-palpala.
Falleció (muerte dudosa) el 26 de marzo de 2010.
Junto a él un volante que decía:
Empresas, gobierno, leyes y dinero...van cabando la tumba de nuestros hijos...
Hasta siempre compañero conejo!!!
Esteban plácido "papilo" condorí. 32 años
- miembro de la agrupación barrial "Avelino Bazan" del movimiento social y cultural tupaj katari.
- trabajador activo y luchador contra la injusticia social. Peleador del hambre del día a día.
- estaba al servicio del lavado de autos en el predio de los galpones recuperados del movimiento tupaj katari, en el cual militaba.
Gran compañero, gran amigo.
Asesinado el 28 de marzo de 2010.
¡¡Basta de impunidad en Jujuy!!!!

COMUNICADO: EL INSTITUTO N°813 LLAMA A CONCURSO

La Dirección General de Nivel Superior, la Dirección General de Educación Secundaria y la Dirección General de Ciencia y Técnica dependientes del Ministerio de Educación convoca a los interesados en cubrir los siguientes ESPACIOS CURRICULARES del PROFESORADO en Enseñanza Técnico Profesional:
Hs. RELOJ
ESPACIO CURRICULAR
*Hs. 5: 30
PROGRAMACION Y DESARROLLO DE LA ENSEÑANZA EN SITUACIONES SIMULADAS
* Hs. 5
PSICOLOIGÍA DE LA EDUCACIÓN
* Hs. 5:30
INFORMÁTICA
* Hs. 5
PEDAGOGÍA
* Hs. 5
DIDÁCTICA GENERAL
* Hs 5: 30
MATEMÁTICA I
Los mismos deberán presentar Currículo Vitae en :el ISFD N° 813 sito en Remigio Nogues S/N – Lago Puelo .
Horario de atención: 18 a 21.30 hs. Hasta el lunes 12 de abril

BOLIVIA: CONSTRUIR NO ES LO MISMO QUE SUMAR

Íñigo Errejón
Rebelión

La arrolladora victoria en las elecciones presidenciales de diciembre de 2009 ha supuesto, paradójicamente, una pesada carga para el Movimiento Al Socialismo.
Los espectaculares resultados de entonces merecieron dos lecturas complementarias en el oficialismo: en primer lugar, que la oposición estaba en proceso acelerado de descomposición, una vez que su bloque oriental había comenzado a resquebrajarse por las cuñas de apoyo incipiente al MAS en terreno antes altamente hostil; el segundo, que el 64% recibido por Morales y Linera para su reelección significaba un apoyo masivo y decidido al “proceso de cambio”. Juntas, estas dos afirmaciones arrojaban un panorama caracterizado por la resolución unilateral del antiguo “empate catastrófico” a favor del Gobierno y los movimientos sociales que le apoyan.
Los resultados de las elecciones regionales y municipales de este 4 de abril obligan a revisar críticamente esa representación del escenario.
Que las élites tradicionales en descomposición política hayan festejado unos resultados que en cualquier otro país serían paupérrimos, sólo ilustra la profundidad de la crisis que atraviesan desde la caída del Estado neoliberal. No obstante, que los medios del oficialismo y sus simpatizantes fuera del país aseguren que la clave fundamental de lectura de las elecciones pasadas es la continuidad del liderazgo nacional del MAS no ayuda en absoluto al fortalecimiento, avance y profundización del proceso de cambio abierto.
En lo fundamental, es justo decir que no ha habido tanto movimiento en el mapa político. El MAS sigue siendo el único partido nacional, la única sigla que se repite en las papeletas de los pueblos y barrios de toda Bolivia. Además, sigue siendo mayoritario a una considerable distancia de sus fragmentados adversarios, y sigue teniendo capacidad de determinar la agenda política y el horizonte simbólico en el cual se inscriben las propuestas y proyectos del resto de actores políticos.
Sin embargo, estas elecciones también han apuntado los primeros indicios, mínimos hasta ahora, de posibles grietas en el bloque indígena y popular: el siempre temido enclaustramiento en el voto rural, masivo pero insuficiente si el retroceso del voto urbano se agrava; el nacimiento de opositores que se reivindican del “proceso de cambio”; y las tensiones locales entre la autonomía de comunidades y bases sindicales y el aparato oficialista de reparto de cargos y candidaturas.
El MAS sólo ha vencido en dos capitales regionales, y en las dos con resultados ajustados: en la amazónica Cobija, merced a una fortísima y prolongada campaña gubernamental de erosión del poder de los caciques locales, y en la ciudad de Cochabamba, frente a casi ninguna oposición y con un buen candidato, en una plaza que se le resistió en las elecciones generales de diciembre. En el resto de ciudades importantes, ha perdido. Aunque el MAS aspiraba a ganarlas, no sorprende su derrota en los enclaves urbanos del oriente, foco principal de la reacción.
Es en el occidente andino donde los resultados resultan preocupantes. El MAS pierde en la ciudad de La Paz, sede de los poderes ejecutivo y legislativo y tradicional feudo de la izquierda y los movimientos sociales, y en la ciudad minera de Oruro. La victoria en El Alto, por su parte, es de una dimensión mucho menor que los históricos e inéditos porcentajes de apoyo a Evo Morales (de hasta el 90%) en esta ciudad aymara y emblema de la autoorganización y la movilización popular. ¿Qué ha sucedido? ¿Muestran estos retrocesos un desgaste del gobierno y una desafección hacia la transformación social en marcha? En mi opinión, esta es una conclusión insostenible. Con tan poco tiempo de distancia entre los espectaculares resultados en las elecciones legislativas y presidenciales de diciembre y los del pasado domingo 4 de abril, la diferencia de voto en los mismos lugares obedece necesariamente a causas locales. El MAS rompió con su tradicional aliado, el Movimiento Sin Miedo, que gobierna la ciudad de La Paz y es un partido con una cierta capacidad de gestión y producción de cuadros de clase media y un perfil moderado de izquierdas. La euforia por su éxito abrumador en las elecciones generales llevó a muchos dentro del MAS y los movimientos sociales a comenzar a ver como innecesaria la alianza con el MSM, o al menos a reclamar que ésta se reconvirtiese con la subordinación de “los sin miedo” al partido de gobierno. La negativa de éstos determinó una ruptura que se ha agravado por la habitual práctica de calificar a cualquier adversario en los mismos términos que a la oligarquía reaccionaria.
La operación de distanciamiento con el MSM, que en su momento parecía plausible, se ha revelado a posteriori como un error, por cuanto la división del voto progresista no ha beneficiado al MAS, y el MSM ha salido reforzado de esta pugna, como legítimos partidarios del “cambio” que han sido maltratados por el oficialismo en su práctica de apisonadora. El periódico El País ya se apresuraba a saludar, inmediatamente después de las elecciones, al partido del alcalde de La Paz Juan del Granado como “una oposición progresista y democrática a Morales”. Esta es una herida por la que el MAS ha perdido votos urbanos de clase media que le son muy valiosos, y que podría ser aprovechado por una derecha política, inexistente hoy en día, adecuada al nuevo escenario y no nostálgica del viejo Estado neoliberal-patrimonial.
No obstante, este intento de “OPA hostil” y distanciamiento posterior no habría cosechado tan malos resultados de no ser por las deficiencias propias del MAS.
El Movimiento Al Socialismo llegó al gobierno en diciembre de 2005 tras haberse convertido en el catalizador de las protestas insurreccionales contra la estrategia de acumulación neoliberal. Su preeminencia política derivaba de haber sido capaz de condensar una diversidad de demandas populares (por la defensa de los servicios públicos, por la nacionalización de los hidrocarburos y las minas, contra la ruidosa y permanente injerencia política norteamericana, por la reforma agraria en el oriente latifundista, por la descolonización del estado y la autonomía y el territorio indígenas, etc.) en torno a la oposición contra las viejas élites gobernantes, dentro de un discurso nacionalista y popular, al que se sumaba la cuestión indígena por el insoslayable protagonismo de las mayorías sociales aymaras y quechuas (y en menor medida indígenas amazónicos) en el ciclo de movilización antineoliberal, y la emergencia de una robusta identidad étnica.
La procedencia cocalera del MAS -y la concatenación en la lucha por la defensa de la hoja de coca de la cultura indígena, el antiimperialismo y el enfrentamiento a las políticas neoliberales- permitió esta condensación, y el despliegue de una hegemonía expansiva nacional-popular con marcado carácter indígena, pero no indianista. La lógica política de acumulación y resistencia fue tremendamente exitosa para construir un bloque social que derrotó a las clases dominantes arrebatándoles la conducción del estado y, más importante, su liderazgo político. Este proceso no se cierra con la victoria electoral en 2005, sino que continúa, ganando en conflictividad, hasta el desenlace del intento fallido de golpe de estado apoyado en la derecha regionalizada, que marcó el agotamiento político de la reacción.
El partido de gobierno, sin embargo, no ha acometido seriamente, en su media década en el poder político, la urgente tarea de producir capas dirigentes nuevas adecuadas a las necesidades del proceso de transformación política y social. Esto le hace dependiente de una cierta casta burocrática oportunista que no es ni técnicamente eficiente ni políticamente afín. Le hace también extremadamente vulnerable a las continuas reclamaciones de puestos y cargos para los líderes movimientistas y sindicales, como recompensas políticas por la fidelidad de “sus” organizaciones populares. Esta dinámica, además de trabar el desarrollo de un Estado para la transformación socialista –con todos los matices que se quieran poner aquí-, ha pesado en la designación de candidatos a las elecciones municipales y regionales.
Pero hay otro factor preocupante: la ausencia de un discurso político propio, que vaya más allá de la suma de elementos corporativos y los integre en un proyecto unitario, ha sido sustituida hasta ahora con la vinculación entre las masas y Evo Morales, y con las continuas apelaciones al pasado como la época a la que todos los contendientes políticos –no por casualidad sistemática y abusivamente tachados de “neoliberales”- quieren volver. Esta carencia ideológica propia, que muchos observadores del proceso confunden con una pugna entre “proyectos” al interior del MAS casi invisible, converge con una concepción vulgar de la hegemonía, entendida como la mera agregación de sectores políticos a una alianza basada sobre la preeminencia del MAS y Evo Morales, y sostenida por los movimientos sociales. La labor de “creación” de una nueva voluntad colectiva es sustituida así por un ansia por integrar todo y a todos en el oficialismo, con sus identidades y posiciones previas intactas.
Las candidaturas presentadas a estas elecciones son una buena muestra de estos dos problemas. En el oriente del país el MAS, convencido de que sólo puede ganar si se “disfraza”, se ha dedicado a presentar candidatos tales como una ex Miss Bolivia para la Gobernación del departamento de Beni, que propuso trabajos forzados para los delincuentes, o un empresario antiguo aliado de la derecha para la alcaldía de Santa Cruz de la Sierra. En ninguno de los casos ha servido para ganar. En occidente, con notables excepciones como la candidata a alcaldesa de La Paz y el candidato electo a la alcaldía de Cochabamba, la mayoría de los candidatos han sido mediocres o cuestionados por las organizaciones populares y/o comunidades indígenas. Al respecto, es extremadamente ilustrativo el mal resultado del MAS en localidades “duras” del altiplano aymara donde Evo arrasa, y en las que ahora se han impuesto candidatos más apegados al tejido comunitario y sindical local, que se presentaban por otras listas. Esta es, por otra parte, una sana manifestación de autonomía política de los sectores subalternos, que no le extienden, al menos en lo local, cheques en blanco a nadie.

La sociedad boliviana, marcada por una profunda heterogeneidad, es un terreno necesitado de poderosos liderazgos políticos que articulen esa dispersión en un sentido unitario. El MAS realiza esta operación con bastante éxito en la escala nacional, pero a nivel local, por las dinámicas señaladas, su perfil se diluye, el peso del mito “Evo” disminuye, y el voto se fragmenta. Esto es un problema, pero se equivocan quienes quieren entenderlo en clave de debilitamiento del movimiento popular.

La legislatura que comienza, en cualquier caso, estará marcada por el desarrollo legislativo de la nueva Constitución, en materias tan importantes como la estructura territorial del nuevo Estado autonómico o la reorganización del Poder judicial. Para ello, el MAS cuenta con una mayoría cómoda en el legislativo y el apoyo unánime de las organizaciones sindicales y de una amplia mayoría de la población boliviana, como jamás ningún gobierno anterior tuvo, y que le han hecho ganar estas últimas elecciones, venciendo en términos absolutos y en seis –quizás cinco, depende del recuento en el disputado Pando- departamentos sobre un total de nueve, y creciendo en los otros tres.

Conviene no obstante leer los resultados del pasado 4 de abril como un indicador, apenas dañino todavía, de las deficiencias del proceso de emergencia popular, que necesita consolidarse construyendo la nueva institucionalidad posneoliberal, y por unificar al bloque indígena y popular “haciéndose Estado”, librando una prolongada batalla por la primacía cultural e ideológica, para la que no hay atajos.

OPINIÓN: LA DAGA DE LA HISTORIA

Por Sudestada
¿Qué gracia le hubiera provocado a don Mariano Moreno la repetida tendencia a festejar con lujos y frases vacías el Bicentenario de una Patria que él y otros jacobinos como él imaginaron tan distinta? Si el ejercicio de revisar sentencias del pasado, dos siglos después, exige el esfuerzo de contextualizarlas en estrecha relación con sucesos singulares, más interesante resulta reparar en que también impone otro tipo de dificultades. “Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que vale, lo que puede y lo que se le debe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas, y después de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos sin destruir la tiranía”, escribió Moreno en 1810, en una frase que suele ser carne de cita para las hagiografías de modernos historiadores.
Lejos de la estupidez publicitaria de una gestión que tiende a bautizar con el logo “Bicentenario” cada decisión asumida, aun las menos patrióticas -llegando al extremo de crear un “Fondo del Bicentenario” para pagar una deuda injusta a un grupo de usureros multinacionales-, recuperar las voces de algunos protagonistas de siglos atrás genera también el conflicto de releerlos en su complejidad. En ese sentido, no existe en nuestra historia un personaje más controversial que Mariano Moreno. Más allá de la manipulación de su breve vida política por parte de cierto progresismo temeroso hasta de la reforma más insustancial que pueda poner en peligro los intereses de sus aliados, el proyecto revolucionario que Moreno intentó imponer por estas tierras se aleja bastante de cualquier presunción “políticamente correcta”. Es que Moreno es también el autor de aquél Plan Revolucionario de Operaciones que muchos historiadores desearían enterrar en el sótano de nuestra historia. Allí señala: “La moderación fuera de tiempo no es cordura, ni es una verdad; al contrario, es una debilidad cuando se adopta un sistema que sus circunstancias no lo requieren; jamás en ningún tiempo de revolución, se vio adoptada por los gobernantes la moderación ni la tolerancia; el menor pensamiento de un hombre que sea contrario a un nuevo sistema, es un delito por la influencia y por el estrago que puede causar con su ejemplo, y su castigo es irremediable. Los cimientos de una nueva república nunca se han cimentado sino con el rigor y el castigo, mezclado con la sangre derramada de todos aquellos miembros que pudieran impedir sus progresos”.

Disimulada entre tanto almidonado acto escolar, oculto en cada discurso oficial donde brindan los punteros y gestores del aparato, velado detrás de cada decisión que confirma la entrega del patrimonio y la continuidad del proyecto explotador, la Historia luce peligrosa. Por eso, tendrán que andar con cuidado quienes visiten viejas páginas en busca de sentencias útiles, porque el filo de la daga de Mariano Moreno los espera al final de párrafos como el que cierra ahora esta página: “Así no debe escandalizar el sentido de mis voces, de cortar cabezas, verter sangre y sacrificar a toda costa, aun cuando tengan semejanza con las costumbres de los antropófagos y caribes. Y si no, ¿por qué nos pintan a la libertad ciega y armada de un puñal? Porque ningún estado envejecido o provincias, pueden regenerarse ni cortar sus corrompidos abusos, sin verter arroyos de sangre”.