Envíenos su nota, opinión o información al correo: delpueblo.prensa@gmail.com
Editorial de esta semana: EDITORIAL: "EXISTE LA REALIDAD Y LA "REALIDAD" - Cuando empezamos el día, cuando abrimos los ojos al despertar, ¿Qué pensamientos tenemos? ¿Qué "realidad " construimos? Cuando empezamos el día, podemos decidir cómo vamos a encarar la jornada, qué vamos a generar alrededor. .... leer la editorial completa ....

martes, 12 de mayo de 2009

NUEVO SINDICATO AGRUPA A LOS TRABAJADORES DE RADIO NACIONAL

Buenos Aires (Trabajadores de Radio Nacional).- El próximo viernes 15 de mayo se realizará la Asamblea fundacional de la Asociación de Trabajadores de Radio Nacional (ATRANA), el nuevo sindicato que se propone agrupar a los trabajadores de las 40 filiales de la emisora a lo largo y ancho del país. La cita es a las 12,30, en Radio Nacional, Maipú 555. El nacimiento de ATRANA puede considerarse, junto con la iniciativa que llevan adelante los trabajadores del subte, como una de las primeras experiencias de renovación gremial surgidas al calor del debate promovido por el histórico fallo de la Corte Suprema sobre libertad sindical.
Sin embargo, ATRANA es el resultado de un proceso de intensa lucha sindical que empezó hace varios años. En 2003, la mayoría de los trabajadores de Radio Nacional Buenos Aires comenzó, a través de la elección de nuevos delegados de base representativos, a sacudir las fosilizadas estructuras gremiales que soportaban desde hacía décadas bajo la égida de AJEPROC, un sindicato de personal jerárquico del correo, una rémora del pasado origen postal de la emisora. Los dirigentes de AJEPROC, bajo cuya representación ha estado hasta ahora la mayoría de los trabajadores de la Radio, eran virtualmente desconocidos por los trabajadores, no se presentaban nunca a trabajar y habían dejado indefensos a sus afiliados ante los brutales ataques recibidos en la década del 90.
La elección del nuevo cuerpo de delegados supuso un giro histórico. Se cortaron 14 años de congelamiento salarial, se recuperaron conquistas, volvieron las asambleas y el debate colectivo para resolver los problemas laborales. Esta dinámica distanció aún más a la base con la directiva del sindicato, que pasó a conspirar abiertamente contra la lucha de los trabajadores. Todavía hoy los trabajadores recuerdan hasta con humor la famosa frase de un integrante de la directiva de AJEPROC cuando intentaba justificar por qué impedía el ingreso de los delegados de base a las reuniones paritarias en el Ministerio de Trabajo: “No queremos que vengan porque después ustedes van y cuentan todo en la asamblea”.